Usuarios contaron 16 anécdotas que suceden en la realidad una vez entre un millón

Historias
hace 1 mes

Conocer accidentalmente en una gran ciudad a la chica de tus sueños, cuyo número de teléfono has perdido, parece posible solo en el cine. Pero a veces ocurre en la vida. Así como muchas de las cosas que no podrías haber imaginado hasta que te ocurren a ti mismo. He aquí ejemplos reales de esas historias inimaginables.

  • Desde que nací, no tengo sentido del olfato. Ni siquiera puedo imaginar cómo huele nada. Puedo saborear: dulce, amargo, ácido, salado, picante, pero no puedo oler ningún aditivo, saborizante o especia. Para mí, la mermelada no es más que una sustancia dulce. El té no es diferente del agua corriente. Hasta los 14 años, creía que era así para todo el mundo. Después de una revisión, me dijeron que es raro, pero ocurre.
  • Soy de Países Bajos y mi esposa es de E.E.U.U. Nos conocimos en Israel. Tuve que irme dos días después de conocerla, y luego perdí mi teléfono, y con él su número. Seguí pensando en ella, dejé mi trabajo y viajé a Tel Aviv. No tenía ni idea de cómo encontrarla. Vagué por la ciudad y, cuando tuve hambre, entré en una cafetería vacía de un barrio poco turístico. Llegó la comida y, de repente, ¡la veo pasar! Tiré el dinero sobre la mesa y salí corriendo tras ella. El resto es historia. © Dominusatrox / Reddit
  • Viajé a Tailandia por primera vez y en una de las calles turísticas más populares quise comer algo. En la fila, entablé conversación con la mujer que estaba detrás de mí. Era de la misma zona de Nueva York que yo y me preguntó si mi madre se llamaba Daphne. Resulta que fue mi niñera cuando yo era pequeño. Nos conocimos 25 años después en otro país. © Unknown author / Quora
  • Tras un par de días de correspondencia en un sitio de citas, me encontré por casualidad con esta chica en la calle: los dos estábamos paseando a nuestros perros. Tras una pausa de sorpresa, su primera frase fue: «Así que a esto se refería mamá cuando decía: ’Nunca salgas de casa como un espantapájaros’».
  • Mis amigos y yo viajábamos por Israel en coche. Estábamos escuchando música a través de una aplicación que tenía miles de canciones. En cuanto vimos la señal del Monte Scopus, empezó a sonar una canción que empezaba así: «Desde la cima del Monte Scopus...». © Amy Whinston / Quora
  • Me fascinaba la historia del Titanic. Leí todo lo que pude encontrar al respecto, incluso el informe de la Junta de Investigación. Como auténtica fan, conocía la empresa que construyó el Titanic y su logotipo de la estrella blanca. Así que un día de noviembre sombrío, pasaba por delante de un contenedor de basura. Y había un viejo y sucio baúl de viaje, de los que se usaban en vez de maletas. Y en el lateral había una pegatina de viaje con esa estrella blanca. No saben cuánto me sorprendió. Investigué e identifiqué tanto al propietario del baúl como la fecha de su viaje, el barco en el que facturó el baúl como equipaje y el lugar donde se había colocado la pegatina. El barco no era el Titanic. La White Star Line tenía muchos barcos. ¡Pero parece como si las leyes de la realidad física quedaran anuladas y permaneciera el puro hecho del encuentro!
  • Conocí a una chica en Tinder. Le pedí su número de teléfono y me envió un número que solo se diferenciaba del mío por el prefijo. Pensé que tenía mi teléfono en alguna parte y que me estaba tomando el pelo, pero no, en realidad resultó ser una coincidencia. © kylewhatever / Reddit
  • Tengo hipertimesia: memoria autobiográfica excepcional. Esto significa que recuerdo qué ropa me puse para un evento, incluso si fue hace mucho tiempo. Recuerdo cuándo y dónde me topé por primera vez con una palabra difícil: por ejemplo, aprendí la palabra «vulnerable» en octavo curso gracias al libro La mujer de hierro. Recuerdo todas las conversaciones palabra por palabra, ¡no intentes mentirme! Y sí, estoy orgullosa de mis habilidades. © Silva Keohulian / Quora
  • Mi hermano me contó lo siguiente: «Voy en mi coche, me detengo en un cruce, en un semáforo. Empieza a llover. Miro a la derecha y veo que hay un coche seco a mi lado y ¡le está dando el sol! La distancia entre nuestros coches es de un metro. El conductor me mira con ojos aturdidos, yo le miro con los mismos ojos. Nos quedamos así mientras los semáforos contaban los segundos».
  • Una vez buceé en el estrecho de Taiwán. El agua estaba turbia, como el té con leche. Me sumergí y oí sonidos: clic, clic, clic. Subí y, a tres metros de mí, un delfín rosado salió a la superficie como un cerdito.
  • Tengo el síndrome del sistema nervioso hipersensible. Veo, oigo y siento todo al mismo tiempo. No puedo dormirme por el sonido de mi propio latido. Oigo crujir mis articulaciones al respirar. Veo mis pestañas, cejas, nariz y labios todo el tiempo. No sé cómo abstraerme de ellos o ignorarlos. Hasta la ropa más suave me resulta incómoda. No como muchos tipos de comida, ya que su sabor me resulta incomprensible. Por ejemplo, pollo con salsa de nata. Al meterme un trozo en la boca, sentiré que aquí está el pollo y aquí los ingredientes de la salsa, aquí la textura de las fibras de la carne, la temperatura del platillo, la consistencia. Y cómo se percibe todo junto, no lo entiendo. Puedo oler qué perfume se ha echado el vecino de tres pisos más abajo.
  • Poco antes de la boda, estábamos sentados mi amada y yo en su habitación de la casa de sus padres: mirábamos fotos de su infancia, diarios escolares y nos topamos con un viejo cuaderno a cuadros en una caja. Era una novela que había escrito en 8.º curso. La historia trataba de una chica que se enamoraba de un chico del departamento de al lado. El protagonista se apellidaba como yo. Y se llamaba igual que mi padre. Ella y yo nos conocimos un año antes de casarnos. Una coincidencia de 13 años.
  • Cuando tenía 14 años, fui con mis padres a recoger bayas. El cubo estaba casi lleno. Decidí hacer un descanso y me quedé dormida. Soñé con Tim, un husky siberiano, mi amigo más querido y fiel, que se había ido al cielo de los perros. Soñé que me olfateaba divertido y resoplaba. Cuando mis padres me encontraron durmiendo, vieron cerca huellas de oso y un cubo vacío. Se comió las bayas del cubo, pero no me tocó a mí.
  • Mamá compró un coche. Unos días más tarde nos dimos cuenta de que los documentos tenían un número de matrícula, pero el coche tenía otro, con una letra de diferencia. Tendríamos que volver a registrarlo. Molestos, fuimos a visitar a nuestra abuela a otra parte de la ciudad. Buscamos aparcamiento. Vimos un sitio libre y nos paramos detrás de un Ford azul con la matrícula de nuestro documentos. Al principio no podíamos creer que esto pudiera ocurrir: ¡una coincidencia imposible para una ciudad con un millón de habitantes! Al final, esperamos al dueño del coche durante mucho tiempo. Resultó que sus documentos y matrículas tampoco coincidían. Al final, intercambiamos las placas en el acto. Un final feliz.
  • Salí al balcón y llamé a mi hijo, que estaba jugando con los niños en el patio, para almorzar: «¡Juan, ven rápido a casa, que se enfrían los hot cakes con mermelada!». Y se oyó una voz de hombre desde abajo: «¡Ya voy! ¿Qué tipo de mermelada?». Así conocí a mi futuro esposo hace cuatro años. Ahora tengo dos Juanes en casa y comemos los hot cakes juntos, con mermelada de albaricoque.
  • Soy alérgico a todo tipo de carne, aves y al 99 % del marisco desde que nací. Si la sopa está hecha con caldo de carne me sienta mal. Al mismo tiempo, mi estatura es de 198 cm, estoy sano. Mis alimentos favoritos son las setas, todos los productos lácteos, el queso, las verduras. No puedo ni imaginarme a qué saben las albóndigas o un muslo de pollo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas