Cómo son los descendientes de 10 pueblos que han cambiado para siempre la historia de la humanidad

Gente
hace 3 años

Egipcios, asirios, aztecas, incas: todos estos pueblos están asociados con la antigüedad y muchos creen que han desaparecido irrevocablemente en el pasado. Sin embargo, continúan viviendo hasta el día de hoy. Es más, un descendiente directo de Moctezuma vive en México, y en Siberia y en la República de Altái se han encontrado muchos residentes que pueden reclamar parentesco con el mismísimo Gengis Kan.

Genial.guru cree que todas las naciones merecen ser consideradas grandes, pero hay quienes están especialmente arraigadas en las páginas de los libros de texto de historia. Y averiguamos cómo son sus descendientes hoy. Y en el bono te diremos dónde hay más posibilidades de encontrarse con personas que tienen la sangre de Gengis Kan en sus venas.

Los quechuas, descendientes de los incas

El pueblo quechua era el más poderoso y desarrollado de América antes de la llegada de los españoles. Fueron ellos quienes fundaron el estado Tahuantinsuyo, más conocido como el Imperio inca, en toda la cordillera de los Andes.

Hoy en día, hay entre 10 y 11 millones de indígenas quechuas en Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, ArgentinaColombia. Sus principales ocupaciones siguen siendo la agricultura y la ganadería, y a menudo trabajan en las minas. Muchos de ellos viven en comunidades unidas por un territorio común, un parentesco de sangre y el culto de un ancestro común.

Griegos pónticos, descendientes de los argonautas

Hace más de 3 mil años, los argonautas de Hélade fueron a conquistar la región del mar Negro y se establecieron allí. Incluso tenían su propio idioma, el póntico, sin embargo, hoy casi no quedan hablantes de él: los pontianos han cambiado al griego moderno o al idioma del país en el que viven actualmente. Actualmente, hay alrededor de 2,5 millones de representantes de esta nación en el mundo.

Nogayos

La mitad de Europa y prácticamente todo el territorio de la Rusia moderna alguna vez estuvieron bajo el poder de los nogayos. Actualmente, los representantes de este pueblo viven principalmente en el norte del Cáucaso y en la región sur del Volga. De este etnónimo proviene el nombre de Estepa de Nogái, el área del asentamiento compacto de los nogayos en el territorio de Daguestán, Stávropol y la República de Chechenia.

En las últimas décadas, se han formado grandes comunidades nogái en otras regiones de Rusia: Moscú, San Petersburgo, Yamalia-Nenetsia y Janty-Mansi. Los descendientes de los nogayos que se mudaron allí en los siglos XVIII y XIX hoy viven en Turquía y Rumania.

Malteses, descendientes de los fenicios

Hace unos 4 mil años, los fenicios eran los principales navegantes y comerciantes del Mediterráneo. Fundaron muchas colonias, incluida la famosa Cartago. Inventaron la escritura no basada en jeroglíficos, sino basada en letras.

Algunos de los descendientes directos de este pueblo son los habitantes del Líbano, ubicado en el territorio de la antigua Fenicia. Pero los científicos han descubierto que hay otros contendientes para unos ancestros tan famosos. Por ejemplo, el 30 % de las muestras de ADN tomadas a los habitantes de Malta comparten con la civilización fenicia un marcador genético conocido como haplogrupo J2. Por cierto, incluso se propuso que Malta se rebautizara como República de Fenicia.

Jasz, descendientes de los escitas y los sármatas

Hubo una época en que los escitas dominaron Asia Menor, la región del Mar Negro y el territorio de la Ucrania moderna. Atacaban los Balcanes y mantenían a raya a los griegos, pero luego fueron conquistados por los sármatas. Una de las tribus sármatas, los alanos, ocupó el territorio de Azov y el Cáucaso, desde donde atacaron Crimea, Transcaucasia, Asia Menor y Media.

Los descendientes directos de los alanos son los osetios, que pretenden recuperar su nombre histórico. Sin embargo, algunos de los herederos del orgulloso pueblo nómada ahora viven en Hungría y se llaman a sí mismos jasz (por cierto, así se llamaba a los osetios en la Rusia antigua). ​En el siglo XIII, sus antepasados se asentaron en la llanura al este del Danubio. Los jasz perdieron su idioma por completo en el siglo XVIII, pero en los últimos años ha aumentado la autoconciencia nacional entre ellos: se celebran regularmente festivales de la cultura jasz, crece su interés por su historia y establecen contactos con los osetios.

Baskires, descendientes de los hunos

Los hunos invadieron Europa en el siglo IV e iniciaron la Gran Migración. Algunos eruditos creen que uno de los clanes de los barkires, unlan, es descendiente directo de los guerreros. Sus representantes viven principalmente en el distrito de Karaidel de Bashkortostán, en parte en el distrito de Buraevsky y dos o tres aldeas del distrito de Baltachevsky.

El nombre “unlar” consiste en la autodenominación de los hunos “un”, registrada en la literatura antigua, y el formante turco de la pluralidad “lar”. Los representantes de esta familia son los descendientes de aquellos nómadas que no pudieron ir a Europa. Pero más tarde se emparentaron con el mismísimo Gengis Kan.

Coptos, descendientes de los antiguos egipcios

Los coptos son descendientes directos de los antiguos egipcios. Este nombre le fue dado al pueblo por los árabes que invadieron Egipto en el siglo VII. Este pueblo mantuvo el calendario de sus antepasados. El año calendario copto consta de 13 meses: 12 meses de 30 días y un mes adicional de 5 o 6 días, según sea año bisiesto o año simple. El año comienza el 29 de agosto, según el calendario juliano, o el 30 de agosto si el año siguiente es bisiesto.

Aztecas

El pueblo nahua son un grupo de pueblos nativos de Mesoamérica, entre ellos los aztecas, que crearon el imperio más fuerte de Centroamérica, pero fueron destruidos por los conquistadores españoles liderados por el conquistador Hernán Cortés. Actualmente, los descendientes de este gran pueblo son considerados hablantes nativos de la lengua náhuatl, y la mayoría de sus hablantes se encuentran en los estados mexicanos de Puebla, Veracruz, Hidalgo, San Luis Potosí y Guerrero. Además, como resultado de la emigración a los Estados Unidos, se formaron diásporas nahua en Nueva York y California.

Por cierto, en noviembre de 2019, el mexicano Federico Acosta, quien resultó ser descendiente del emperador azteca Moctezuma II, conoció al italiano Ascanio Pignatelli, cuyo linaje proviene de Hernán Cortés. El descendiente del conquistador se disculpó con Federico, pero él respondió que no tenía ningún rencor contra los conquistadores españoles.

Asirios

Los descendientes de los creadores de una de las primeras civilizaciones del mundo y los fundadores de Babilonia actualmente viven principalmente en Irán, el norte de Irak, Siria y Turquía. Sus comunidades también se encuentran en Líbano, Rusia, Estados Unidos, Suecia, Georgia, Armenia, Alemania, Gran Bretaña y otros países. El idioma de los asirios modernos se remonta a los dialectos arameos de la población de Asia occidental, pero muchos representantes de este pueblo ya no lo hablan.

Gagaúzos, descendientes de los pechenegos

Los gagaúzos son un pueblo túrquico, asentado principalmente en Besarabia, aunque se pueden encontrar representantes de esta etnia en Bulgaria, Rumanía, Rusia y Grecia. En su sangre se mezcló la herencia de varios grandes pueblos del pasado a la vez: cumanos, pechenegos, búlgaros del Volga y selyúcidas.

A pesar de su origen túrquico, los gagaúzos no se diferencian exteriormente de sus vecinos europeos. La mayoría de los representantes de este pueblo profesan el cristianismo, pero el culto al lobo sigue siendo de particular importancia. La cabeza del animal está representada en la primera bandera de la Gagauzia independiente.

Bono: cómo se encontraron los descendientes de Gengis Kan

Estatua de Gengis Kan en Tsonjin Boldog (Mongolia).

Gengis Kan vivió hace unos 800 años, solo tuvo 5 hijos oficialmente reconocidos, pero podría haber una magnitud más de hijos no reconocidos. Según los cálculos de los científicos, después de 300 años, el gran kan podría tener 5 millones de descendientes.

Los investigadores decidieron encontrarlos mediante pruebas genéticas. Estudiaron los genes de 1 437 hombres. Entre ellos se encontraban los kazajos de Altái, teleuts, jakasios, tuvanos, tayikos, buriatos, evenkis, mongoles, calmucos, kurdos, persas, rusos y otros. El material genético se extrajo principalmente de escolares y estudiantes varones.

Al final, resultó que más de un tercio de los supuestos descendientes de Gengis Kan habitan el territorio de la histórica Mongolia. Además, una gran parte de la “sangre gengisa” estaba contenida en el acervo genético de los kazajos de Altái (8,3 %). Entre el 1,7 % y el 3,4 % de la influencia genética de Gengis Kan se encontró en los habitantes de Altái, Buriatia, Tuvá y Kalmukia.

¿Sabes de dónde provienen tus antepasados? Cuéntanos la historia de tu familia en los comentarios.

Comentarios

Recibir notificaciones