14+ Empleados cuyas jornadas laborales son tan picantes como un platillo mexicano

Historias
Hace 1 semana

Algunas personas trabajan junto a colegas tan excepcionales que podrían preguntarse si se encuentran en una oficina, en una comedia cinematográfica o quizás en un jardín de niños. Las fotos e historias que siguen muestran cuán entretenida puede ser la vida en una oficina .

1. «Para celebrar mi cumpleaños, mis colegas organizaron una fiesta. Justo esa noche me tocaba el turno nocturno. Pero eso no les impidió celebrar sin mí»

2. «Un compañero se puso a ver los imanes de mi refrigerador. Fue un verdadero desastre»

«Adoro los pañales».

3. Cuando la oficina parece más un jardín de niños

  • Casi a diario, la esposa y la hija de un compañero nos visitan. Su esposa termina su trabajo un poco antes y la guardería de su hija está muy cerca de nuestra oficina. Comencé a bromear diciendo: «¡Denis, han venido por ti!» al ver a su familia por la ventana, imitando el grito típico de una guardería. Pero hoy, justo antes del final del día, tuvo que salir corriendo a una obra. A las 17:00, salimos de la oficina y, como siempre, su esposa e hija salen de la guardería. Se detienen y buscan entre nosotros a su querido papá. Mis colegas estaban a punto de explicar su ausencia, pero entonces volví a aparecer y dije: «¡A Denis ya se lo llevaron!»

4. «Un compañero tiene una carpeta especial para guardar paquetes de salsa de diferentes sabores»

5. Ella sí sabe que significa el descanso

  • En mi primer día en el nuevo trabajo, el jefe me guió por la oficina. Mientras pasábamos junto a algunos empleados, les recordó brevemente la reunión programada para dentro de media hora. De repente, se detuvo y preguntó en voz alta: «Espera, ¿dónde está mi subordinado?» «Luisa volvió a salir por la ventana», murmuró alguien. El jefe se acercó a la ventana, la abrió (estamos en la planta baja), se asomó y dijo con decepción: «Luisa, por favor, ¡concéntrate!» Miré por encima de su hombro y vi a una mujer de unos 40 años tumbada en el césped, con las manos detrás de la cabeza, mirando al cielo. «No importa, todavía me quedan 10 minutos de descanso, no interrumpas mi paz». En ese momento, supe que trabajar aquí sería una experiencia divertida.

6. «Un compañero tiene la costumbre de derramar cereales al salir de la cocina por la mañana y no los recoge. Decidí convertirlo en una obra de arte moderno»

«Jerry, el destructor de cereales, 2021. Materiales variados».

7. «Descubrí que mi yogur en el refrigerador estaba medio comido, con una cuchara dentro. Así que mi compañero dejó una advertencia escrita en el interior del refrigerador»

«¡No toques el yogur de Lizzy!»

8. «La versión saludable del Ferrero Rocher»

9. «Un compañero asegura los plátanos con un cinturón»

10. «Preparamos una broma para nuestro compañero. Estoy ansioso por ver su reacción al descubrir que dos de ellos están llenos de brillantina»

«¿Quieres jugar un juego?»

11. «Espero que mi compañero no se enoje demasiado»

12. «No soy sordo»

  • Tras una operación en las encías, para no alarmar a mis compañeros, inventé que no podía hablar. Imprimí una nota y la mostré a quienes se acercaban a saludar. Después del tercer compañero, tuve que imprimir una segunda nota. Así, cuando otro compañero se acercaba diciendo: «¡Hola! Tengo una pregunta, bla bla bla», yo sacaba la nota de mi bolsillo que decía: «Me operaron las encías. No puedo hablar durante 3 días. Te escribiré las respuestas en la computadora y tú las lees». El compañero, sin tener una computadora a mano, intentaba comunicarse con gestos, moviendo los labios en silencio y, por alguna razón, abriendo mucho los ojos. Entonces sacaba la segunda nota, que decía: «No puedo hablar, pero todavía puedo oír bien».

13. Cuando regresas de vacaciones y recuerdas con quién trabajas

14. «Mi compañera dijo que necesitaba un hombre guapo al que mirar mientras trabaja. Creo que lo hice bien»

15. «Estaba sentada en el trabajo, sin molestar a nadie, cuando llegó un hombre a nuestra oficina con regalos de una compañía austriaca»

«Le pregunté qué era. Dijo que probablemente fuera perfume y comenzó a rociarme generosamente. De repente, se desató un olor horrible. Mi compañera mayor gritó con una voz terrible: ’¿Qué has hecho, enfermo?!’, el hombre huyó, y sentí que comenzaba a oler como la colonia de un abuelo de hace doscientos años. Me echaron de la oficina, y me senté en la sala de reuniones como en una zona de exclusión. Un par de moscas que entraron ya habían muerto, y sentí que yo sería la siguiente. Justo lo que necesitaba para la tarde del viernes».

Cada lugar de trabajo desarrolla sus propias tradiciones y reglas, pero a veces son tan extrañas que uno prefiere mantenerse alejado tanto de los compañeros como del nuevo jefe.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas