12 Bromistas cuyas bromas están al borde del bien y del mal

Historias
hace 2 meses

Normalmente se quiere a los bromistas y a las personas divertidas, se les llama el alma de cualquier fiesta. Pero hay que recordar que no todos los chistes son igual de útiles. Nuestra selección va justo de eso: el hecho de que los chistes pueden tener diferentes consecuencias.

  • Mis jefes son dos tontorrones mayores de edad. Durante el año que trabajé con ellos, tuve todo el mostrador de una tienda de chistes en mi oficina. Se escondieron de nuestra jefa de contabilidad, porque “ahora iba a comernos el cerebro”, más de una vez interrumpieron la jornada laboral los viernes. Las llamadas el sábado por la mañana (“Te has quedado dormida y vas a llegar tarde al trabajo” con risas homéricas) son todo un clásico del género. Y todavía no entiendo cómo nuestra empresa sigue funcionando con semejantes fundadores.
  • Principios del siglo pasado. Las chicas del pueblo solían ir a bailar tomando cierto camino. Mi abuelo y sus amigos hicieron correr el rumor de que había fantasmas en la colina. Una noche, la luna llena, las chicas vuelven de baile, y en la colina unas figuras humanas vestidas de blanco bailan en silencio. Todos se asustaron y chillaron. Resulta que fue mi abuelo y sus amigos que se quedaron en ropa interior y fingieron ser fantasmas.
  • Estábamos en la casa de campo. Un amigo, que no sabía cocinar en absoluto, decidió cocer raviolis y me preguntó cómo hacerlo. Le dije algo así como: “Olla — agua — hirviendo — raviolis — hirviendo — 10 minutos”. Transcurrido el tiempo previsto, este chico viene corriendo presa del pánico: “Los raviolis están flotando, ¿qué hago?”. Le dije: “Vaya, se echaron a perder, ahora tíralos”. Realmente, agarró la olla y fue a tirarlos.
  • Mi esposo me gastó una broma. Trabajamos 14 horas durante 5 días seguidos. El último día, llegué a casa y me quedé dormida. Me tumbé en la cama vestida y ya está. Mi marido me despertó: “¡Levántate, nos hemos quedado dormidos!”. Me levanté de un salto y fui a hacer café, y él se echó a reír: “Vuelve a dormir, cariño, solo has dormido 30 minutos”. ¡Cómo le perseguí por toda la casa! © Charlotte Evans / Quora
  • De niño era muy sugestionable. Un día, en el patio, un amigo dijo que había visto un dinosaurio gigante. Le creí, corrí a casa, me encerré y miré por la ventana desde lejos hasta que se hizo de noche. Aquel niño llamó a la puerta y gritó por la ventana que estaba bromeando, pero el monstruo nunca abandonó mi imaginación.
  • Tengo unos 30 años y nunca he tenido una relación duradera. Rompía por varias razones después de 3-4 meses. Todas mis exnovias encontraron el amor después de separarnos, aunque antes de eso, muchas no habían tenido relaciones duraderas o ninguna relación. Ahora casi todas están casadas y felices. Hace poco bromeé sobre este tema en una conversación con mi novia actual. Le dije: “Me dejarás y te casarás”. Y lo hizo. En serio.
  • Mi madre me habló de mi abuelo. Era un niño, vivía en el pueblo. Uno de los vecinos fabricó ladrillos y los dejó para que se secaran. Mi abuelo caminó descalzo sobre los ladrillos. Por la noche, el vecino enfadado vino corriendo diciendo: “¡A ver de quién son estas huellas!”. Pero mi abuelo era listo: cuando caminaba, metía los dedos de los pies. A los 20 años confesó esta travesura a sus padres, que lo sabían, pero también guardaron silencio. Supongo que no les gustaba su vecino.
  • Mis padres vivían en el pueblo. Hubo una broma en el club del pueblo. Antes de la proyección de una película, un joven con chaqueta está comiendo pipas, y una chica se le acerca y le dije: “Dame un poco”. Y él le dice: “Tómalas tú misma, mete la mano en el bolsillo”. La chica le mete la mano en el bolsillo de la chaqueta, y allí hay una masilla desagradable al tacto.
  • El día de los santos inocentes, nuestro alcalde decidió gastar una broma a todo el mundo y publicó una noticia de que durante la reconstrucción del viejo puente ¡habían encontrado un tesoro! Todo quedaría en nada, pero por una extraña coincidencia, el centro arqueológico también publicó una noticia jocosa sobre el tesoro. ¡Menuda coincidencia! Dos fuentes informan de lo mismo, así que es verdad. Luego tuvieron que publicar una rectificación.
  • Encontré una foto antigua de dos niños y me di cuenta de que uno de ellos se parecía a mi amigo. Decidí gastarle una gran broma. Le escribí una carta haciéndome pasar por abogado, y le dije que en realidad era adoptado. Y la foto era la prueba de que eran él y su hermano. Un par de días después, le confesé y me dijo: “Dios mío, ¿fuiste tú? Incluso llamé a mis padres y les pregunté si era adoptado”. © Autor desconocido / Quora
  • Tenía unos 8 años y mi madre me despertó: “¡Anoche nevó mucho! No tienes que ir al colegio, ¡mira!”. Salté de la cama y corrí a la ventana para ver la hermosa nieve. En vez de eso, vi césped. Mi madre me gastó una broma el 1 de abril. © Lacy Windham / Quora
  • Mis familiares se pelean por la casa que quedó de la abuela de mi esposo. Al principio, el sobrino de mi marido se reía de todos, diciendo que su abuela le había prometido legarle la casa muchas veces. Pero resultó que no había testamento alguno. Entonces el hijo de la difunta, tío de mi esposo, gritó que él viviría allí y que no dejaría entrar a nadie. La madre de mi marido dijo: “Vive, pero paga mi parte, o venderé mi parte a quien sea”. La hermana de mi esposo exige que su madre le dé su parte a su hijo (aquel sobrino), ya que la abuela se lo prometió.
    Y mi marido no interfiere. La abuela nunca lo quería, para sus padres su hermana es su hija favorita, por lo que ya entiende que no va a conseguir nada. Sin embargo, al principio no entendía por qué fue a esta reunión familiar, e incluso me llevó con él, hasta que mi esposo sacó lentamente de la bolsa las palomitas de maíz. ¡Qué hombre más gracioso! Nos sentamos juntos en un rincón, crujiendo palomitas y viendo esta “telenovela”.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas