15 Anécdotas del trabajo que no podemos esperar a comentar cerca de la máquina de café

Historias
hace 2 meses

El trabajo ocupa gran parte de nuestras vidas. Por eso, esos raros momentos en los que ocurre algo excepcional allí, la gente no solo no los olvida, sino que también los cuenta en Internet.

  • Teníamos una factura que debía pagarse en 120 días. Una compañera sacó un calendario y empezó a contar los días uno a uno. Me miró y dijo: “Vaya, ¿tengo que contar los 120 días?”. Tomé el calendario y simplemente sumé unos meses. Me miró con los ojos muy abiertos y me dijo muy sinceramente: “Realmente eres muy listo”. © AiryNan / Reddit
  • Ahora mismo en el trabajo, hablamos por la radio:
    —Alex, ¿ves esta tubería?
    —No veo nada.
    —Pero si está aquí, ¡te la estoy señalando!
    —¡No puedo verla, está oscuro!
    —¡Mira, le he dado una patada!
    —Ahora la veo, ¡se ha caído!
  • Una compañera de trabajo, sabiendo que tengo hijos, entre ellos un recién nacido, me hizo una pregunta sobre la leche de fórmula para bebés. Le dije que no podía responderle porque nunca había utilizado leche de fórmula. Colega: “¡Entonces de qué se alimentaban tus hijos!”. © Grave_Girl / Reddit
  • Un día, a mi compañera de trabajo se le estropeó el teléfono. Alegó que, como nunca le había pasado antes, eso significaba que su jefe había pirateado su teléfono y agotado la batería. Se puso en contacto con la empresa y al día siguiente la despidieron por admitir que usaba el móvil en el trabajo. © ItWasRedThatIRed / Reddit
  • Una empleada de Recursos Humanos contó cómo fue su entrevista de trabajo más rápida. Duró unos 10 segundos. La puerta se abre de golpe, un solicitante de empleo entra en la sala de reuniones, lanza una tarjeta de visita sobre la mesa con las palabras: “Espero que me llame pronto”. Y se marcha hacia el atardecer con paso ligero y alegre. Y en la tarjeta de visita sale su nombre completo, teléfono de contacto y, atención, el puesto deseado “Top Manager”. Solo tengo una pregunta: “¿Eso estaba permitido?”.
  • Una de mis compañeras ha vuelto de vacaciones. Durante todo ese tiempo, ella, la “especialista jefe”, estuvo siendo tiranizada por teléfono por una jefa de departamento (ni siquiera era su supervisor directo): “¿Cómo hacemos esto aquí? ¿Qué hacemos en este caso? Ahora ayúdame con esto”. La que supuestamente estaba de vacaciones ya estaba un poco furiosa, pero seguía respondiendo a los mensajes. Una vez perdió un mensaje o una llamada y volvió a llamar un par de horas más tarde. ¿Qué le contestaron?
    Pues eso. La frase: “Llámame mañana. ¡Mi jornada laboral ya ha terminado!
  • Entra un joven de unos 30 años, con un traje elegante. Se acerca a la mesa del director general. Llega una señora con un vestido de verano, más o menos de la misma edad, y le pregunta: “¿Busca a alguien?”. El hombre le contesta secamente: “Vengo a una entrevista con el director general. ¿Qué te importa? ¿Trabajas aquí?”. La mujer responde: “Soy la directora general”. Fue entonces cuando probablemente se dio cuenta de que la entrevista no le iba a ir bien. © Yugan-Dali / Reddit
  • Yo era vendedor. Le vendí té en un vaso de papel a una mujer. Estuvo sentada en la tienda con él durante una hora, y al final se acercó y me dijo que quería que le devolviera el dinero porque estaba demasiado caliente para tomarlo. © Autor desconocido / Reddit
  • Trabajé en el servicio técnico de fotocopiadoras. Cliente:
    —¿Por qué no se enciende mi fotocopiadora?
    —¿Está enchufada?
    —No lo sé. Está oscuro, ya que no hay corriente. © Alchemister5 / Reddit
  • Un cliente me preguntó por qué no estaba en el mostrador cuando entró. Le dije que estaba en el baño. Me preguntó: “¿Por qué?”. © turingtested / Reddit
  • Un día, en una reunión, mencionamos que no sería mala idea que nos subieran el sueldo.
    —¡No puede ser! ¡Yo cobro lo mismo que ustedes! —nos dijo el director.
    Todo iría bien, pero el día anterior habíamos ayudado a los contables a cerrar el sueldo y ya sabíamos que cobraba exactamente 3 veces más.
  • Trabajo en una farmacia. Me quedé sorprendida por un hombre que sacó de su bolsillo un protegeslips y me lo mostró con estas palabras: “Necesito exactamente iguales”. Y luego añadió con resentimiento: “Sabía que te reirías”.
  • Trabajo como ginecólogo-obstetra. A lo largo de los años, la paciente que más me ha impresionado ha sido aquella que, cuando le informaron de que no podría tener hijos, suspiró con auténtico alivio y dijo: “Uf. Por fin, tengo una excusa oficial para no querer tener un hijo”.
  • Mi alumna estaba palpando el abdomen de una paciente embarazada y me pidió que volviera a comprobar la posición del bebé porque no encontraba dónde estaba la cabeza. De repente, la paciente empezó a sollozar histéricamente. Me quedé de piedra y le pregunté qué le pasaba. Resultó que pensaba que su hijo no tenía cabeza, cuando la estudiante le dijo que no podía encontrarla.
  • Hace unos 7 años trabajé en una tienda de telefonía móvil. Una mujer nos compró un cargador para su teléfono. Al día siguiente vino con un escándalo: “¡Su cargador me ha chupado todo el saldo!”. Y nuestros argumentos de que era imposible, no la convencieron. Resultó que su hijo se había metido en alguna aplicación de pago mientras ella no miraba.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas