La Torre Eiffel podría volver a ser pintada de su vibrante color original

Lugares
hace 7 meses

Es uno de los monumentos nacionales más importantes de los Estados Unidos, con más de 500 000 visitantes cada año. El Monumento a Washington fue construido para conmemorar a George Washington, el primer presidente estadounidense. Pero si alguna vez lo has mirado de cerca, en persona o googleando sus fotos, seguramente habrás notado que tiene dos colores diferentes. Bueno, no es una elección de diseño, si eso es lo que te estás preguntando. La Sociedad del Monumento Nacional de Washington, la autoridad a cargo de la construcción, se quedó sin fondos y el proyecto quedó suspendido en la década de 1850. Las autoridades tardaron otros veinticinco años en reanudar la construcción. Terminaron los dos tercios superiores del monumento en 1884.

Dado que usaron mármol de una ubicación diferente, debido al tiempo transcurrido, era difícil imaginar cómo se comportarían estos materiales en el futuro. Estas dos secciones se parecían mucho al principio. Pero con el tiempo, principalmente debido a los vientos, la lluvia y la erosión, terminaron teniendo diferentes tonalidades. Incluso hay una tercera porción de mármol que solo se nota si prestas mucha atención. Los constructores inicialmente buscaron un proveedor de mármol en Massachusetts, pero rápidamente se dieron cuenta de que los colores no coincidían. Tuvieron que cambiar a otro proveedor, pero su error resultó en este tercer tono de mármol. Solo se nota al principio, por lo que la mayoría de la gente piensa que el monumento tiene dos colores. Los constructores descubrieron la diferencia bastante rápido y encontraron un tipo de mármol que se parecía al inicial. Pero el nuevo material también cambió de color, principalmente debido a las condiciones climáticas.

¿Eres una de esas personas a las que les gusta pasar su tiempo libre en Pinterest o Instagram en busca de su próximo destino de viaje? Entonces seguro que no te has perdido una pequeña ciudad italiana llamada Cinque Terre. La razón por la que es tan popular entre fotógrafos y viajeros son sus edificios pintados de vivos colores, que contrastan con las aguas cristalinas del océano. Estas casas vienen en una gran selección de colores, desde verde hasta amarillo o incluso rosa brillante. Así que no es de extrañar que esta ubicación sea un éxito. Se parece más a una pintura que a un lugar real en la Tierra. Pero ¿por qué estas casas son tan magníficamente brillantes? Las leyendas locales dicen que los pescadores solían pintar sus casas de varios colores para que pudieran verlas rápidamente desde el agua cuando regresaban a casa desde el mar.

Ahora, algunos edificios vienen con colores tan específicos que sus habitantes tienen prohibido cambiarlos por ley. Es el caso de la “Ciudad Rosa”, también conocida como Jaipur, en India. Tiene numerosos edificios de diferentes tonos de rosa, desde rosa pálido hasta fucsia. Esta impresionante coloración se remonta a la década de 1800. Se rumorea que el maharajá indio de la época, Sawai Ram Singh, quiso darle la bienvenida al príncipe Alberto durante su visita. Entonces, literalmente pintó todo el pueblo de rosa. Lo cual, por supuesto, plantea la pregunta: ¿por qué eligió el rosa y no cualquier otro color? Pues resulta que este tono daba la sensación de tratarse de un lugar acogedor o con hospitalidad. Jaipur no es la única ciudad monocromática del mundo. Su contraparte azul se encuentra en Marruecos. Se llama Chefchaouen.

Algunos lugareños dicen que la ciudad está pintada de azul para simbolizar el hermoso colorido del mar Mediterráneo. Otros consideran que pintar sus casas de azul las mantiene más frescas cuando hace calor. Hay quien afirma que pintar una casa de azul puede ayudar a mantener alejados a los mosquitos. La gente cree que el tono se asemeja a las olas del mar, que no es realmente un lugar deseable para los insectos, si lo piensas bien. Esta construcción se ha convertido en el símbolo indiscutible de la ciudad del amor. Aaah, La Tour Eiffel, puedo oler una baguette recién horneada, ¿tú no? Bueno, resulta que la Torre Eiffel tiene un pequeño secreto cromático.

Este famoso monumento francés está pintado de castaño en estos días. Pero no siempre ha sido de este color. El ingeniero que construyó la torre (y que también le dio su nombre) fue un hombre llamado Gustave Eiffel. Él decía que la pintura inicial utilizada para la torre, un rojo muy brillante, ayudaría a proteger la construcción del óxido. Algo así como el puente Golden Gate de San Francisco. Pero desde que se construyó, la Torre Eiffel ha tenido muchos colores diferentes, como ocre, amarillo y varios tonos de marrón. En un momento, incluso usaron el efecto de pintura ombré. Esto hizo que pareciera que la torre se estaba desvaneciendo al alcanzar el cielo.

Nunca he escuchado una historia más conmovedora que la del “abuelo arcoíris” taiwanés. Su nombre es Huang Yung-fu y su historia comienza a fines de la década de 2000. Dado que oficialmente era el último residente, las autoridades locales estaban a punto de derribar su pequeño pueblo para dejar espacio para un moderno complejo de apartamentos. Para sobrellevar su tristeza, el hombre comenzó a pintar las paredes de las casas de su pueblo. Comenzó con dibujos de pájaros, gatos y, finalmente, personas. En 2010, un estudiante universitario se enteró de este pequeño proyecto y el resto es historia. Con la ayuda de una campaña de recaudación de fondos, este pequeño pueblo ahora atrae a una asombrosa cantidad de turistas cada año: ¡más de un millón! No es de extrañar que las autoridades finalmente hayan renunciado a sus planes.

Ya que estamos en el tema de los hermosos diseños, ¡hay una biblioteca que en realidad parece una estantería gigante! No, no es una escena de una película de fantasía; ¡alguien realmente construyó eso! Una de las fachadas de la Biblioteca Pública de Kansas City parece una fila de libros alineados en un estante. Bueno, en realidad no es normal, ya que los libros miden 8 metros de alto y 3 de ancho cada uno. No es necesario ser un amante de los libros para querer visitar el lugar. La canasta más grande del mundo no está diseñada para gatos con sobrepeso, en realidad es un edificio. Sí, hay un edificio que tiene forma de canasta. Puedes encontrarlo en Newark, Ohio. Inicialmente se construyó para servir como sede de Longaberger Company, un productor estadounidense de cestas de madera hechas a mano. También es reconocido entre los profesionales como uno de los ejemplos más notables de arquitectura mimética. Se trata de un tipo de diseño en el que los edificios se construyen imitando su función o su propósito.

El edificio cubre 16 700 metros cuadrados. Su construcción costó alrededor de 30 millones de dólares y se completó en 1997. Con 7 pisos y un atrio central, también tiene un techo de vidrio que deja entrar la luz natural. Esta inmensa cesta también está rematada por dos asas de acero. Está equipada con elementos calefactores que evitan que se congele. También protegen el atrio de cristal situado justo debajo de cualquier hielo que pueda caer sobre él durante la temporada de invierno. En Darmstadt, Alemania, hay un complejo de edificios residenciales construido en la década de 1990. Nombrado Waldspirale, tiene un diseño maravilloso, así como una historia interesante. El nombre se traduce literalmente como “espiral del bosque”. Esto podría referirse al plano del edificio, junto con el hecho de que su techo es verde. Sin embargo, no solo es el color.

Este edificio en espiral tiene un bosque asombroso en su techo, con arces y tilos. La construcción se completó en el año 2000. Tiene 105 apartamentos y más de 100 ventanas, cada una de ellas con su forma y tamaño particular. Con 12 pisos en su punto más alto, el edificio también alberga una cafetería y un bar. ¿Otra característica interesante? Cada esquina de la construcción está redondeada. Si alguna vez visitas la ciudad de Róterdam en los Países Bajos, trata de no perderte las casas Cube. Estos edificios únicos se ubican sobre el nivel del suelo en la parte superior de un puente peatonal, cerca del centro de la ciudad y de la estación de metro Rotterdam Blaak. En el siglo XX, la ciudad de Róterdam sufrió daños. Es por eso que más tarde se convirtió en el foco de nuevos diseños de arquitectura de vanguardia. El arquitecto holandés Piet Blom comenzó a diseñar viviendas funcionales, que también podrían dejar espacio para los peatones en la planta baja.

Para hacer estas casas, se inspiró en elementos simples, como bosques y árboles. Cada casa se coloca sobre un pilón hexagonal, una construcción hecha de hormigón y diseñada para parecerse al tronco de un árbol. Cada uno de estos pilones tiene una escalera que conduce a zonas de estar bien espaciadas. Otro ejemplo de una casa que parece salida de un cuento de hadas es la Casa Nautilus. Puedes encontrarla cerca de la Ciudad de México. Con su forma de concha, es también una de las primeras representaciones de la “bioarquitectura”. El hombre detrás de este diseño único es Javier Senosiain.

Se inspiró en las obras de Gaudí y Frank Lloyd Wright. El concepto mismo de “bioarquitectura” es que los edificios deben construirse sobre la base de estructuras que se encuentran en la naturaleza. También se supone que le recuerda a la gente su historia y sus tradiciones locales. La Casa Nautilus no tiene mucho espacio de almacenamiento, según los constructores. Pero es resistente a los terremotos y no requiere mantenimiento. Sin mencionar los cientos de vidrieras diminutas con los colores del arcoíris que decoran el edificio.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas