10 Historias sobre Alan Rickman que demuestran que fue un hombre adorable

Gente
hace 3 años

Estricto, serio e incluso oscuro: esta es la impresión que la gente podría tener de Alan Rickman gracias a sus papeles más populares en la pantalla grande. Pero en realidad, el querido actor británico era sensible y se preocupaba inmensamente por todos los que lo rodeaban. Desde su familia y amigos hasta sus admiradores y simples extraños, difundía amor dondequiera que iba.

Genial.guru quedó conmovido por las historias que diferentes personas contaron sobre Alan Rickman, y estamos ansiosos por compartirlas contigo.

1. Sus amigos lo eran todo para él

Su amiga, la actriz Juliet Stevenson, contó una historia de cómo Alan usaba sus honorarios de Harry Potter para cuidar de sus amigos. Cuando salían a cenar con él y alguien intentaba pagar, Alan siempre se escapaba primero y pagaba con su tarjeta de crédito. De esta manera, se aseguraba de que nadie pudiera siquiera tener la oportunidad de mirar la factura. Si alguien trataba de objetar, simplemente respondía: “Tengo dos palabras para ti: Harry Potter”.

2. Ayudó a las personas a no darse por vencidas

Otro amigo dijo: “Quería desesperadamente que la gente usara todo su talento, y odiaba que los amigos hablaran mal de sí mismos. Una vez, dije riendo: ’La universidad sugirió que hiciera un doctorado, pero no soy lo suficientemente brillante para hacer uno’. Me regañó por subestimar mi propio potencial, por tomar el camino más fácil al no tomar en serio algo difícil pero alcanzable. Me llevó de regreso a su piso y me sentó con su compañera, Rima, que era profesora, y de ahí surgió el primer paso para convertirme en el Dr. Peter Kyle”.

3. Siempre estaba ansioso por compartir su experiencia

Sus compañeros actores a menudo admiraban a Alan por lo mucho que los guio, motivó y cuidó a lo largo de sus carreras. Uno de ellos compartió: “Alan Rickman fue uno de mis primeros héroes. Él era un exalumno de mi escuela e hizo la sesión de preguntas y respuestas más inspiradora con nosotros cuando estuve allí. Un pequeño consejo que dio fue ’asegurarse de constantemente hacer cosas que te hagan levantarte de la cama cada mañana’. Se me quedó grabado. Y cuando Hans Gruber, el sheriff de Nottingham, el coronel Brandon, Jamie y Snape te dicen cómo vivir tu vida, escuchas”.

4. Se tomaba la caridad muy en serio

En los años 90, un amigo de Alan formaba parte de un pequeño grupo de personas que estaba creando una agencia de ayuda. La organización necesitaba dinero para apoyar sus operaciones. Alan se había ofrecido como voluntario para ayudar y montar un espectáculo en Brighton Dome para recaudar fondos. Pero entregar un cheque nunca fue suficiente para él. Volaron juntos al noreste de Rumanía para trabajar en un orfanato apoyado por el dinero que él ayudó a recaudar. Los niños lo amaban.

Estuvo involucrado en actividades caritativas a lo largo de su vida y trabajó continuamente para apoyar a las personas necesitadas. Según informes, donó £ 100 000 ($137 000) a la caridad en su testamento.

5. Era un caballero en cualquier situación

Una reportera compartió su experiencia trabajando con él: “Tuve el enorme placer de entrevistar a Alan varias veces como periodista. Cuando derramé un trago en mi vestido durante una entrevista, él simplemente me tomó de la mano y cruzó la calle hacia una buena tienda para comprarme uno nuevo”.

6. Nunca miró por encima del hombro a sus colegas jóvenes

Justin Long recordó su experiencia al comienzo de su carrera, cuando empezó a trabajar con Alan: “Cuando trabajé con él en Héroes fuera de órbita, era un joven actor haciendo mi primera película. Me conmovió que tratara a todos por igual. Siempre se sentaba y almorzaba con el equipo. Se quedaba y actuaba fuera de cámara para los otros actores. Era igualmente generoso con su tiempo libre, dejándonos que Jeremy Howard y yo tomáramos de su cerebro como hambrientos buitres actores jóvenes”.

7. No tenía miedo de reírse de sí mismo

El primer papel cinematográfico del actor fue el personaje de Hans Gruber en Duro de Matar. A pesar de que esto le trajo mucho reconocimiento, bromeaba sobre la forma en que consiguió el papel: “Conseguí el papel en Duro de matar porque cobraba poco. Le pagaron a Bruce Willis $7 millones, por lo que tenían que encontrar personas a las que no tuvieran que pagarle nada”

8. Amaba a los niños

A lo largo de su rica carrera, Rickman se ganó la reputación de un actor que interpretaba papeles muy serios. Sin embargo, en el fondo, era la persona más amable y estaba muy cerca de los niños pequeños. Durante el rodaje de Harry Potter, se podía ver a Alan con su disfraz completo de profesor Snape rodeado de una multitud de niños pequeños charlando alegremente con él.

Una mujer contó otra historia conmovedora de su encuentro con Rickman cuando aún era muy joven: “Cuando tenía 6 años, conocí a Alan Rickman en una fiesta. Me asusté, pero él me juró que no era Snape. Cuando me iba, me lanzó un beso”.

9. Sus fans eran muy importantes para él

“Esto fue afuera de la puerta del escenario en el Golden Theatre en Manhattan. Mi hermana y yo lo vimos actuar, y fue increíble. Tenía montones de fanáticos esperando autógrafos, y se tomó el tiempo para firmarle a todos. Fue una maravillosa experiencia”, recordó un fan.

10. Y era capaz de hacer un esfuerzo adicional para darles felicidad

¿Cuál es tu personaje favorito de Alan Rickman? ¡Discutamos sus mejores papeles en los comentarios!

Imagen de portada Photoshot/East News

Comentarios

Recibir notificaciones