Mujer rompe el Internet tras contar como obtuvo una casa sin pagar ni un centavo

Historias
hace 7 meses

¿Quién no ha soñado con tener su casa propia? Es más, con lo difícil que está la situación, dicho sueño parece cada vez más difícil. Sin embargo, Dios bendiga el Internet, puesto que existe mucha gente que está dispuesta a compartir sus secretos sobre cómo hacer que los sueños se vuelvan realidad. Este es el caso de Demi Skipper, una mujer que se volvió viral por compartir con el mundo cómo obtener una casa sin pagar ni un solo centavo. Aquí te contamos su historia.

Demi Skipper inició su aventura en mayo de 2020 al proponer un trueque en Craigslist, lo que, con el tiempo, se convertiría en una oferta para adquirir su primera casa propia en Tennessee.

Este viaje le llevó poco más de un año y medio de esfuerzo y dedicación. Así, Demi Skipper logró transformar un simple pin para el cabello en una casa.

La joven cuenta que se inspiró en Kyle MacDonald, quien en 2006 logró intercambiar un clip rojo hasta obtener una casa. Gracias a él, Skipper se propuso alcanzar su objetivo antes de que terminara el verano, y fue gracias al trueque de distintos objetos, que este año pudo obtener su casa propia, sin hipoteca, sin cargos y sin gastar un solo centavo, excepto en los gastos de envío.

Pero esta aventura no fue fácil. De hecho, la casa es su intercambio número 28 desde que comenzó su proyecto en mayo de 2020. La ingeniosa joven trabaja a tiempo y aún así, logró dedicar exitosamente sus tiempos libres para obtener su tan soñada casa. Durante el confinamiento, Skipper documentó todo para sus seguidores de TikTok, que en aquel entonces sumaban cero.

“Había tantas personas que decían que no era posible. Estaba dispuesta a hacer esto hasta por cinco años si eso era necesario para llegar a la casa”. dijo la joven “Ahora me despierto y digo ‘¿es esto real?’ Tengo la casa. ¡Cambié esto con un pin para cabello!”, concluyó.

Cuando Skipper compartió uno de sus intercambios más recientes, una tarjeta de celebridad de Chipotle, con sus ahora casi cinco millones de seguidores en TikTok, recibió una inesperada avalancha de críticas.

La tarjeta le brinda al propietario comida gratuita e ilimitada en Chipotle durante un año, además de una cena para 50 personas, y tiene un valor aproximado de $20,000, lo que la hace muy rara y valiosa. Sin embargo, muchos afirmaron que era la peor decisión que había tomado en su viaje hasta ese momento y que nunca encontraría a alguien dispuesto a intercambiarla por un artículo igual de valioso

Pero eso no le importó a Skipper, y después de meses de búsqueda, recibió un correo electrónico de la “mayor fanática de Chipotle”, una mujer llamada Alyssa que dirigía una empresa de flores en Canadá. Alyssa aceptó intercambiar un remolque con paneles solares de un valor de $40,000 a cambio de la tarjeta.

Después de que el intercambio se hiciera oficial, Skipper contactó a Alyssa junto con representantes de Chipotle, lo que casi la hizo emocionarse hasta las lágrimas, ya que es una gran aficionada de su comida. Skipper dijo: “Ese fue un momento realmente genial. Encontré a la única persona que realmente quería esta tarjeta”. (Alyssa trabaja en un refugio para mujeres y tiene planeado donar parte de la comida gratuita de Chipotle al refugio).

Sin embargo, Skipper pronto se cayó de la nube cuando se dio cuenta de que su nuevo remolque estaba atascado en Canadá por problemas de aduana. Tuvo que esperar tres meses para poder recogerlo personalmente y llevarlo desde la frontera de Canadá con Estados Unidos a su hogar.

De regreso a casa, Skipper comenzó de inmediato a buscar su próximo intercambio. Así que envió un mensaje a una mujer que había mostrado cierto interés y las dos comenzaron a conversar por teléfono. La mujer al teléfono le preguntó a Skipper: “¿Estás lista?”. Antes de explicarle que ella era una apasionada de las viviendas y que en algún momento llegó a poseer alrededor de 15 casas diferentes y que había estado siguiendo el viaje de Skipper desde el principio y estaba esperando el intercambio adecuado. Este remolque era justo lo que buscaba.

Así, Skipper recibió la gran oferta de obtener su casa en Tennessee y, la mañana siguiente del Día de Acción de Gracias, Skipper se encontraba en un vuelo rumbo a su nuevo hogar y, tras una cena con “la dama de la última casa”, finalmente tenía las llaves en su mano.

La emoción invadía su ser mientras contemplaba lo lejos que había llegado desde aquel modesto trueque inicial. Cada obstáculo y desafío valieron la pena en ese momento. Ahora, con las llaves en la mano y el futuro brillante ante ella, Skipper sabía que su viaje estaba lejos de haber concluido.

Había encontrado algo más que intercambios materiales; había descubierto la increíble capacidad de perseverancia y la magia de los sueños hechos realidad. Corrió emocionada hacia la casa y se dejó llevar por las lágrimas en jardín delantero. Aquella casa, con sus dos pequeños dormitorios, cocina, sala de estar y baño, era simplemente “perfecta”.

De esta manera, Skipper y su esposo dejaron atrás su casa de alquiler en San Francisco y se mudaron a Tennessee para renovar y vivir en su nuevo hogar, ahora, piensa intercambiar el pin para cabello original para enmarcarlo en su nuevo hogar, como un símbolo de su increíble viaje.

El proyecto Intercámbiame puede parecer un viaje tranquilo, pero en realidad fue todo lo contrario. Tomando en cuenta todas las decepciones que Skipper tuvo que pasar, muchas personas se habrían rendido, pero Skipper nunca lo hizo.

“Creo que he aprendido a ver lo negativo y convertirlo en positivo”, explica. “Si alguien hubiera dicho que iba a cambiar algo que no vale ni un solo centavo por una casa que vale millones de veces más, siento que la gente diría que es imposible. Pero esto me hace sentir que todo es posible ahora”.

Al recordar su primer video borroso en TikTok, en el que temblorosa se grabó sosteniendo el pin para cabello y el anuncio en Craigslist, Skipper dice: “No tiene sentido. No se suponía que yo fuera la persona que hiciera esto. Pero me convertí en esa persona y ahora tengo una casa”.

Así, la joven reflexionó sobre su increíble viaje. Menciona que cada desafío superado y cada obstáculo enfrentado han moldeado su carácter y han demostrado que la determinación y la fe en uno mismo pueden llevarnos a lugares inimaginables. A pesar de las dudas y los momentos difíciles, ha demostrado que la perseverancia y la visión pueden convertir lo imposible en realidad.

Tras enfrentar un desafío tan agotador, Skipper está dispuesta a repetirlo todo de nuevo y tiene la esperanza de donar la casa a alguien que realmente la necesite.

Con una sonrisa en su rostro, dice: “Fui la segunda persona en hacerlo una vez. Pero quiero ser la primera persona en hacerlo dos veces”.

Imagen de portada trademeproyect / Instagram

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas