Decidimos averiguar por qué “Avatar” es una película de culto y no un filme multimillonario hueco, como la mayoría cree

Curiosidades
hace 2 años

Doce años después de su estreno, Avatar vuelve a ser la película más taquillera de la historia. En esta lista, está por delante de proyectos de tan alto perfil como Star Wars, Parque Jurásico e incluso la parte final de The Avengers. Al mismo tiempo, la película es controvertida y las opiniones de la audiencia difieren dramáticamente. Mientras que algunos consideran la creación de James Cameron un clásico moderno, otros afirman con desdén que no es más que un filme multimillonario hueco.

Genial.guru volvió a ver Avatar y decidió averiguar si podemos llamarla una película de culto, y si deberíamos estar felices con la inminente continuación de esta historia.

James Cameron siempre marca tendencia

Año 1977. Un joven camionero llamado James, inspirado en una nueva película de Star Wars, deja su trabajo para dedicarse al cine. Un año después dirigirá su primera película, el cortometraje de bajo presupuesto Xenogénesis.

En esta cinta se ven algunos elementos de sus futuros éxitos. Por ejemplo, los personajes principales, el cyborg Raj y su compañera Laurie, recuerdan mucho al robot T1 de Terminator y a Ripley de Alien, respectivamente. Además, en el cartel aparece una mujer de piel azul con el telón de fondo de un paisaje alienígena, dibujado personalmente por James Cameron. El personaje principal de Avatar es recordado involuntariamente.

La película está llena de una variedad de metáforas y significados

Jake Sully usa una cápsula especial para ingresar al cuerpo de un avatar, un híbrido diseñado a partir de un humano y un miembro de la raza Na’vi. Solo con la ayuda de esta máquina, puede volver a caminar y ver personalmente el mundo mágico de Pandora. Todo esto es una metáfora de la inmersión en una película en 3D. El personaje principal, que está en una cámara oscura, interactúa con el mundo como un espectador sentado en una silla de cine.

De este modo, el espectador puede asociarse con el personaje de Sam Worthington. Es familiar y comprensible para cualquier persona. Joseph Campbell, en su libro El héroe de las mil caras, comparando los cuentos de hadas y los mitos de diferentes pueblos y épocas, resumió que la formación de un héroe consta de tres etapas y siempre sigue el mismo escenario. Primero, deja el viejo mundo, luego pasa por una serie de pruebas y por último vive una transformación. Esto es exactamente lo que le pasó a Jake Sully.

Se toca un tema que es cada vez más relevante en nuestra época

La película Avatar toca directamente los temas de la ecología y el consumo inconsciente. Es un recordatorio de que año tras año continuamos destruyendo nuestro propio planeta, a diferencia de los habitantes de Pandora, que existen en armonía con el mundo que los rodea.

Los Na’vi aman el planeta en el que viven, y esto se nota en el más mínimo detalle. Recordemos, por ejemplo, con qué avidez Neytiri bebe el agua de lluvia que se ha acumulado en una hoja. La felicidad se adivina en sus emociones, es claramente consciente de su conexión con la naturaleza y la disfruta. Parece que es eso lo que el director sugiere que deberíamos tratar de alcanzar nosotros también.

James Cameron quería crear una versión fantástica de cómo era nuestro mundo antes. Y así fue como creó Pandora. Alguien notó en la película paralelismos con la deforestación en el Amazonas y en el Tíbet, y con la minería de uranio en Nuevo México, e incluso con la demolición de casas particulares en Moscú.

En la comunidad de fans, existe la opinión de que la gente no entendió el mensaje de Avatar. En realidad no hay que soñar con un mundo de cuento de hadas en el que puedas conectarte con un caballo de seis patas con una coleta, sino apreciar, amar y proteger a tu propio planeta. Y esta coleta simplemente simboliza la conexión espiritual de cualquier persona con la naturaleza.

El mundo circundante está pensado hasta el más mínimo detalle

Los creadores han trabajado duro en el mundo circundante, y muchos de los paisajes de Pandora se parecen a lugares reales de la Tierra. Por ejemplo, James Cameron se inspiró en las montañas del parque Zhangjiajie, de China, que recuerdan mucho a las rocas flotantes.

Y las piscinas y las cuevas resplandecientes son extraordinariamente similares a la laguna bioluminiscente de la ciudad jamaicana de Falmouth y al parque de flores Ashikaga, ubicado en Japón.

Además, los lingüistas crearon un idioma único, que hablan los habitantes de Pandora. Y los botánicos y astrofísicos se ocuparon meticulosamente de la organización de la vida, la flora y la fauna. Es difícil siquiera imaginarlo, pero casi todas las plantas y animales que aparecieron en la película tienen un nombre y una descripción de sus propiedades. Y algunos de ellos incluso se parecen a especies terrestres extintas.

Por si fuera poco, todos los aspectos son científicamente sólidos. Por ejemplo, el gigantismo de plantas y animales se debe a la baja gravedad de Pandora. Las rocas flotantes se justifican con la influencia del campo magnético y la radiación. Y el resplandor de los seres vivos es una forma peculiar de comunicación.

Los Na’vi probablemente eran tan invasores como los humanos

Los fanáticos notaron una característica curiosa que puede indicar que los Na’vi son unos invitados en Pandora, al igual que los humanos. El hecho es que todos los habitantes locales del planeta tienen seis extremidades, cuatro ojos y dos extensiones nerviosas. Además, los animales no tienen pelo, y respiran a través de unos orificios en el cuello o en el pecho.

Los Na’vi son diferentes a todos y son muy similares a los humanos. Sí, tienen una extensión nerviosa en forma de cola, pero solo es una. Y quizás la diseñaron artificialmente para tener una conexión con el planeta.

La influencia de Avatar en el cine convencional es colosal

Los críticos quedaron impresionados por la novedad y la escala de la creación de Cameron: “Vi Avatar y recordé la sensación de cuando vi Star Wars por primera vez en 1977. Esto no es solo entretenimiento, sino un verdadero avance técnico, que contiene mensajes importantes. Está destinada a convertirse en una obra de culto”.

Y es cierto, el director cambió el mundo del cine para siempre. Mejoró el método de animación de la captura de movimiento, aumentando el número de cámaras e instalando una adicional que leía las emociones del rostro de los actores.

Ahora imagínate esto: más de cien cámaras apuntan a los actores vestidos con trajes con sensores. Y mientras los están filmando, la computadora procesa los datos y muestra la animación ya terminada en el monitor del director. Es decir, ya durante el rodaje, no es el actor el que se hace visible, sino su personaje.

Las mejoras son visibles a simple vista. Basta con comparar al Tom Hanks animado de El expreso polar con Sigourney Weaver en Avatar.

El director estaba esperando un momento especial para comenzar a filmar

James Cameron comenzó a trabajar en la trama de Avatar a mediados de los años 90. El director ya tenía una idea clara de cómo sería la película, pensó en los detalles y tomó prestado mucho de las novelas de ciencia ficción. Incluyendo, probablemente, la serie de libros de los hermanos Strugatski, El universo del mediodía. Al menos, el nombre de los planetas en las obras es el mismo: Pandora.

Se planeaba que el rodaje comenzara inmediatamente después del estreno de Titanic, pero Cameron consideró que la tecnología aún no estaba lista para su proyecto. También vale la pena mencionar que la historia de amor de Jake y Neytiri se basa en los personajes de Jack y Rose, de Titanic. En ambos casos, provienen de culturas radicalmente diferentes, cuya conexión viola las normas sociales y obliga a los héroes a tomar decisiones difíciles.

La continuación será aún más grandiosa

Se sabe que el estreno de la segunda parte de Avatar está previsto para finales de 2022. Habrá tres películas más, que se estrenarán posteriormente, con una frecuencia de una cada dos años. El elenco seguirá siendo el mismo, con las incorporaciones de Kate Winslet, Vin Diesel y David Thewlis. Además, los personajes de Sigourney Weaver y Stephen Lang regresarán de alguna manera.

La trama se centrará en el amor de Jake y Neytiri. La mayor parte del rodaje se llevará a cabo bajo el agua y, por lo tanto, los actores se han entrenado con buzos durante mucho tiempo. A su vez, era importante no solo contener la respiración, sino también mantener expresiones faciales naturales, así como mantener los ojos abiertos, sin entrecerrarlos.

Kate Winslet fue más lejos que todos y aprendió a aguantar la respiración bajo el agua durante mucho tiempo. “Para este papel tuve que practicar apnea. Es una locura, imagínate, no respiré durante 7 minutos y 14 segundos”, dice la actriz.

Sigourney Weaver, de 71 años, tampoco se quedó atrás. Así es como bromea: “Realmente no quería escuchar que era demasiado mayor y que no era capaz de hacer algo así”.

¿Recuerdas cómo te sentiste después de ver Avatar por primera vez? ¿Qué recuerdas de la película? ¿Estás deseando ver la continuación?

Comentarios

Recibir notificaciones

Hola soy Fran. Sobre la sensacion de la película me sentí pequeño frente al respeto de los Indigenas con la naturaleza yla fauna. Me recordo bastante a lo que los Europeos hicimos en America Norte, Central y Sur con los indígenas. Es ina película que se puede ver varias veces y que decir del paisaje, uf, Espero ver todas las partes que hagan de esta película y nos conciencien que si no cuidamos de lo que tenemos desapareceremos. Un daludo

-
-
Responder

Lecturas relacionadas