11 Productos que se hacen pasar por saludables y beneficiosos, pero en realidad son engañosos

Curiosidades
hace 1 mes

Todos somos conscientes de la importancia de una alimentación adecuada. Para algunos, es una necesidad fisiológica; para otros, un estilo de vida. Muchos consumidores prefieren elegir productos en los supermercados que se promocionan como «saludables». Sin embargo, no siempre está claro si estos productos realmente benefician a nuestro cuerpo o si son solo una estrategia de marketing.

1. Jugos envasados

A menudo vemos en películas y programas que beber un vaso de jugo proporciona la energía necesaria para todo el día. Los fabricantes de jugos de frutas destacan en sus anuncios la abundancia de vitaminas y minerales en sus productos. Sin embargo, esto es solo parcialmente cierto.

Aunque los jugos son más saludables que las bebidas gaseosas, no debemos olvidar su contenido de azúcar. Por lo tanto, para evitar problemas de salud, no se debe abusar de su consumo.

2. Barras energéticas

En el ritmo de vida moderno, es difícil mantener una alimentación adecuada: no todos pueden permitirse una comida normal durante el almuerzo. Afortunadamente, hay muchas opciones para un bocado rápido. Para aquellos preocupados por su figura, los fabricantes han creado barritas energéticas, que se promocionan como saludables y nutritivas. ¿Pero es realmente así?

El valor energético de las barritas puede variar mucho según la marca. Esto se debe a los ingredientes que contienen. Para reducir costos y mejorar el sabor, muchos fabricantes agregan una gran cantidad de azúcar o edulcorantes de fructosa de baja calidad. El consumo regular de estos «bocadillos saludables» puede tener un impacto negativo en la salud.

3. Cereales para el desayuno

Probablemente, todos hemos comido cereales en el desayuno al menos una vez. Subconscientemente, creemos que es un alimento saludable, especialmente si se agrega leche o yogur. Los fabricantes a menudo indican que el producto está hecho de granos enteros, y la presencia de personajes de dibujos animados en los paquetes sugiere que los cereales son buenos incluso para los niños.

A pesar de sus muchas ventajas (rápidos, simples, sabrosos), estos cereales tienen una desventaja significativa: su alto contenido de fructosa en forma de jarabe de maíz. El índice glucémico mide el aumento relativo de la glucosa en sangre, y para este producto es alto, lo que lo hace no recomendable para el consumo diario.

4. Salmón de granja

El salmón es un ingrediente común en muchos platillos saludables. Incluso los chefs famosos lo utilizan a menudo en sus recetas. Independientemente de cómo se cocine, esta pescado siempre es delicioso y nutritivo, algo con lo que muchos lectores estarán de acuerdo. En las tiendas, se puede encontrar una gran cantidad de salmón criado en granjas especiales.

Se cree que un exceso de omega-6 en comparación con omega-3 puede tener efectos negativos en el cuerpo humano. Los estudios han mostrado que la proporción de omega-3 a omega-6 en el salmón de granja era de 3 a 4, mientras que en el salmón salvaje era de 10. Por lo tanto, es mejor pensar dos veces antes de comprar un producto de granja.

5. Sushi y rollos

El sushi y los rollos se consideran alimentos dietéticos y saludables por definición, ya que están hechos de mariscos, algas y arroz puro. Sin embargo, a menudo se agregan muchos ingredientes adicionales al relleno, incluyendo mayonesa, azúcar y salsas. Un rollo de sushi, cortado en 6-9 piezas, puede contener hasta 500 calorías, lo que no lo hace mejor que la comida rápida: prácticamente lo mismo que en una hamburguesa doble. Muchos dirán que comer 6 trozos no es difícil. Ahora imagina la cantidad de grasas y azúcares que pueden entrar en nuestro estómago. Este tipo de alimentación no se puede llamar «correcta».

6. Refrescos dietéticos

Dado que algunos refrescos dietéticos no contienen calorías, se podría suponer que su consumo contribuirá a la pérdida de peso o al menos ayudará a evitar ganarlo. Por lo general, los fabricantes presentan su producto de esta manera. Sin embargo, la situación no es tan simple.

Algunos estudios han demostrado que el consumo frecuente de refrescos dietéticos y edulcorantes artificiales aumenta el riesgo de obesidadsíndrome metabólico. Los científicos creen que la bebida aumenta el apetito al estimular las hormonas del hambre.

7. Yogures

Si le preguntas a cualquier persona qué es más saludable, yogur o mayonesa, la mayoría responderá que la primera opción. No es de extrañar, ya que casi todos los anuncios en la televisión e internet nos recuerdan esto. Sin embargo, como en muchos otros productos, hay un «lado oscuro».

Muchos de los yogures que estamos acostumbrados a ver en las tiendas en realidad no son tan saludables para nuestra salud como se cree. Contienen varios colorantes, conservantes y, por supuesto, una gran cantidad de azúcar o edulcorantes. Por lo tanto, no se puede afirmar que sean más saludables que la mayonesa. Para estar seguro de la calidad del producto, es mejor hacerlo en casa. Un yogur casero realmente contendrá bacterias beneficiosas para la digestión.

8. Batidos de proteínas

Un batido de proteínas es una bebida con proteína disuelta en forma de polvo, obtenida de plantas, huevos o leche. A menudo lo utilizan personas que hacen ejercicio activamente. El tejido muscular necesita proteínas para su recuperación y crecimiento.

En esencia, un batido de proteínas es inofensivo, pero con algunas advertencias. Es imposible verificar si los fabricantes indican la composición completa en sus paquetes. Las personas con intolerancia a los productos lácteos pueden tener problemas con el sistema digestivo. Algunos polvos pueden contener una gran cantidad de azúcar y otros ingredientes para mejorar el sabor, lo que puede llevar al aumento de peso y a picos de azúcar en la sangre.

9. Palomitas de maíz para microondas

Este bocadillo en su forma pura consiste principalmente en carbohidratos y proteínas, lo que lo hace no solo dietético, sino también realmente saludable. Aquí es importante enfocarse en la palabra «puro», ya que pocos lo consumen sin varios aditivos: azúcar, sal, aceite y otros potenciadores del sabor.

Las palomitas de maíz pueden ser un bocadillo saludable o muy dañino. El producto destinado a la preparación casera en el microondas puede contener una gran cantidad de diacetilo y grasas trans dañinas para la salud.

10. Pizza vegetariana

Últimamente, es cada vez más común encontrar en pizzerías y restaurantes la llamada «pizza saludable» o simplemente vegetariana. Por lo general, al prepararla, simplemente reemplazan el componente cárnico de la pizza con vegetales, agregando hierbas o brotes.

Sin embargo, independientemente del relleno, la masa se hace con la misma harina blanca, y pocos renuncian al queso y la salsa. Beneficios dudosos para el cuerpo, ¿no es así? Y eso sin mencionar que a menudo se pide un refresco con la pizza, cuyos daños ya hemos mencionado.

11. Leche vegetal

Desde la infancia, estamos acostumbrados a pensar que solo se puede comprar leche de vaca en la tienda, o en raras ocasiones, leche de cabra. Las estanterías de los supermercados modernos son mucho más ricas en variedad, y la leche vegetal de almendras, avena o arroz ya no es una rareza. Para algunas personas que no toleran los productos lácteos, esto es como un soplo de aire fresco. Y algunos eligen este producto creyendo que es más saludable que la leche común.

La leche de vaca es rica en proteínas, calcio, potasio y vitaminas A, B y D. La alternativa vegetal, aunque contiene sustancias beneficiosas, de ninguna manera puede reemplazar completamente al original, por lo que no es más saludable que la leche común. Y para hacer la leche vegetal más sabrosa, los fabricantes agregan azúcar de caña, jarabe de arroz y otros edulcorantes.


¿Y qué opinas, puede la comida ser realmente sabrosa y saludable al mismo tiempo? Quizás ya tengas algo así en tu dieta.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas