La historia de una condesa escandalosa que convirtió su vida en un proyecto mediático mucho antes de que aparecieran las redes sociales

Famosos
hace 1 año

Vivimos en la era de la fotografía, con 1,2 billones de fotos tomadas solo en 2021. Una persona moderna puede sacar el teléfono en cuestión de segundos y capturar la imagen de un amigo para compartir su retrato en las redes sociales. Sin embargo, antes había que quedarse quieto un rato largo frente a la cámara para obtener la deseada foto. Pero esto no detuvo a algunas mujeres que estaban ansiosas por mostrarle al mundo su belleza.

En Genial.guru decidimos conocer la historia de la escandalosa condesa Virginia de Castiglione, quien es considerada la primera modelo de fotografía del mundo.

  • Virginia Oldoini nació en 1837 en Florencia; era hija del marqués Filippo Oldoini, quien se desempeñaba como diplomático, e Isabella Lamporecchi. El padre descuidaba a su hija. La niña creció en el gran palacio de su abuelo, viviendo por su cuenta.
  • El comportamiento de la pequeña Virginia era poco común. Mientras que sus coetáneas aún jugaban con muñecas, ella mostraba interés en coquetear. Por ejemplo, podía mirar con altivez a un hombre adulto y decir: “Ten un poco de paciencia... creceré pronto”.
  • Un día, su padre se enteró de que su hija les escribía cartas obscenas a los muchachos. Entonces envió a Virginia a un convento para su reeducación. Pero cuando llegó allí, la chica comenzó a demostrar diligencia y una fe fanática, y una semana después las monjas la devolvieron a su casa.
  • En 1854, insistieron en que Virginia se casara con el conde de Castiglione, que era 12 años mayor que ella. El hombre sabía perfectamente que la elegida nunca lo amaría, pero no pudo rechazar la perspectiva de comprometerse con una joven verdaderamente hermosa.
  • Se rumoreaba que antes de la boda, la rebelde Virginia llegó a tener una aventura romántica con un oficial de la marina. En aquellos días, semejante comportamiento no cumplía con los requisitos establecidos para una joven mujer a punto de casarse. En el matrimonio, la condesa tampoco pretendía ser una matrona doméstica y hacía lo que le daba la gana. Sin embargo, dio a luz al heredero del conde.
  • El primo de la condesa de Castiglione era ministro. Él decidió utilizar la belleza de su prima con fines diplomáticos. Para ello, envió a Virginia a París y le ordenó seducir al emperador Napoleón III por todos los medios posibles.
  • Cuando la condesa apareció por primera vez en un baile del palacio imperial, la orquesta interrumpió por un momento su actuación y la atención de todos se centró en la joven. Obviamente, el espectacular gesto de los músicos había sido tramado por el primo de Virginia con antelación.
  • La recién llegada joven se inclinó ante el emperador y la emperatriz, después de lo cual Napoleón III invitó a la chica a bailar. No pudo resistir el encanto de la condesa, y pronto tuvieron una aventura. Mientras tanto, su esposo le pidió la separación.
  • En la corte, la condesa de Castiglione se comportaba de manera desafiante. Podía pararse en medio de la sala y comenzar a exigir que los hombres que pasaban se inclinaran ante ella como si fuera una diosa. Se negaba a hablar con las damas. Ella declaró: “Igualo a las damas de más alta cuna con mi nacimiento, las supero con mi hermosura y las juzgo con mi mente”.
  • Una vez, Virginia apareció en un baile sosteniendo la mano del emperador, comportándose como su esposa. Fue un escándalo. La joven llevaba un vestido de dama de corazones, poco apropiado para los estándares del siglo XIX. El escote de su vestido estaba confeccionado con la tela más fina y no dejaba lugar a la imaginación.
    La emperatriz lo vio. Se acercó y con una sola frase puso a la condesa en su lugar: “Señorita, su corazón se ha movido de lugar”. Después, la emperatriz envió a Virginia a casa. En la foto de abajo puedes ver a la condesa vestida de dama de corazones. Se puede suponer que Virginia llevaba el mismo vestido con el que había ido al baile imperial.
  • Mientras estaba en París, Virginia visitó el estudio fotográfico de Pierre-Louis Pearson, ubicado en el Boulevard des Capucines. Allí, la condesa encontró algo de su agrado: comenzó a posar para las fotografías. Era tan popular que pronto las fotos de la chica empezaron a usarse con fines publicitarios. Por ejemplo, los dueños del taller podían pedirle a la condesa que usara este o aquel vestido para una sesión de fotos.
  • De esta manera, incluso antes de la era de las redes sociales, Virginia se convirtió en la primera modelo en hacerse un nombre con la ayuda de fotografías. Se podría considerar una Kim Kardashian del siglo XIX.
  • En aquel tiempo, el proceso de creación de una fotografía era largo. La modelo tenía que quedarse quieta frente a la cámara durante casi un cuarto de hora. Teniendo en cuenta que Pearson tomó cerca de 700 fotografías de Virginia, se puede decir que dedicaba largas horas a su afición. La condesa no solo posaba para las fotografías, sino que también las dirigía, es decir, pensaba hasta en el más mínimo detalle de la imagen.
  • Antes de separarse de su esposo, la mujer logró gastar la mayor parte de su fortuna en disfraces para sus innumerables sesiones de fotos. A menudo aparecía interpretando a personajes literarios o históricos, como Lady Macbeth o Ana Bolena. Y la fotografía más popular fue la imagen en la que Virginia mira a la lente de la cámara a través de un monóculo.
  • A Virginia le encantaba enviarles fotos a sus conocidos, aunque nadie lo pidiera. Así era como ella mostraba su bondad. Pero hay razones para creer que la condesa de Castiglione también les enviaba fotografías a sus enemigos en las que se veía temible, ya que le terminó enviando una imagen de este tipo a su exmarido.
  • Cuando el conde de Castiglione intentó llevarse a su hijo, ella se paró frente a la cámara para tomarse una foto llamada “Venganza”. Su rostro en la foto no presagiaba nada bueno para su exmarido. A continuación se muestra una imagen llamada “Asesino”, que también se puede clasificar como una fotografía aterradora de la condesa.
  • Muy pronto, el romance con el emperador quedó en la nada. La condesa de Castiglione regresó a Italia. Con el tiempo, comenzó a ver los primeros signos de envejecimiento en el reflejo del espejo, y esto la horrorizó. Virginia se quejaba: “Mi tiempo se acabó cuando apenas había llegado”.
  • Unos años más tarde, decidió aparecer de nuevo entre el público parisino, por lo que volvió a Francia. Su comportamiento se volvió aún más excéntrico. Una vez, Virginia llegó a un baile con un vestido indecentemente abierto. La gente se enteró y en el próximo evento se juntó una multitud para presenciar el espectáculo. Pero la condesa logró sorprender a todos aún más. Ella apareció con un vestido que parecía una túnica monástica. Virginia era completamente impredecible.
  • La condesa se volvió aún más atrevida en relación con la fotografía. Posaba en el tocador e incluso permitía que tomaran fotos de sus pies, lo que para los estándares de la época era absolutamente inaceptable. Pero cuanto más envejecía, más rápido se desvanecía su interés por la fotografía, y luego desapareció por completo.
  • Al final, Virginia incluso se negaba a salir. Pintó de negro las paredes de su vivienda, puso cerrojos en todas las puertas y quitó los espejos. La condesa salía de la casa solo de noche para pasear a los perros. Ella decía: “Cuanto más conozco a la gente, más amo a los perros”.
  • La condesa de Castiglione planeaba abrir una exposición en 1900 con sus fotografías titulada “La mujer más bella del siglo”. Sin embargo, este sueño quedó incumplido: murió un año antes de la fecha prevista para la exposición.
  • Para la posteridad, la condesa dejó las siguientes palabras: “El Todopoderoso no sabía lo que estaba haciendo cuando me envió al mundo. Me esculpía, me esculpía, luego miró su excelente trabajo y se quedó sin palabras. Me terminó dejando en un rincón porque no encontró un lugar adecuado. Luego se fue por un rato, y cuando regresó, el rincón estaba vacío”.

¿Cuáles son tus impresiones acerca de la condesa de Castiglione?

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas