Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Sitios majestuosos para conectar con la naturaleza en Latinoamérica y España

El senderismo es una actividad deportiva que está en contacto directo con la naturaleza y que ofrece la oportunidad de conocer lugares tan majestuosos que se vuelven memorables. Los caminos señalizados y las rutas estratégicas suelen dejar boquiabierto a más de un senderista, y, por suerte, en Hispanoamérica existen muchos atractivos naturales que pueden recorrerse a pie para vivir la experiencia al máximo.

Genial.guru quiere compartir contigo este listado de las rutas de senderismo más alocadas y desafiantes que puedes encontrar tanto en España como en Latinoamérica.

1. El Caminito del Rey, España

Esta ruta se encuentra catalogada como el sendero más peligroso de Europa, y es considerada de alto riesgo, incluso para los senderistas más experimentados. Se trata de un estrecho camino a más de 100 metros de altura, el cual se encuentra sujeto por una cuerda corta. De hecho, durante 14 años estuvo cerrado por algunos lamentables sucesos. Sin embargo, en 2014 comenzó a llevarse a cabo una restauración, por lo que el camino es más seguro ahora. Aun así, es un reto que solo los valientes sin miedo a las alturas se atreven a desafiar.

2. El Camino de la Muerte, Huayna Picchu, Perú

El sendero que va desde la ciudad inca a Huayna Picchu es conocido como “Camino de la Muerte”. Es un paso aterrador que se prolonga a través de una escalera inca esculpida en roca. Esta asciende más de 300 metros a través de un kilómetro y medio de terreno irregular. Suele haber desprendimientos de rocas, suelos cubiertos de lodo y precipicios que pueden desequilibrar a cualquier senderista, por lo que subir y bajar es todo un desafío.

3. Cerro Torre, Argentina

El cerro Torre es una montaña de 3133 msnm ubicada en el borde oriental del campo de hielo patagónico sur, en el sur de la Patagonia. Su silueta inconfundible es reconocida a nivel mundial entre los escaladores. A menudo, su cima tiene una cencellada dura en forma de champiñón, la cual es generada por los constantes y fuertes vientos, incrementando la dificultad por alcanzar la verdadera cumbre. Por mucho tiempo fue considerada la montaña más difícil de escalar en el mundo, principalmente porque no importa por dónde se la encare, hay que subir por un paredón de, al menos, 800 metros de granito. Además, las pésimas condiciones climáticas y la variabilidad meteorológica hacen peligroso planificar un ascenso de muchos días.

4. Barrancas del Cobre, México

Ubicadas en Chihuahua, el estado más extenso de México, las Barrancas del Cobre forman una reserva natural en la que es posible admirar una gran diversidad de paisajes, desde bosque de pinos y encinos, hasta grandes cañones, cascadas y lagunas. Al encontrarse en el norte del país, allí suele haber una temperatura de hasta 45 °C; sin embargo, en la cima es posible llegar hasta los −20 °C. Existen diferentes rutas dependiendo de su dificultad; algunas de ellas pueden tomar solo unas horas, pero otras pueden tomar de 5 a 10 días, dependiendo de la condición del senderista. Además de las hermosas vistas, esta ruta permite conocer algunos pueblos originarios, como el ráramuri.

5. Camino de Santiago, España

La historia antecede a este sitio, pues son muchos los visitantes que recorren esta ruta por fines incluso religiosos. Su origen es medieval, y la ruta dirige a la tumba de Santiago Mayor, en la catedral de Santiago de Compostela, en Galicia, España. Es un sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, en el que se pueden admirar tanto mesetas como montañas, así como distintos parques nacionales, como las cumbres de los Pirineos, la Ribera del Ebro, las llanuras de Castilla y León, y los hermosos prados verdes de Galicia y/o Asturias. Este camino puede recorrerse tanto a pie como en bicicleta, y suele considerarse como un viaje de introspección o descubrimiento personal.

6. Ruta Urán-Chirripó, Costa Rica

Chirripó es el pico más alto de Costa Rica, y se encuentra a 3 820 metros de altura. El paisaje que hay alrededor es sumamente interesante, pues abunda la vegetación y una fauna muy particular, entre ella, pumas, coyotes, jaguares, armadillos, etc. La ruta Urán-Chirripó consta de 5 kilómetros que pueden recorrerse en un solo día.

7. Camino a Vinicunca, Perú

Llamada popularmente la Montaña de los Siete Colores, o Montaña Arcoíris, es ahora todo un fenómeno en Perú. Hasta hace unos cinco años, solo uno que otro viajero tomaba esta ruta en los alrededores del Apu Ausangate. La montaña está a 5 200 metros de altura, por lo que es importante tener en cuenta la baja de presión atmosférica. La ruta más corta para llegar hasta allí suele hacerse desde Quellouno, y dura solo una hora. Sin embargo, existen otros caminos con recorridos más largos que suelen durar de 2 a 3 horas.

8. La Ciudad Perdida, Colombia

En la Sierra Nevada de Santa Marta, Colombia, se encuentra la reserva indígena llamada Ciudad Perdida. Este es un mágico lugar que, durante mucho tiempo, el pueblo de los taironas quiso mantener en secreto por su importancia y riqueza natural. La ruta se compone por casi 30 kilómetros de recorrido, los cuales desafían a cualquier senderista experto, pues el camino suele ser irregular y encontrarse lleno de lodo, calor y/o humedad. Está fragmentado en cuatro etapas, y cada una tiene diferentes distancias y desniveles que pueden llevar desde una hora hasta cuatro días de recorrido.

9. Ruta del Cares, Asturias y León, España

Esta es una de las rutas más conocidas de los famosos Picos de Europa. El camino recorre, aproximadamente, 11 kilómetros excavados a través de puentes, grutas y senderos. Además, allí se encuentra el río Cares, llamado “garganta divina”, el cual forma parte del gran espectáculo natural circundante. El camino hasta “Caín” suele ser uno de los favoritos, pues, para llegar a él, hay que pasar a través de cuevas labradas.

10. Pico de Orizaba, México

Su nombre en lengua náhuatl es Citlaltépetl, y significa “Montaña de la Estrella”. Se encuentra entre los límites de Puebla y Veracruz, y se trata de la cima más alta de México, ubicada a 5 610 metros sobre el nivel del mar. Allí pueden hacerse diferentes actividades dependiendo de la altura. Algunos de los senderistas más expertos comienzan a subir poco a poco hasta los 3 mil metros, donde se detienen para descansar, aclimatarse y continuar la subida. Se trata de una de las rutas más desafiantes, pues las condiciones climáticas pueden llegar a ser extremas, con frío subhúmedo y temperaturas de −1 °C o menos.

11. Hierve el Agua, Oaxaca, México

Hierve el Agua es un conjunto de cascadas petrificadas que se encuentra en la cima del poblado de San Isidro Roaguía, Oaxaca, México. El terreno para llegar hasta allí es un poco complicado, dominado principalmente por árboles, cactus y vegetación semidesértica. Sin embargo, durante todo el año es común ver ecoturismo por la zona. Las cascadas, que miden entre 12 y 30 metros de altura, se encuentran en los acantilados de las montañas formadas por encima del angosto valle. El agua tiene una temperatura de 24 °C, y el manantial que dio origen al lugar se aprovechó para formar una gran alberca que actualmente funciona como balneario natural por sus aguas termales. Este complejo sistema de irrigación y terrazas fue construido por los zapotecas hace unos 2 500 años, aproximadamente.

12. El monte Roraima, Venezuela

El monte Roraima se encuentra en el Escudo Guayanés, en Venezuela, siendo la meseta más alta de la cordillera. Junto con los otros tepuyes, es considerada una de las formaciones geológicas más antiguas de la Tierra, que se remonta a unos dos mil millones de años, en el Precámbrico. El punto más alto de la montaña es llamado “El Maverick”, de 2810 m, el cual está ubicado en el extremo sur de la meseta dentro de Venezuela. El origen de la palabra Roraima no está bien definido. Los primeros exploradores en el área encontraron que muchos pemones locales se referían a esta montaña como “la madre de todas las aguas”, nombre muy apropiado debido a que desde su cima caen numerosas cascadas de agua, las cuales son la fuente de algunos ríos que fluyen hacia el Orinoco, el Esequibo o el Amazonas.

¿Has practicado senderismo alguna vez? ¿Conoces alguno de estos maravillosos sitios? ¿Qué otros lugares del mundo recomendarías para practicar este deporte? Queremos saber qué piensas. Cuéntanos en los comentarios, ¡y comparte fotos de tus aventuras con nosotros!