Puse un candado en la puerta de mi hija para proteger sus pertenencias de las hijas de mi cuñado

Crianza
hace 1 año

Tener un adolescente en casa es siempre una especie de lotería: hoy puedes tener una brisa fresca, mientras que mañana puede convertirse en una tormenta. Y cuando tienes tres adolescentes que no se llevan bien, que la suerte te acompañe. Por suerte, todo esto es temporal, y con paciencia y algo de habilidad, puedes encontrar fácilmente la salida.

Uno de nuestros lectores de Genial.guru nos envió un correo electrónico pidiendo ayuda con una situación que los ha estado molestando a él y a su hija. Hemos tomado nota y estamos aquí para echar una mano a Daniel para que resuelva este problema lo antes posible.

¡Hola, Daniel! Gracias por confiar en nosotros con este problema. En Genial.guru hemos encontrado algunas maneras de solucionar esta situación.

  • Tengan una charla familiar de corazón a corazón, siéntense y háblenlo entre los tres: Emilia, tu esposa y tú. Dile a Emilia que comparta todos sus sentimientos y menciona sobre la falta de intimidad que está sufriendo. Mientras tanto, explícale a tu esposa que te duele ver a tu hija desdichada. Ella entenderá tus intenciones si realmente te abres a ella y compartes tus preocupaciones.
  • Pide a las niñas que respeten más la intimidad de Emilia. Explícales que tomar cosas sin permiso no es pedir prestado, sino hurtar. Hazles saber que el candado se quitará en cuanto aprendan la diferencia y estén dispuestas a ser más consideradas.
  • Ayúdale a tu cuñado a encontrar un departamento. Ya está en una situación bastante difícil: se divorció y no tiene dónde ir. Tal vez ni siquiera tenga suficiente motivación o energía para buscar un lugar debido a la depresión. Ofrécele tu ayuda y quizá encuentre un nuevo hogar más rápido.
  • No quites el candado y dejes a tu hija indefensa. Aunque no lo parezca, en este momento, el candado refleja que reconoces las frustraciones de Emilia y la apoyas plenamente. No hay nada peor que sentirse inseguro e impotente en tu propia casa, así que deja que eso sea una fuente de confianza para tu hija.
  • Tranquiliza a tu hija diciéndole que no vas a quitarle el candado. Se sentirá más segura y tranquila, ya que eres la única persona que le muestra su apoyo. Dile que la situación es temporal y que siempre estarás a su lado.

Los problemas familiares pueden poner a prueba tu carácter y tus relaciones. Por eso es importante tomar decisiones con prudencia y sin precipitarte. Las peleas ocasionales son inevitables, pero por suerte, siempre es posible hacer que funcione si todos los miembros de la familia cooperan.

Si sientes que no hay luz al final del túnel, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Nos aseguraremos de ayudarte lo antes posible. Solo tienes que enviarnos un correo electrónico y estaremos a tu lado.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!