17 Personas astutas que saben cómo manejar cualquier cosa en el mundo

Historias
Hace 2 semanas

La honestidad, por supuesto, es una virtud, pero hay personas con las que simplemente resulta imposible comunicarse de manera efectiva. En esos casos, recurrir a un poco de astucia puede hacer que el diálogo sea productivo o que la situación se resuelva. Además, algunos emplean trucos tan ingeniosos que bien valdría la pena aprender de ellos.

  • En nuestro lugar de trabajo, recientemente comenzó una “batalla alimenticia”. ¡Los veganos tomaron el control de toda la cafetería! Y no solo eso, sino que también expresaban sus quejas hacia nosotros, los carnívoros, alegando que consumíamos “porquerías” y que deberíamos marcharnos. La disputa duró medio año, pero nuestro guardia de seguridad, el tío Nico, encontró la solución: un día llevó a la cafetería una peculiar salchicha casera en tripa de cordero, que contenía tres tipos diferentes de carne. Incluso para aquellos acostumbrados a comer de todo, el espectáculo no fue fácil de digerir. El tío Nicolás devoró la salchicha con tal gusto frente a los veganos, que estos huyeron a los rincones más alejados, casi volando. Así fue como reconquistamos la cafetería de la oficina gracias a la curiosa salchicha del tío Nico.
  • Mis parientes se presentaron en mi casa tan pronto como alquilé un apartamento en la ciudad, con la excusa de que “solo necesitaban pasar la noche de paso”. Pero los disuadí rápidamente. Les dije que claro, podrían quedarse, pero el refrigerador estaba vacío, así que deberían traer bastantes frutas y carne. Para ellos, para mí y para mi Cenicienta. Preguntaron: “¿Y quién es esa?”. A lo que respondí: “¿No lo saben? ¡Es mi pitón real de tres metros!”. Murmuraron algo y desde entonces, reinó el silencio.
  • Trabajé alguna vez en una tienda de zapatos infantiles. Un niño me tocó la nariz y fingió arrancarla, diciendo: “¡Ja, ja! Tu nariz ahora es mía”. Yo también jugaba así de niño. Pero es necesario enseñar a los jóvenes que no deben desafiar a los más grandes. Le respondí: “Puedes quedártela, está llena de mocos”. Su sonrisa se esfumó al instante. © Dave Norris/ Quora
  • Mi hija asiste al jardín de niños y levantarla cada mañana es siempre un desafío: le cuesta mucho despertarse, aunque se acueste temprano. Hoy, al despertarla, la encontré durmiendo con la ropa que le había preparado para el día. Le pregunté por qué se había acostado vestida, y ella, sin abrir los ojos, respondió: “Me vestí anoche para poder dormir un poco más esta mañana.” ¡Qué astucia!
  • En el jardín de niños siempre exageraba todo para ganar elogios o compasión. En la escuela fingía enfermedades, alteraba las calificaciones en mi diario escolar y ocasionalmente me saltaba clases. Terminé con honores. En la universidad solo hacía lo que deseaba, y me gradué sin ninguna nota baja. En el trabajo todo marcha bien: he recibido ascensos, nunca me han descontado bonificaciones por errores y me conceden ciertas libertades. Todo esto porque desde pequeña fui astuta y comprendí cómo funciona el mundo. Actúo de manera que no me descubran ni me perjudique.
  • Cada mañana enfrento un interesante desafío: despertar a mi hijo para la escuela, y él se resiste cada día. Hoy abrió un ojo, me miró suplicante y volvió a dormirse. Insistí una vez más, y entonces abrió ambos ojos y me miró detenidamente. “¿Qué ocurre?”, pregunté. Él hizo una pausa dramática y continuó observándome. Pensé que tal vez tenía algo en la cara. Pero luego, con voz somnolienta, dijo: “Te miro todos los días, pero nunca me había dado cuenta de lo hermosa que eres”. Me sonrojé, me conmoví y le permití al pícaro saltarse la primera clase. Pero mañana, ese truco no funcionará.
  • De niño comía muy mal, a veces no comía nada en todo el día. Nunca me obligaban a comer, pero mi madre ideó un astuto método. Sabiendo que a la mayoría de los niños les gusta llevar la contraria, ponía un plato en la mesa diciendo: “Hijo, esto no se puede comer”. Yo arrastraba el plato hacia mí y decía: “¡Yo sí comeré!” y así comía. Definitivamente, probaré este método con mis hijos.
  • Convencí a todos los invitados que vienen frecuentemente a nuestra casa de que es costumbre lavar los platos inmediatamente después de usarlos. Supuestamente, es para que nuestros hijos pequeños aprendan a limpiar observando. Les dije que era esencial no romper esta regla porque si los niños veían los platos sucios, ellos también dejarían de lavarlos, pensando que la madre debería hacerlo por todos. Al principio los invitados hicieron muchas preguntas, pero eventualmente todos adoptaron la regla. Ahora no tengo que lavar montañas de platos cada vez. ¡Un éxito rotundo!
  • Mi esposo y yo trabajamos todo el día, y en casa se queda nuestra hija de 13 años. No tenemos tiempo para cocinar, y ella solo prepara sándwiches. Decidimos contratar a una conocida que hace comida casera y prepara mini-comidas, algo similar a un servicio de catering. Mi esposo siempre le dice: “Prepara también para ti. Al llegar a casa, también necesitarás alimentar a tus hijos. ¿Cuándo tendrás tiempo para eso? Llena tu termo con sopa y toma lo que quieras en tu contenedor. Por favor, solo cocina un poco más, también para ti. Lo pagaremos todo.” Me conmovió la amabilidad de mi esposo hasta que reveló que era para que ella cocinara con más esmero, pensando que también era para sí misma.
  • Cuando era niño y discutía con mi madre, y ella dejaba de hablarme, me sentaba a hacer los deberes y comenzaba a hacer preguntas (como si necesitara ayuda), aunque conocía las respuestas. Creo que mi madre se daba cuenta de por qué lo hacía, pero poco a poco comenzábamos a reconciliarnos. Un truco infantil.
  • Cuando empecé mi carrera, conseguí trabajo en un salón de belleza. Soy peluquera y colorista. No nos permitían intercambiar contactos con las clientas, así que ideé un truco: espiaba en los teléfonos. Al estar sentadas durante mucho tiempo, todos se quedaban mirando las redes sociales, así que memorizaba los nombres de usuario. También guardaba las páginas de aquellos que dejaban comentarios. Después de 2 años me fui y envié un correo a esos clientes. Algunos siguieron yendo al salón, pero muchos se vinieron conmigo. No considero que esto sea incorrecto. Yo, en primer lugar, voy con la estilista, no al salón.
  • Una amiga vive en un nuevo edificio, y tienen un sistema autónomo de calefacción algo complicado. Un invierno algo se averió y les cortaron el agua caliente en pleno frío. Mientras todos en el chat general se quejaban de la empresa gestora, mi amiga simplemente llamó a un fontanero. Se puso en modo “chica indefensa” y le dijo: “¡Solo tú puedes salvarme!”. Él llegó de inmediato y todo quedó arreglado.
  • No necesitaba televisión por cable, pero la compañía era muy insistente. Me bombardeaban constantemente con folletos publicitarios. Al final, recogí un montón de folletos, les eché brillantina y se los envié al vicepresidente de ventas. El siguiente paquete fue para el vicepresidente de marketing. El tercero, para el director general. Después de eso, dejaron de enviarme publicidad. © Leigh McNally / Quora
  • Mi hermano salía con una chica cuya familia era de Hungría. A la chica le gustaba vestirse de manera inusual. Una vez estábamos en la fila de una tienda, y dos mujeres la miraban con desaprobación y comentaban algo en un idioma extranjero. Resultó que las mujeres eran húngaras y estaban hablando sobre su ropa. La chica decidió darles una lección. Les sonrió dulcemente y les deseó un buen día en húngaro. Nunca había visto a la gente cambiar tanto de expresión. ¡Toma eso! © Connie Stephens/ Quora
  • Una amiga estaba siendo maltratada en una empresa y los documentos que necesitaba siempre desaparecían. Así que un día decidió maquillarse, ponerse un vestido corto y solicitar una cita con el jefe. Le suplicó: “Por favor, ayúdame, mi futuro depende de ti”. ¡Consiguió que le resolvieran todo en el acto!
  • Como en mi niñez solía hacer más caso a mi madre, mi padre empleaba un truco y me decía: “Tu madre opina que esto es lo mejor”. Yo siempre accedía. Esa estrategia funcionó durante mucho tiempo.
  • Mi hijo no come pescado, por lo que en nuestra casa el hígado de bacalao pasó a ser “carne con sabor a pescado”. Circula una anécdota de que mi padre comió nutria creyendo que era conejo, porque se negaba a “comer ratas”. Por eso, en nuestra familia no aceptamos un “no quiero esto, no comeré aquello”.

Bono

  • Hacía tiempo que mi pareja no me regalaba flores, y decidí darle una pista sutil. Una noche, cuando llegó a casa a las 11 y bajó a aparcar el coche, le dije dulcemente: “Amor, lleva la cartera, cómprame un chocolate”. Mientras, pensaba: “El quiosco ya está cerrado, pero la floristería está abierta las 24 horas. Cuando vea que está cerrado y se sienta decepcionado, verá las flores y me comprará una rosa”. Al final, regresó con las manos vacías: se había olvidado de mi petición. Mi ingenioso plan había fallado.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas