Qué es la insuficiencia cardíaca y por qué es importante que todos sepan más sobre esta afección

Salud
hace 4 años

Hasta cierta edad, no le prestamos atención a la salud del corazón y pensamos que la juventud en sí misma es una garantía de que funcione normalmente. Sin embargo, la insuficiencia cardíaca es una enfermedad insidiosa que puede aparecer a los 20 y después de los 60 años. Anualmente, más de 26 millones de personas la padecen. Por fortuna, algunos pacientes han compartido datos y han contado sus historias para advertirnos y hacernos reflexionar acerca de esta afección.

Genial.guru decidió descubrir cómo evitar la insuficiencia cardíaca y detectar sus síntomas a tiempo tanto en uno mismo como en los seres queridos.

1. ¿Qué es la insuficiencia cardíaca?

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad en la que el corazón sigue latiendo, pero su eficacia disminuye considerablemente. Como resultado, la circulación sanguínea disminuye y nuestro cuerpo deja de recibir suficiente oxígenonutrientes.

Si no se toma ninguna acción, la enfermedad comienza a afectar cada vez más al corazón (incluso su forma cambia). Por lo general, la insuficiencia cardíaca no se puede curar, pero sus síntomas se pueden controlar.

2. Cómo se manifiesta en la práctica

Los principales síntomas de la insuficiencia cardíaca son:

  • Falta de aire, que se manifiesta tanto con esfuerzo físico como en reposo. Sucede que a los pacientes les falta el aire incluso cuando están acostados o durmiendo.
  • Fatiga que no desaparece ni siquiera después de un buen descanso y/o es mucho más fuerte durante la práctica de deportes, al subir las escaleras, etc.
  • Hinchazón de las piernas, liviana por la mañana, pero que aumenta gradualmente hacia el final del día.
“Tengo 31 años, soy un hombre de Canadá, de unos 175 cm de altura, y peso unos 72,5 kg. Mi médico me está haciendo chequeos para detectar problemas del corazón porque tengo síntomas tempranos de insuficiencia cardíaca. Me despierto por la noche sin aliento. No puedo hacer esfuerzo físico, ni siquiera si es algo tan simple como subir unos tramos de escaleras. Cuando lo hago, me falta mucho el aire”.

Síntomas menos comunes:

  • Largos ataques de tos, que pueden aumentar de noche. Respiración con sibilancias.
  • Edema del abdomen.
  • Falta de apetito.
  • Aumento o pérdida repentina de peso.
  • Mareos, pérdida de conciencia.
  • Fallos en el ritmo cardíaco normal.

Si has notado al menos uno de estos síntomas y la situación está empeorando, es mejor consultar inmediatamente a un médico. Es posible que tengas una enfermedad menos grave que la insuficiencia cardíaca, pero al menos sabrás a lo que te enfrentas.

3. Causas

La probabilidad de desarrollar insuficiencia cardíaca aumenta considerablemente después de los 65 años. Pero puede ocurrir antes por varias razones, cuando el músculo cardíaco y el sistema circulatorio son afectados por:

  • Cardiopatía isquémica.
  • Presión arterial alta y problemas del ritmo cardíaco.
“He estado fumando desde los 14 años. Hoy me enteré de que todo este tiempo tuve hipertensión no diagnosticada, que apareció precisamente por fumar. Poco a poco afectó a mi corazón, y ahora tengo insuficiencia cardíaca congestiva”. Fumar te matará más rápido de lo que crees. Me diagnosticaron insuficiencia a los 24 años. Luego, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) a los 28, y tal vez cáncer de pulmón a los 30 años. Las personas no aprenden una lección hasta que es demasiado tarde para dejar de fumar. El daño al cerebro, al corazón, a las arterias y, a veces, a los pulmones es completamente irreversible. Así que déjalo hoy, por favor. P. S. Hoy es el primer día para mí ".
  • Ataque cardiaco.
  • Miocardiopatía.
  • Enfermedades infecciosas, abuso de alcohol, drogadicción.
“Dejé de beber después de haber pasado ebrio todo un verano. Me despidieron, odiaba ese trabajo, pero lamenté los 8 años perdidos. Luego encontré otro lugar diminuto para pagar las cuentas. Me maltrataban, pero necesitaba dinero. Pensé que tenía un fuerte resfriado. Me costaba llegar del auto hasta el edificio del trabajo para registrarme, y le pedí a alguien más que buscara al gerente para poder ir a casa. Fui al médico, y me dijo que tenía neumonía. Pero era un día de fin de semana y no me hicieron una radiografía. Los siguientes días tuve problemas para respirar, no dormía porque no podía acostarme. Volví al médico y, en esa ocasión, me hicieron una radiografía. Las enfermeras no podían tomar mi pulso porque mi corazón latía demasiado rápido. Lo siguiente que supe fue que estaba en una ambulancia, y nadie me decía lo que estaba pasando porque temían que entrara en pánico. Mi presión arterial era de 260/150, y estaban sorprendidos de que hubiera sido capaz de llegar al médico por mi cuenta. Los siguientes 6 días los pasé en cuidados intensivos, en donde me conectaron a todo tipo de equipos que puedan imaginarse. Luego me dieron de alta, pero regresé a trabajar solo 2 semanas después. Otras 3 semanas más tarde, en el trabajo, mientras hablaba con un colega, literalmente me derrumbé de debilidad. Al día siguiente fui a la sala de emergencias y me dijeron que había tenido un ataque al corazón. Solo quiero que todos los que intentan dejar de beber piensen en esta historia. El alcohol no vale el riesgo. Yo simplemente tuve suerte”.
  • Cardiopatía congénita.
  • Problemas de tiroides, riñones, diabetes, obesidad, etc.
“Acabo de regresar del hospital, y tengo insuficiencia cardíaca crónica. Necesito cambiar por completo mi estilo de vida. Soy un hombre de 27 años que pesa unos 200 kg. No necesito consejos ni apoyo en este momento, pero estoy seguro de que los necesitaré en el futuro. Creo que debería trabajar para perder unos 113 kg, pero es muchísimo. Durante los últimos 4 días, mientras estuve hospitalizado, leí mucho sobre el tema. Tendré que perder peso gradualmente, porque mi corazón solo funciona al 15 % (y uno normal lo hace al 60 %)”.

4. Cómo protegerse a uno mismo y a los seres queridos

  • Duerme lo suficiente y trata de evitar el estrés.
  • Desarrolla hábitos alimenticios saludables (menos grasas, salado, dulce), mantén tu peso normal y haz ejercicio con más frecuencia.
  • Controla la cantidad de alcohol y nicotina que consumes. Lo ideal es descartarlos por completo.
  • Incluye más vegetales, frutas, nueces, granos, papas y legumbres a tu ingesta de alimentos diaria, y, a la vez, reduce la cantidad de productos de origen animal que consumes. Las dietas a base de vegetales pueden ser efectivas para prevenir y tratar la insuficiencia cardíaca.

  • Y, por supuesto, tómate los síntomas más en serio y verifica con más frecuencia si los presentan tus familiares que han tenido un ataque al corazón o que tienen problemas con los vasos sanguíneos. O simplemente hazles leer este artículo.

Incluso si tienes insuficiencia cardíaca congénita, esa no es una razón para desesperarse

“Mi padre tenía EPOC e insuficiencia cardíaca congénita. Tiene 62 años, 165 cm de altura. Hace 3 años, su peso era de 122 kg, no podía ir caminando hasta la esquina y de regreso. Luego perdió 68 kg y ahora pesa 54 kg. Corre casi 10 km por día y nada 5 veces por semana. ¡Es mi héroe!”.

Con un tratamiento adecuado, la dieta correcta y ejercicios especiales, los síntomas de esta afección se pueden reducir.

¿Cómo cuidas tu corazón? ¿Tienes malos hábitos que podrían hacerle daño?

Imagen de portada Depositphotos

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas