Freddie Mercury le dejó la mitad de su fortuna a esta mujer, y te contaremos por qué

Famosos
hace 4 años

Freddie Mercury era homosexual, pero el gran amor de su vida fue una mujer. Mary Austin lo conoció antes de que su banda, Queen, saltara a la fama, y ambos pasaron casi la mitad de sus vidas juntos, incluso luego de que el cantante le confesara su orientación sexual. Él le dedicó la canción “Love of my life”, y ella lo acompañó siempre, hasta en sus últimos momentos.

Genial.guru quiere compartir esta historia contigo para mostrarte que el amor verdadero se encuentra en donde menos se espera.

En 1991, cuando Freddie Mercury murió de neumonía complicada por el SIDA a los 45 años, Mary Austin era quien estaba a su lado. Al partir, él le dejó la mitad de todo su patrimonio, a pesar de que había pasado los últimos años de su vida en una relación estable con Jim Hutton, su novio.

En total, su herencia fue de más de 70 millones de dólares y una mansión de 28 habitaciones en Kensington, Londres, en donde ella vive hasta el día de hoy. “¿Qué mejor persona para dejarle mi fortuna cuando me vaya?”, había dicho en una entrevista. Pero ¿por qué Freddie quiso dejarle parte de todo lo que había conseguido en la vida a esta mujer?

Era el año 1969, y Austin, nacida en una familia de clase modesta, trabajaba en Biba, una tienda de moda en Londres. Mercury también atendía un puesto de ropa usada muy cerca de allí, en Kensington. Fue ahí en donde se conocieron. Todo pasó muy rápido, y a los pocos meses ya convivían. Como ella recordaría años después, “Crecimos juntos”.

Un año después, el éxito y la fama de Queen les cambió la vida, y con ello se mudaron a un departamento de lujo. Ella era su consejera, la única que podía ponerlo en su lugar, incluso lo regañaba cuando, el ahora rico Mercury, desperdiciaba dinero. El cantante empezó a planear su vida con Austin y, al poco tiempo, le propuso matrimonio. Ella aceptó.

Austin acompañaba a Mercury a sus giras y ensayos. Pero, aunque él impresionaba al mundo, ese éxito no lo acompañaba a casa. Su relación se fue enfriando hasta el punto en el que Austin pensó que su prometido le era infiel. Cuando pudo reunir las fuerzas para discutirlo, Freddie le confesó que era bisexual.

Austin se fue del apartamento en donde ambos vivían, pero no de la vida de Mercury. Nunca dejó de ser su compañera y siguió acudiendo a sus conciertos, escuchando sus problemas, manteniendo el secreto de su sexualidad, e incluso de su enfermedad. Y él la siguió amando hasta el final. “Cuando murió, sentí que habíamos tenido un matrimonio. Lo habíamos cumplido en las buenas y en las malas, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad”, diría Austin años más tarde.

Y Mercury pensaba lo mismo. “Todas mis parejas me han preguntado por qué no pueden reemplazar a Mary, pero eso es simplemente imposible”, dijo una vez. “El único amigo que tengo es ella, y no quiero a nadie más. Para mí, ella era mi esposa ante la ley. Para mí, fue un matrimonio”.

Ella estuvo antes del éxito y la fama, y también después, incluso cuando las cosas se tornaron dolorosas y la enfermedad se coló en sus vidas. Lo acompañó en sus últimos momentos, y por eso es quien heredó mucho de lo que Mercury consiguió a lo largo de su vida. Así se ve Mary Austin hoy.

Freddy ademas de un excelenteeeeeee cantante, UNA GRAN PERSONA,, y lo demostró con esta acción, no se olvidó de quién estuvo a su lado siempre, y que fue su GRAN AMOR...

-
-
Responder

¿Qué piensas de esta historia de amor? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas