14 Historias conmovedoras capaces de derretir el alma como un sol de verano

Historias
hace 3 meses

Sin duda, es gratificante conocer a personas que realizan actos de bondad desinteresada. Como aquellos que, sin más, brindan ayuda a un desconocido o se interesan genuinamente en la vida de otros. Los protagonistas de nuestras historias evidencian que practicar la bondad no requiere de grandes esfuerzos; en ocasiones, basta con un gesto de atención.

  • Mi esposo y yo viajábamos en coche. Nos detuvimos en un semáforo, y en la parada, a unos 15 metros de nosotros, había un chico de 14-15 años. Con un aire humilde y un rostro tenso, sujetaba un ramo de crisantemos. Recordé, en ese breve instante, mi primer amor y mi primera cita, y un cálido sentimiento me envolvió. Nuestras miradas se encontraron, y le hice una seña de aprobación con los dedos. Me regaló una sonrisa. Ojalá la vida le sonría siempre.
  • Mientras estaba en un centro comercial, presencié a una joven en plena discusión con su madre. La chica insistía: “¡Lo quiero! Si dije que lo compraremos, así será”. Aquella escena inicialmente me causó disgusto, pues parecía que la chica, de unos 20 años, estaba presionando a su madre para hacer una compra que superaba su presupuesto. Estaba a punto de intervenir cuando la respuesta de la madre cambió mi perspectiva: “Mi amor, ¿por qué no compramos algo para ti en su lugar? Eso es demasiado caro y ya tengo lo que necesito. No malgastes tu dinero en mí”. En ese instante comprendí la situación: la hija deseaba obsequiar algo especial a su madre, quien, a pesar de sentirse atraída por el artículo, prefería que su hija no gastara en ella. Mi enojo se esfumó al instante, y reconocí que casi intervengo inapropiadamente. Finalmente, ambas salieron del establecimiento con tres bolsas, visiblemente contentas. Es gratificante presenciar tal muestra de gratitud entre familia.
  • Recuerdo un día de mi infancia en el que estaba jugando con mis amigos. Me dio sed y decidí entrar a una tienda para comprar un jugo. Logré juntar algunas monedas, ya que era pequeña y mi madre no solía darme mucho dinero. Pero al momento de pagar en la caja, las monedas se me cayeron y se esparcieron por el suelo. No logré recuperar todas, y casi no tenía con qué pagar. Mi sorpresa fue inmensa cuando la vendedora me dijo: “Está bien, llévatelo y vuelve con tus amigos”, y me dio el jugo sin cobrarme.
  • Una noche tranquila estaba trabajando solo en la tienda cuando de pronto entró una pareja de ancianos. Eran amables y charlamos un poco. Luego de un rato, ofrecieron comprarme un café de un lugar al otro lado de la calle. Me sorprendió que dos desconocidos quisieran hacerme ese gesto. Aunque rechacé amablemente, les agradecí por su generosidad. Me contaron que solían hacerlo con los empleados de las tiendas cuando tenían la oportunidad. © -PinkFreud- / Reddit
  • Siempre fui cínico con las personas. Eso cambió cuando conocí a una chica. Sus amigos la pusieron ante una decisión: o dejaba de hablarme, o ellos la tratarían mal. Contra todo pronóstico, ella decidió apoyarme. © Electrical-Mobile-28 / Reddit
  • Durante un verano, tuve la oportunidad de trabajar como botarga. Nuestra principal tarea era asistir a los anfitriones del show nocturno, y luego, simplemente recorríamos el parque para tomarnos fotos con los visitantes que nos lo solicitaban. ¡A pesar del calor sofocante dentro del disfraz, disfrutaba enormemente esa experiencia! Mi traje era realmente espectacular: representaba a un conejo blanco, esponjoso, con una falda rosa y un moño en la oreja. Los niños son seres tan sinceros y agradecidos. Con solo imitar una voz de caricatura y hacer algún gesto gracioso, los hacías reír a carcajadas. Al finalizar agosto, terminó nuestro contrato. Un día de septiembre, mientras paseaba con unas amigas por el mismo parque, vi a una pequeña niña con su madre. Recordé que venían frecuentemente durante el verano. Ese día, la niña lloraba y su madre intentaba consolarla, explicándole que el conejo ya no se encontraba en el parque porque tenía frío. No pude resistirme: extendí mis brazos en señal de abrazo y le grité con voz de caricatura: “¡Te quiero mucho!” Su reacción fue inmediata, me reconoció. Con asombro me miró fijamente mientras yo simulaba las orejas con mis manos y saltaba diciendo: “¡Me he convertido en una niña, igual que tú!” Su felicidad en ese momento fue algo indescriptible.
  • Desde hace tiempo, estoy en tratamiento por infertilidad, lo que me lleva a visitar regularmente el hospital. En una de esas visitas, conocí a una mujer que había acudido para confirmar el embarazo de su nuera. Durante una breve conversación, compartí con ella mi situación. Sorprendentemente, nueve meses después, me crucé con la misma mujer en un supermercado. Sin dudarlo, me llamó por mi nombre y me confesó que había estado pensando en mí y preguntándose si había conseguido quedar embarazada. Su nuera había dado a luz recientemente, y esta amable mujer incluso había considerado preguntar por mí en la recepción del hospital. Me sentí profundamente conmovida al saber que alguien, cuyo nombre ni siquiera podía recordar, se preocupaba sinceramente por mi bienestar. © Unknown author / Quora
  • Una vez, perdí el autobús por tan solo un par de segundos. Una mujer que pasaba en su auto me vio y, amablemente, me ofreció llevarme para alcanzarlo. Al llegar a la siguiente parada, hizo una maniobra para detener al autobús, dándome la oportunidad de subir. © guybehindawall / Reddit
  • Estaba viajando a otra ciudad, era un trayecto que solo duraría cuatro horas, pero por alguna razón empecé a sentirme mal en el camino y tuve náuseas, lo que obligó a detener el autobús en varias ocasiones. Me sentía terriblemente avergonzada frente a todos los pasajeros. Sin embargo, nadie me reprendió ni me miró con desdén; incluso me ofrecieron agua mineral y toallitas húmedas.
  • Mi mamá una vez notó un rastro de lápiz labial rojo en el cuello de la camisa de mi papá. Unos días después, encontró bases de maquillaje en su mano y, enfurecida, le hizo un escándalo, acusándolo de infidelidad y de ser un descarado. La tensión se transformó en ternura cuando él confesó que había asistido a clases de maquillaje. Al principio, mamá se enfadó aún más. Pero papá rápidamente demostró que no mentía y me maquilló sorprendentemente bien. ¡Mis amigas podrían aprender una o dos cosas de él! Mi padre defendió su punto de vista diciendo: “Tengo una hija adulta, otra de solo seis años y pronto habrá una tercera. Debo ser un buen padre para ellas y saber hacerlo todo”.
  • Mi esposo y yo tenemos una tradición: después de cada Año Nuevo, vemos todas las películas de “Harry Potter”. Después del nacimiento de nuestra hija, las vemos los tres. Una vez, un día antes de Año Nuevo, nuestro monitor se rompió, y nuestra tradición estuvo a punto de romperse. Pero, por suerte, iban a transmitir las películas en la televisión. Todo parecía perfecto, excepto por un pequeño detalle... Mi suegra decidió sorprendernos con una visita justo en los días de la transmisión. Cuando viene, se queda en el cuarto donde está el televisor, y no le gustan esas películas. Al ser una persona directa, le escribí inmediatamente para decirle que esos días íbamos a estar viendo esa película que ella detestaba casi todas las noches. Al día siguiente, mi suegra llamó a mi esposo para decir que vendría después de esos días, permitiéndonos continuar con nuestra tradición. ¡Gracias, suegra!
  • Una vez, en el 7.º grado, perdí una bufanda nueva y supermoderna en el vestidor. Un compañero de clase se ofreció a ayudarme a buscarla. Buscamos juntos por todos lados durante casi 2 horas. ¡Y al final lo encontramos! Aquella acción me conmovió mucho en aquel momento.
  • ¡Volver a ver tu dibujo animado favorito de la infancia cuando eres adulto es un verdadero placer! Mi película animada favorita era Coraline y la Puerta Secreta, y entre los 12 y 15 años la vi unas 6 veces. Habían pasado casi 7 años desde la última vez que la vi, y sentí que era el momento adecuado para verla de nuevo. Mi novio me acompañó, y nos preparamos con palomitas y helado. Me alegra que la película no me haya decepcionado, porque a veces, cuando vuelves a ver algo después de muchos años, puede resultar decepcionante. Pero “Coraline” sigue siendo genial incluso hoy en día. Fue muy dulce por parte de mi novio regalarme el libro en el que se basa la película al día siguiente de haberla visto. Recuerdo que soñaba con tenerlo cuando tenía 14 años, pero era demasiado caro.
  • Después de nuestra segunda cita, mi novio me llevó a conocer a su madre. Tenía miedo de ese encuentro, pero decidí arriesgarme. Mi futura suegra no parecía muy contenta con la reunión. Me miró de arriba a abajo, resopló y se mostró bastante reservada. Pero sus ojos se iluminaron cuando confesé: “Me encanta cultivar frambuesas. Tengo un jardín entero en casa”. Después de eso, pasamos media hora con la madre de mi novio hablando sobre jardinería, mirando sus flores y discutiendo sobre cómo atrapar topos. Así es como gané una nueva mejor amiga en forma de suegra. La jardinería une a las personas.

Las acciones nobles siempre tocan el corazón, tanto de quienes las reciben como de quienes las llevan a cabo.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas