Mi cuñada me hacía la vida de cuadritos hasta que decidí darle una lección

Crianza
hace 5 meses

Al casarse, una novia no solo gana un esposo, sino también a toda su familia. Con algunos familiares puedes llevarte bien, con otros es mejor mantener una actitud neutral, pero hay quienes es preferible mantener a distancia. La protagonista de nuestra historia toleró durante mucho tiempo que su esposo y su familia siempre defendieran a su cuñada, pero finalmente encontró una forma de defenderse.

La narradora cuenta: “No soporto a la hermana menor de mi esposo. Siempre está haciendo cosas inapropiadas, y se supone que no debemos enojarnos con ella porque ‘¡es solo una niña!’ (son sus palabras favoritas, aunque hace tiempo que ya creció). Mi esposo siempre la defiende porque es la menor de la familia, diciendo que a los pequeños se les permite todo. Yo también soy la menor en mi familia, pero nunca actué de esa manera.

Intenté mantener una relación neutral con mi cuñada, pero hoy fue la gota que derramó el vaso. Mi esposo y yo no habíamos podido encontrarnos con viejos amigos durante dos años, y finalmente organizamos una reunión en nuestra casa. Preparé la cena, hice ravioles para todos. Estaba exhausta, pero cualquier esfuerzo vale la pena por unos buenos amigos.”

Apenas nos sentamos a comer, sonó el timbre. Mi cuñada, a quien nadie había invitado, apareció para la cena. Mi esposo admitió que accidentalmente le mencionó sobre nuestra reunión con amigos y ella decidió venir sin ser invitada. No podíamos echarla, así que la sentamos con nosotros.

Todo iba bien al principio. Estábamos disfrutando de los aperitivos y luego serví los ravioles. Fui a la cocina a buscar queso. Escuché que mi cuñada quería ayudar trayendo comida a la mesa y le dije: “¡Gracias, pero no es necesario!”. Sin embargo, escuché un ruido fuerte. Todos se sorprendieron y yo cerré los ojos por el horror, sabiendo lo que había sucedido pero sin querer verlo. Al abrirlos, las lágrimas me inundaron: todos los ravioles, en los que había trabajado durante horas, estaban en el suelo. Mi cuñada simplemente encogió los hombros y dijo: “Oh, son solo pasta con relleno. Compraré más”.

En ese momento, al restarle importancia al esfuerzo que había puesto en la cena, exploté. La llamé torpe por arruinar toda la cena y le pedí que se fuera de nuestra casa. Ella se fue llorando y yo me quedé con lágrimas en casa. Mis amigos me consolaron, me ayudaron a limpiar y luego pedimos pizza.

Cuando mi cuñada arruinó toda la comida que había estado preparando durante horas, mi marido la defendió y afirmó que yo estaba exagerando y que había sido demasiado emotiva. Esa noche, sus familiares comenzaron a llamarnos, reprochándome por haber hecho llorar a su “niña” por algo tan tonto como la comida. Al principio, me sentí mal, pero luego tuve una idea: dejaría que mi esposo se pusiera en mi lugar y veríamos cómo se siente y de qué lado estaría.

Esperé al fin de semana y le propuse: “¿Por qué no intentas ponerte en mi lugar y preparar tú mismo los ravioles? Luego podremos ver si realmente crees que reaccioné de manera exagerada”. ¡Vaya lección que no olvidará en mucho tiempo!

Mi esposo aceptó rápidamente, diciendo: “¡Vamos, no puede ser tan difícil!” Ese entusiasmo solo le duró unos 30 minutos antes de que se desvaneciera. En resumen, le tomó una hora solo amasar la masa para 60 ravioles. No moví un dedo para ayudarlo, ya que nadie me había ayudado con esa cena.

Cuando la masa estuvo lista, comenzó a hacer el relleno, lo que le llevó otros 40 minutos. Luego empezó a extenderla, cortar cuadros, poner el relleno, cerrar los bordes... ¡Parecía una eternidad! En total, todo el proceso le llevó más de 4 horas. Y eso sin contar la preparación del aderezo y las guarniciones. Al decirle todo lo que aún quedaba por hacer, casi se pone a llorar.

Al cabo de una hora de comenzar a cocinar, comenzó a disculparse, y pude ver cómo comenzaba a comprender el esfuerzo que su hermana había destrozado. Hablamos mucho sobre ella y otros incidentes similares, y cómo su familia siempre la consentía. Reconoció que tampoco le gustaba cómo trataban a su hermana, pero eso siempre había sido así.

Días después, recibió un mensaje de voz de un pariente. En él, su querida hermana se burlaba, admitiendo que había dejado caer intencionadamente los ravioles para “darle una lección a esa arrogante”. Nunca había visto a mi marido tan enfurecido.

Fue a hablar con sus padres y les contó lo que había hecho realmente su hermana. Ella lo negó todo hasta que mi esposo reprodujo el mensaje de voz. Luego, prohibió a su hermana entrar en nuestra casa hasta que se disculpara sinceramente conmigo y compensara el daño.

La cuñada montó un auténtico escándalo, llorando desconsoladamente. Su madre, en lugar de reprenderla, regañó a mi marido por haberme elegido a mí por encima de su propia familia. Finalmente, mi marido rompió relaciones con todos los parientes maternos y se fue de la casa. Y, sabes, desde entonces nos hemos sentido mucho más tranquilos.

Lamentablemente, hay situaciones donde los padres favorecen a uno de sus hijos y lo consienten en exceso. Es doloroso sentirse el hijo menos favorito, pero por otro lado, hay muchas más oportunidades de crecer como una persona equilibrada y no como un completo egoísta.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas