Qué sucede cuando te pica un avispón gigante asiático

Animales
hace 6 meses

Estás temblando. Gotas de sudor caen por tu rostro. Tus ojos asustados miran hacia arriba, observando un gran insecto volador. El avispón gigante asiático, del tamaño de un pulgar, se cierne sobre ti. Es uno de los insectos más peligrosos del planeta. Y no solo porque su aguijón parezca una aguja. Este insecto puede causar una verdadera crisis económica en todo el mundo y conducir a la extinción masiva de muchas especies de criaturas vivientes en la Tierra.

Pero podemos hablar de eso más tarde, porque ahora te va a doler. La picadura del avispón gigante es una de las más peligrosas y dolorosas entre los insectos. Estás a punto de descubrir qué le sucede al cuerpo humano después de que el aguijón perfore la piel. No tiene sentido correr; el avispón te alcanzará de todos modos.

Vuela a tu alrededor. Oyes un extraño crujido. El avispón mueve sus mandíbulas para asustarte y mantenerte a distancia. Después de un par de segundos, ataca. El avispón te pica justo en el hombro. Oh, no le importa tu ropa. El aguijón puede atravesar una capa gruesa de tela e incluso la ropa protectora de un apicultor. Necesitas un traje especial similar a un traje espacial para protegerte del avispón. Desafortunadamente, no tienes uno.

Al principio, sientes como si una aguja al rojo vivo perforara tu cuerpo. A través de esta aguja, el avispón inyecta veneno en tu piel. Esta sustancia dilata las paredes de los vasos sanguíneos alrededor de la picadura, lo que enrojece la piel. Tu cuerpo combate la sustancia extraña y envía células inmunitarias. Pero el veneno destruye tus células de defensa, haciendo que tu piel se hinche.

La sangre infectada es filtrada por los riñones. El veneno contiene una sustancia que es tóxica para este órgano. Pero tus riñones no te molestan tanto como tu hombro. El sitio de la picadura está hinchado y rojo. Está ardiendo. ¡La hinchazón puede durar de horas a días! Es solo un avispón, pero te puede picar diez veces. Solo imagina lo que sucedería si agitaras un nido. Tendrías que esconderte en densos arbustos o saltar al agua para escapar. Si te pican varias veces, debes ir al hospital.

En cualquier caso, tienes suerte de no tener graves consecuencias. Las personas con alergias deben mantenerse alejadas de los avispones gigantes. La picadura puede ser catastrófica para su cuerpo. Para evitar encontrarte con estos monstruos, aléjate de su nido. Puedes escuchar un zumbido alarmante desde lejos. Los avispones gigantes asiáticos son agresivos y pican a cualquiera que pase cerca de su hogar. Las autoridades siempre se deshacen de sus nidos si aparecen dentro de los límites de la ciudad. Pero no solo para que dejen de atacar a la gente, sino también para evitar el apocalipsis. Y así es como puede suceder.

Una de las cosas favoritas de los avispones gigantes asiáticos es atacar las colmenas. Vuelan lejos del nido, y cuando encuentran una colmena, la marcan con una feromona única. El olor atrae a otros avispones. E incluso un pequeño grupo de ellos puede destruir completamente la colmena. Unos 20 avispones pueden acabar con unas 30 000 abejas. ¡Imagina el daño que pueden causar miles de avispones! Este es el principal peligro que presentan.

Al transferir el polen entre las plantas con flores, las abejas las ayudan a crecer, reproducirse y producir alimentos. Las abejas polinizan las plantas que comen las vacas y otros animales. Gracias a ellas tenemos cultivos de algodón. Si los avispones acaban con las abejas, habrá una escasez mundial de ropa de algodón.

Las simples camisetas, jeans y chaquetas se volverán más caras y tarde o temprano desaparecerán de los mercados. Muchas bayas y frutas pueden perder su rico sabor y contenido vitamínico. Esto puede conducir a una falta de vitaminas no solo en animales, sino también en humanos.

No podrás ponerte tus jeans y tu camisa favorita e ir a un restaurante a comer una jugosa hamburguesa. Las berenjenas, los pimientos picantes, los kiwis, los arándanos y otros productos desaparecerán de las tiendas. Especies enteras de animales dejarán de existir junto con las plantas. Esto conducirá a una crisis aún mayor no solo en la agricultura, sino también en la economía mundial. Imagina fichas de dominó cayendo una por una: así es como se verá.

Junto con esto, aumentará el número de avispones. Casi no hay animales en el mundo que puedan controlar el crecimiento de la población de avispones. Si la gente no hace nada, todos tendrán que usar trajes protectores gruesos para caminar afuera. Los avispones se infiltran en casas y automóviles y pican a personas y mascotas. Por supuesto, la gente es consciente de este peligro y toma todas las medidas posibles para controlar la población de avispones.

Desafortunadamente, las abejas no pueden protegerse a sí mismas. Su picadura no puede dañar a los avispones. Las abejas son mucho más pequeñas, por lo que están completamente indefensas. Pero una especie de abeja ha desarrollado una forma fantástica de resistir a los avispones.

Conoce a la abeja japonesa. Tan pronto como un avispón gigante entra en su colmena, lo atacan instantáneamente, cubriendo al enemigo con sus cuerpos. Una vez que el avispón queda atrapado en este denso capullo vivo, las abejas comienzan a vibrar. Su agitación es tan rápida que simplemente queman el avispón. Después de eso, las abejas descartan al insecto mucho más grande que ellas y continúan con sus asuntos.

Bueno, la estrategia es efectiva para un avispón, pero ¿y si aparecen muchos de ellos? Lo más probable es que las abejas no puedan cubrir a todos los enemigos. Además, las abejas japonesas no pueden enseñar a otras abejas cómo luchar contra los avispones. Afortunadamente, los humanos controlan la población de avispones gigantes.

Todos los avispones pertenecen a la familia de las avispas. Y entre ellos, el avispón asiático no es el insecto más espeluznante. ¿Qué tal una avispa que puede convertir a otros seres vivos en zombis? Las avispas “manipuladoras de arañas” pueden hacer eso. Este diminuto insecto vive en las selvas tropicales. Vuela entre árboles sosteniendo un huevo la mayor parte del día y busca al huésped perfecto. Este anfitrión se encargará más tarde de su descendencia.

La avispa examina la fauna local, olfatea, evita a los depredadores y... nota una telaraña. La araña usa esta red para atrapar otros insectos. Pero esta vez, la araña misma se ha convertido en presa. La avispa se acerca pero no pica. Simplemente deja caer el huevo sobre la araña y se va volando. ¡Está hecho! La araña no puede hacer nada ya que el huevo está pegado a su espalda. El cazador probablemente ni siquiera sienta al invitado. Pero luego la larva sale del huevo y la vida de la araña se convierte en una pesadilla.

Día tras día, la larva de la avispa se alimenta de la araña. No puede sacarla de la espalda porque la avispa bebé controla su mente. La larva ha inyectado una sustancia especial en el cuerpo de la araña. El veneno tiene un efecto aterrador en el cerebro de la araña. Ahora, la araña se preocupa más por la vida de la larva que por la suya propia.

La araña comienza a tejer una telaraña de forma inusual de seda más rígida. Hace un patrón de red particular dentro del cual la larva estará segura. Luego, cuando la avispa bebé alcanza cierto nivel de desarrollo, abandona a la araña exhausta y se aferra a la red. Luego, crea un capullo que se convertirá en su hogar por un tiempo. Cuando llega el momento, la avispa emerge del capullo. Puede volar y ahora es capaz de cuidar de sí misma.

Ya sea una avispa hembra o macho, el insecto comienza a buscar pareja para crear descendencia. Luego, si es hembra, pone un huevo, lo agarra y comienza a volar por la jungla en busca de una nueva araña.

Hay avispas parasitoides aún más ingeniosas. ¡Conoce a una de ellas! Cuando la hembra está a punto de poner sus huevos, comienza a buscar una niñera. Ajá, una mariquita. La avispa vuela hasta el escarabajo y suelta un solo huevo a través de su picadura. Cuando la larva sale del huevo, se abre camino dentro de su huésped.

Han pasado veinte días. Durante este tiempo, la larva se ha desarrollado dentro de la mariquita y ahora está saliendo. Pero, el trabajo de “niñera” aún no ha terminado. La larva crea un capullo entre las patas traseras de la mariquita. En su interior evolucionará hasta convertirse en una avispa adulta. Pero para mantener el capullo a salvo, la larva hace de su anfitrión un guardaespaldas.

Si algo se atreve a acercarse, la mariquita hará todo lo posible para proteger el capullo. Cuando se forma la avispa dentro del capullo, deja a su guardaespaldas. Aún se desconoce la forma en que la avispa controla la mente de la mariquita.

Hay muchos parásitos además de las avispas. ¡Algunos de ellos pueden controlar animales e incluso humanos!

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas