5 Tipos de personas que no debemos tomar como ejemplo bajo ningún concepto

Psicología
hace 3 años

Buscar un ejemplo a seguir es normal y natural para cualquier persona y a cualquier edad. Lo principal es elegir un ejemplo adecuado y comprender a tiempo si has acertado o no con la elección. Y esto es así porque, incluso los famosos con más éxito mundial, como Bill Gates, se encuentran entre los peores referentes a seguir.

En Genial.guru hemos juntado a los 5 peores ejemplos que se pueden elegir como modelo de persona ideal ya que la clave de su éxito es fruto de una vida ideal, la cual no es típica en la mayoría de los mortales.

Famosos

Las personas más famosas que desarrollaron todo el potencial que albergaban en sí mismas son rebeldes que desafiaron al sistema y lo vencieron.

Y no deben tomarse como ejemplo.

La cuestión es que las historias de éxito de estas personas suelen reducirse a una fórmula bien sencilla: "eran la persona adecuada en el momento adecuado". E incluso si tienes un coeficiente intelectual increíblemente elevado, o el talento de un actor al que envidiaría hasta la mismísima Meryl Streep, todo eso no te garantiza, ni la fama, ni la fortuna. La suerte impredecible, tan necesaria para acompañar al éxito, simplemente, puede pasar a tu lado sin tan siquiera tocarte.

Una prueba de lo que estamos contándote la tienes en la historia de Bill Gates: una persona muy afortunada. Al principio tuvo la suerte de nacer en una familia rica y estudiar en una escuela privada de élite. Los alumnos de esta escuela estaban dentro de ese irrisorio 0,01 por ciento de la población mundial que tenía acceso a computadoras en aquella lejana época.

Más tarde, al futuro multimillonario la suerte le sonrió de nuevo: gracias a que sus padres conocían al mayor fabricante de computadoras personales, Gates se convirtió en el principal proveedor de software para esta compañía.

Es por eso que los artistas famosos, como los empresarios de éxito, son un mal ejemplo a seguir.

Aquellos que no viven como tú quieres vivir

Mucha gente lleva una vida normal: va al trabajo, hace reformas y se compra autos. Sus hijos asisten a buenas escuelas y en verano planifican ir todos de vacaciones a la costa. Esta es una vida normal y les parece buena a estas personas. Pero si ir a recoger setas no es la mejor opción de ocio y los planes de tener un par de hijos te asusta hasta hacer temblar tus rodillas, siempre es mejor no prestar atención a los consejos de estas personas. Nunca es demasiado tarde para comenzar una vida normal y corriente. Mientras tanto, no sigas a aquellos que no viven como tú quieres vivir.

Fantásticos hasta que los conoces en realidad

Todos, en el viaje de la vida, tarde o temprano, nos encontramos con una persona que parece cubierta de gloria. Tiene un buen auto (aunque no es nuevo y lo compró a través de un préstamo), prendas de buenas marcas y siempre está presumiendo de que solo él es el dueño de su vida.

Esta persona es feliz y con mucho gusto da consejos sobre cómo vivir a cualquiera que esté dispuesto a escucharlos. Parece increíblemente genial, hasta que un día de verdad lo conoces, por ejemplo, cuando te lo encuentras en un supermercado cargado de envases de fideos instantáneos y una botella de vino barato. O hasta ese momento en que ves cómo agacha la cabeza pidiendo perdón a su jefe por un simple retraso de tres minutos.

Este es un claro ejemplo de una persona presumida que carece de muchas cosas, no vas a aprender nada de él: no te servirá como ejemplo a seguir.

Personas con profesiones poco comunes

Todo el mundo, al menos alguna vez, aunque solo fuera por unos minutos, se imaginó a bordo de una nave espacial que despegaba, se ponía en órbita para un acoplamiento con la ISS, o bien era una estrella de rock con millones de aficionados esperando a que lance sus nuevas canciones, o a ese agente de policía decidido y valiente que descubre el plan traidor de los villanos. Estas son personas sobresalientes, sin duda, pero no aptas para ser un ejemplo a seguir.

Todo esto sucede porque nadie puede convertirse en un nuevo David Bowie, él es único e irrepetible.

Imaginarse la vida de una celebridad, a la que cada minuto observa el mundo entero, es bastante complicado. Y comprender la vida de un astronauta, que durante meses se encuentra en un espacio reducido con un par de compañeros "prisioneros", es imposible, en absoluto.

Un ejemplo a seguir debe adecuarse a la realidad o, al menos, tener algún tipo de fundamento claro para la vida práctica.

Una persona sin sueños

Quizás, este sea el peor ejemplo a seguir. Todo lo que nos distingue del mundo animal son los sueños que aspiramos a cumplir. Aunque sea el más pequeño, y para nada grande, pero es un sueño por el cual vale la pena levantarse cada mañana.

Si alguien dice que los sueños son solo para los idiotas, que la presencia de ciertas bendiciones ya llena de sentido la vida, de este tipo de personas vale la pena correr sin mirar atrás. Estos individuos son tóxicos, sus puntos de vista sobre el mundo pueden envenenar la existencia de cualquiera a su alrededor.

Algunas veces esas personas se hacen denominar a sí mismas realistas y pueden tener bastante éxito en la vida: una buena carrera y una familia. Y sus hijos, a menudo, crecen convencidos de que lo principal es conseguir un buen trabajo y de todas esas "tonterías" del tipo "quiero tocar la guitarra", piensan que deben olvidarse para siempre. Pero una persona sin sueños ya está muerta. Y escuchar sus consejos sí que son una simple tontería.

¿Conoces un buen ejemplo a seguir? Cuéntanos cómo es.

Imagen de portada eastnews

Comentarios

Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas