He invertido más de 100 000 USD en cirugía plástica para parecerme a Britney Spears

Gente
hace 3 meses

Bryan Ray, un ferviente admirador de Britney Spears, ha gastado miles de dólares en más de 100 procedimientos estéticos con el fin de parecerse a la estrella del pop. Sin embargo, declara que aún no ha terminado, ya que planea cambiar el color de sus ojos a pesar del riesgo de perder la vista. En una entrevista, explicó cómo comenzó todo.

Empezó a cambiar de aspecto en la adolescencia

La cuestión de si los padres deben permitir que sus hijos adolescentes se sometan a cirugía plástica ha sido motivo de acalorados debates en Internet durante mucho tiempo y el tema cobró especial relevancia después de que se hizo público que Kylie Jenner se había sometido a un aumento estético de labios a los 17 años.

Para Bryan Ray, estaba claro desde el principio que sus padres lo apoyarían en cualquier decisión que tomara. Su propio viaje de transformación comenzó a los 17 años, cuando su madre pagó 25 000 dólares por unas carillas para recrear la sonrisa de Britney Spears. Más tarde, recibió su primera rinoplastia como regalo de cumpleaños número 21.

En una entrevista, habló de su deseo de cambiar de apariencia, diciendo que ve su transformación como una obra de arte en progreso. También dejó claro que no busca la perfección, sino que se inspira en la belleza de Britney, que cree ha evolucionado con el tiempo. Como tal, aspira a mantener un nivel de belleza que refleje al de su ídolo, incluso si está en constante cambio.

Se requiere de bastante compromiso para mantener los resultados

Bryan, ahora de 35 años, se ha sometido a varios otros procedimientos cosméticos, incluyendo otra rinoplastia, inyecciones de grasa en las mejillas, levantamiento de párpados, depilación láser, aumento de tejidos blandos y labios, y tratamientos frecuentes de Botox.

Para mantener los resultados, invierte en cuidados regulares, incluyendo Botox cada seis semanas, depilación completa del cuerpo cada 10 semanas y casi 500 dólares al mes en productos para el cuidado de la piel. Sin embargo, su madre ya no le paga, lo hace él mismo.

Es consciente de sus propias limitaciones

Sin embargo, su experiencia con la cirugía plástica no está exenta de críticas, y Bryan reconoce que la sociedad todavía estigmatiza a quienes buscan parecerse a celebridades mediante procedimientos estéticos. Es consciente de que su estilo de vida no es para todos, pero a pesar de la posibilidad de que la gente lo etiquete como un “extraño” o “loco”, Bryan cree que su franqueza contribuirá a reducir cualquier estigma asociado con las transformaciones mediante cirugía plástica. Su objetivo es seguir fomentando la positividad corporal a su manera y el respeto por las elecciones individuales.

Además, Bryan no espera parecerse exactamente a la cantante estadounidense, ya que afirma entender las limitaciones de sus propias características físicas. En cambio, su objetivo siempre ha sido colaborar con cirujanos plásticos para alterar características específicas, inspirándose en la apariencia de Britney.

Ha conocido a su ídolo en múltiples ocasiones

Bryan ha tenido el privilegio de conocer a la estrella del pop en 3 ocasiones. Su encuentro favorito fue en Maui mientras estaba de vacaciones con su familia. Recordó estar nervioso al encontrarse inesperadamente con Spears en un mercado. Logró tener una pequeña charla con ella, durante la cual le agradeció por ser una inspiración e incluso le contó que había arreglado sus dientes para tener una sonrisa como la de ella, a lo que Britney respondió con un halago que él atesora como “un tremendo cumplido de por vida”.

A pesar de su fama, Bryan encontró a Britney amable y sencilla, dejándole una impresión positiva duradera.

Britney Spears ha escrito sus memorias, The Woman in MÍ (La mujer que hay en mí), en donde revela anécdotas inéditas sobre su vida bajo el centro de atención. Entre las revelaciones está la devastadora razón por la que se afeitó la cabeza en 2007.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas