Qué pasaría si los personajes de animé fueran personas reales

Curiosidades
hace 5 meses

Te frotas los ojos, no lo puedes creer. Tu amigo se ha convertido en un auténtico personaje de animé. Le tiras el cabello y le tocas la piel para ver si se trata de una broma. La foto que te envió no tenía ningún filtro. Tu madre llama a tu puerta y te dice que el desayuno está listo. Entras en pánico y escondes a tu amigo en el armario justo cuando ella entra a la habitación. Mira a su alrededor confundida por todo el desorden. Te dice que ordenes y salgas a desayunar antes de que se enfríe. Le susurras a tu amigo que espere en tu habitación mientras comes, solo tardarás 10 minutos.

Devoras la comida mientras tu madre y tu padre te miran boquiabiertos. En menos de 30 segundos terminas la comida, das las gracias, regresar corriendo a tu habitación y cierras la puerta. Tu amigo está en tu cama, mirando su teléfono sin preocuparse por nada. En cambio, tú no puedes creer lo que está pasando y te conectas a Internet para ver si alguien más se transformó en un personaje de animé. Te encuentras con un hilo sobre una persona que está pasando por lo mismo. Menciona que irá a una convención de animé que se celebra en tu ciudad, pero tendrás que tomar el autobús para llegar.

Tú y tu amigo se escabullen por la ventana, bajan por la escalera de emergencia y llegan a la calle. Toman el primer autobús y encuentran asientos en la parte de atrás. Miras tu teléfono y descubres que tu clase de la mañana se ha cancelado. Sin embargo, un correo electrónico te informa que tu examen de hoy se adelantará una hora. Comprendes que tal vez no llegues a tiempo. Todos en el autobús los miran. Están sorprendidos por el aspecto realista de tu amigo, e incluso le toman fotos. Le das tu sudadera con capucha y le dices que se cubra para no llamar más la atención. El viaje dura alrededor de una hora, hasta que por fin llegan a su destino. Está repleto de fanáticos del animé vestidos con sus disfraces favoritos de Pokémon, Attack on Titan, Dragon Ball Z y muchos más.

Antes de esperar en la fila, te das cuenta de que deberías comprar algunas cosas y camuflarte con tu entorno. Tu amigo te ayuda y conserva la sudadera con capucha para no llamar la atención. Si bien todos están disfrazados, tu amigo destaca. La capucha se le cae por accidente, y algunas personas lo ven y gritan de emoción. Varios fanáticos vestidos de personajes de animé se lanzan sobre él, le toman fotos y le preguntan cómo hizo ese disfraz. Nadie sabe qué personaje es. Como está en una convención de animé, no tiene que preocuparse por no llamar la atención, pero aun así no quieres atraer tantas miradas.

Esperan en la fila, hasta que por fin consiguen sus boletos y entran. Abres el hilo e intentas contactar a la persona que está pasando por lo mismo. Te responde: dice que busques a la Princesa Guardiana en el primer nivel. Estás aún más confundido que antes. Hay música de fondo y todo tipo de competencias espontáneas. De pronto, tu amigo es arrastrado a una competencia del mejor disfraz. Lo hacen subir a un escenario y los ojos y las cámaras se posan en él. Tu amigo te mira confundido, tú le devuelves una mirada con la misma sorpresa. Finalmente, comienza a posar y se adapta a su papel a la perfección.

De pronto, sus ojos brillan y unos anillos luminosos aparecen alrededor de su puño. Su cabello se eriza. Tus ojos se abren de par en par; esto no forma parte del espectáculo, pero los demás no piensan lo mismo. Subes al escenario a toda velocidad y te lo llevas de allí. Regresa a la normalidad, todo el mundo lo abuchea. Justo cuando bajan, anuncian que ha ganado el primer premio, pero ya es tarde: los dos han desaparecido. Tu amigo está asustado y no sabe qué pasó. Cree que venir aquí puede haber sido un error. Revisas tu reloj, aún puedes llegar a tu clase. Ves a una mujer vestida de blanco que sigue todos tus movimientos. Has notado su presencia desde el autobús. Llevas a tu amigo a tomar un refresco antes de tomar el siguiente autobús.

Revisas el teléfono para buscar más información. Mientras tanto, tu amigo bebe su refresco y te ayuda con tu investigación. De pronto, cae de rodillas al suelo y aprieta los puños. Te acercas para ayudarlo a levantarse, pero ves que sus pupilas se vuelven rojas. Sus puños desprenden rayos. El suelo comienza a temblar. Retrocedes unos pasos, tienes miedo y no sabes qué hacer. Algunas personas se acercan y toman fotos para compartirlas en las redes sociales. Tu amigo está cada vez peor. Todo lo que lo rodea comienza a flotar, incluidas las personas que se toman selfis, las fotos en la pared y la tienda más cercana. Todos creen que esto forma parte de la convención. Te acercas e intentas calmarlo, pero tú también estás flotando. Volteas y ves a la que parece ser la Princesa Guardiana, con el cabello azul cielo y un vestido blanco. Sus ojos también se vuelven rojos y comienza a flotar. Ella y tu amigo se miran y se persiguen a la velocidad del rayo. La convención está siendo destruida y todos entran en pánico. Intentas encontrar un lugar donde esconderte, pero su velocidad está rompiendo todas las tiendas y los escenarios.

Un año después... Despiertas en tu casa, listo para tu próximo semestre en la universidad. El mundo es casi un 50% personajes de animé, pero han aprendido a llevarse bien. Desayunas en casa, el presentador de las noticias es un personaje de animé. No has visto a tu amigo desde la convención. Nadie sabe a dónde han ido él o la Princesa Guardiana. A pesar de que casi la mitad del mundo son personajes de animé, casi todos son pacíficos con los demás. Los científicos no pueden explicar lo que pasó o si se puede revertir. Tampoco saben por qué las personas se transformaron en personajes. Bajas las escaleras y esperas el autobús, pero llegas tarde.

Te diriges al metro a pesar de que es la peor hora. Hay personajes de animé por todas partes. Algunos son tan pequeños que tienen su propia sección para ellos. Las criaturas gigantes se han mudado de la ciudad y han encontrado un lugar para vivir en el campo, donde no pueden hacerle daño a nadie. Después de un largo día de clase, regresas a casa para descansar. Ves una figura sombría detrás de tu puerta que se acerca lentamente a ti. Dice ser tu amigo. Tiene el cabello blanco y parece... siniestro. Te dice que sabe cómo detener esto de una vez por todas.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas