Cómo sale rayada la pasta de dientes + otros secretos

Curiosidades
hace 7 meses

Linda es una interna en una clínica dental. Se acerca a su carro con un café en una mano y un bolso en la otra. Saca las llaves, pero se le caen de las manos. Pone el bolso en el techo del auto, recoge las llaves, abre la puerta, arranca el motor y se marcha. Sale a la carretera y se da cuenta de que dejó el bolso en el techo. Se detiene, sale y mira hacia atrás. Su bolso está en el suelo. Linda se acerca, pero un camión pasa por encima del bolso. Sus cosméticos, un teléfono móvil, un libro y todo lo demás está aplastado y roto.

Linda saca un tubo de pasta dental destrozado. Exprime el gel en la palma de la mano. ¿Cómo es posible? Debería haber un completo desorden dentro del tubo, pero de alguna manera, estas tres rayas de colores no se mezclaron. Están paralelas y tienen el mismo grosor. Linda decide averiguar cómo funciona. Llega a casa y mete la pasta de dientes en el congelador. Después de un par de horas, saca el tubo y lo corta por la mitad. Ve una sustancia congelada con tres colores en su interior. Parece que ponen el gel en el tubo de esta manera, con tres rayas. Al apretar el tubo, la pasta sale uniformemente. Bien, pero ¿por qué no se mezclan estos colores en el interior?

Linda descubre que hay toda una ciencia que estudia la deformación y el flujo de las sustancias en estado líquido, gaseoso y “sólido blando”. Se llama reología. Esta ciencia estudia cómo alcanzar la viscosidad y la densidad necesarias para evitar que la pasta se mezcle dentro del tubo y lograr que se convierta en espuma mientras te cepillas los dientes. Introducen la pasta por la parte de atrás del tubo con la ayuda de una máquina especial. Las diferentes tiras tienen la misma “reología”. Bajo presiones desiguales, conservan el mismo grosor y flujo. Cuando están en reposo dentro de la caja, estas tiras tienen una forma más voluminosa. Pero al apretarlas, se vuelven más finas a medida que se acercan a la boquilla. Salen a la misma velocidad y consistencia sin importar la fuerza con que se apriete.

La pasta de dientes recupera el espesor después de ser presionada. Es como un malvavisco que recupera su forma después de haberlo aplastado. Algunas empresas dentales equipan su producto con un pequeño cilindro conectado a la boquilla dentro del tubo. Llenan el envase con pasta blanca y ponen una pequeña cantidad de dos geles de colores en los lados del cilindro. Al exprimir la pasta de dientes, esta pasa por ambos lados del cilindro y empuja el gel de color fuera del envase. Luego, todo sale por la boquilla en forma de tres rayas.

Hay muchos patrones distintos de pasta dental. Puede ser de tres rayas o de un solo color. Pero el blanco, el rojo y el azul son los clásicos. La franja blanca se encarga de blanquear los dientes y eliminar la suciedad. Esta es una función esencial del dentífrico, por lo que hay mucho gel blanco. La franja azul es responsable de conseguir un aliento fresco y de la protección contra los gérmenes. El color rojo protege y fortalece las encías. Esta no es una regla estricta, y las empresas pueden cambiar las funciones de las rayas como quieran. Linda está un poco mareada por todo este conocimiento, pero parece entenderlo. Exprime la pasta de dientes en el cepillo y piensa: “¿Por qué el cepillo tiene exactamente esta longitud, y por qué la pasta dental debe cubrirlo por completo?”. Los cepillos tienen varias formas, pero todas respetan la misma proporción para lograr una limpieza cómoda.

He aquí un pequeño secreto sobre la cantidad de pasta dental: no es necesario cubrir todo el cepillo. Un poco del tamaño de un guisante es suficiente para limpiar tus dientes. Las empresas quieren que te quedes sin pasta de dientes rápidamente para que compres pronto una nueva. Linda se cepilla los dientes y piensa en la suerte que tiene de vivir en el siglo XXI. Pasta dental, odontólogos, dentaduras postizas... tantas formas diferentes de tratar y cuidar los dientes. Se imagina lo difícil que era para la gente mucho antes de que se inventaran las tecnologías dentales en el pasado lejano. Parece que todos tenían graves problemas dentales y sufrían. Pero en realidad, eso no era así. Incluso la gente de las cavernas tenía una dentadura mucho mejor que la que tenemos ahora. Los arqueólogos han encontrado pruebas de esto. Muchos cráneos antiguos tienen una fila perfecta de dientes sin caries.

Linda no lo cree. Mira su cepillo de dientes eléctrico. Mmm, esas antiguas civilizaciones debían tener algunas tecnologías secretas que no conocemos. Pero no había tecnologías dentales. Para entender cómo se las arreglaban para mantener sus dientes tan sanos, primero hay que entender qué es un diente. Por dentro, está formado por dentina, una sustancia flexible pero duradera. La parte exterior está cubierta por el material más sólido del cuerpo humano: el esmalte. Está hecho de calcio y cubre cada diente. Y no es solo un fuerte escudo. El esmalte está formado por cientos de miles de fibras finas llamadas prismas. Un prisma es frágil, pero un haz de un millón puede ser tan duro como un diamante. Los prismas están estrechamente retorcidos entre sí, como una cuerda, y forman una estructura dental ideal. Por eso los dientes son una herramienta perfecta para la supervivencia. Imagina a un humano de las cavernas comiendo carne y verduras. Esta comida es diferente del filete y las ensaladas en un restaurante. En aquel entonces, la comida era bastante densa y sólida. Para masticarla, había que tener mandíbulas y dientes fuertes.

Cada comida era un verdadero trabajo. Durante la masticación, las fibras de la carne y las verduras limpiaban los dientes de la suciedad y la placa dental. La gente tenía encías fuertes y no conocía las caries. Sus dientes eran prácticamente invulnerables. Muchos años después, empezamos a usar esta excelente herramienta de supervivencia para masticar bollos blandos, hamburguesas, patés tiernos y tortillas francesas. Los dientes ya no reciben la carga para la que se habían adaptado. Por eso se han debilitado. La humanidad se enfrenta a una dieta que nunca ha existido en toda la historia del planeta. Ha pasado muy poco tiempo desde el momento en que la gente masticaba mamuts hasta el instante en que empezó a pedir albóndigas tiernas en un restaurante. En palabras sencillas, la suavidad se apoderó del material más fuerte del cuerpo humano.

Sí, los dientes se debilitaron, pero entonces surgió otro grave problema. El azúcar. Las caries aparecieron cuando trajeron por primera vez el azúcar a Europa. Este manjar se hizo popular al instante. Lo añadían a la comida y lo comían en cubos como si fueran caramelos. El azúcar se consideraba algo prestigioso y caro. Por supuesto, nadie sabía que este producto podía provocar caries. Cuando apareció este problema, la gente empezó a crear nuevas tecnologías dentales. Hay otros destructores además del azúcar. La boca contiene muchas bacterias. La mayoría de ellas ayudan a digerir los alimentos, a deshacerse de los microbios malos y a limpiar los dientes de la placa. Pero también hay gérmenes dañinos que destruyen la estructura de los dientes y forman caries. En el pasado, cuando los alimentos eran más naturales y resistentes, estos microbios no eran peligrosos para unos dientes fuertes.

Hoy comemos alimentos ricos en carbohidratos, condimentos, diversos aditivos y azúcar. Ayudamos a las bacterias dañinas a multiplicarse, haciéndolas más fuertes. Tu estilo de vida también afecta a la salud dental. En el pasado, la gente tenía que conseguir alimentos en los campos, bosques y montañas. Llevaban un estilo de vida activo y quemaban muchas calorías. Ahora nadie trabaja así. Entrenar en el gimnasio es mucho más fácil que intentar cazar un mamut. La falta de actividad aporta calorías. Las calorías adicionales y los gérmenes crean problemas estomacales. Los gases y los ácidos del intestino entran en la cavidad bucal y destruyen también los dientes.

Ahora, solo mira a estos chicos en comparación. Los gatos, leones, osos, tigres, vacas y otros animales con dientes siguen comiendo igual que hace millones de años. Y por eso casi nunca tienen problemas dentales. Muchas tribus de indígenas que viven lejos de la civilización también tienen una dentadura perfecta. Linda se da cuenta de que todo esto es cierto. ¿Y qué tenemos que hacer todos nosotros? ¿Mudarnos a una isla lejana y comer plátanos? No te preocupes, no es tan malo después de todo. Basta con comer menos azúcar, limpiarse los dientes con un cepillo e hilo dental dos veces al día, visitar al dentista con regularidad, y todo saldrá bien.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas