Si escuchas un zumbido detrás de la pared, sal de tu casa

Curiosidades
hace 7 meses

¿Buscas algo repugnante? Bueno, ¿has venido al lugar correcto? Déjame explicarte... ¡Oh, hora de la limpieza de primavera! Caminas por la casa, tarareando una canción alegre, cuando escuchas un leve zumbido. Te detienes y aguzas los oídos, y aquí va de nuevo, aparentemente desde detrás de la pared de la cocina. Te acercas y notas una mancha marrón que no estaba allí ayer. Tocas el lugar, y ¡oh, el horror! ¡El panel de yeso se hunde bajo tus dedos y una nube entera de avispas sale volando del agujero, zumbando furiosas! Corres por tu vida y las avispas te persiguen por perturbar su nido. Cuando estás lo suficientemente lejos, la nube zumbante regresa a la casa. Parece que ahora es su hogar, no el tuyo.

Puede parecer una película, pero, de hecho, las avispas construyen sus nidos en las casas, especialmente en las de madera. Prefieren espacios oscuros y cerrados, por lo que pueden hacer un hogar en el hueco de un árbol, una caja de abono, un cobertizo o tu propio ático. Probablemente lo peor es que quizá no notes una infestación de avispas dentro de tu casa hasta que sea demasiado tarde. En primavera, las avispas reinas migran para encontrar un nuevo hogar y poner sus huevos. Si a una de ellas le gusta tu casa, se arrastrará dentro de algún rincón oscuro y acogedor y se esconderá allí. Aproximadamente dentro de una semana, nacerán las primeras crías de avispas y, si el espacio es demasiado reducido, comenzarán a roer las partes de madera para hacer espacio para su colonia en crecimiento.

Sin embargo, pueden pasar algunos años antes de que notes los síntomas de una infestación. Se cree que las avispas regresan al mismo lugar todos los años porque dejan atrás sus feromonas. Y la colonia crecerá con cada año que pase también. Las avispas masticarán tablas de madera e incluso yeso para sentirse cómodas, y es posible que escuches sus crujidos y zumbidos mientras trabajan. Si escuchas sonidos extraños detrás de tus paredes, no esperes mucho y llama al control de plagas; significa que la colonia ya es lo suficientemente grande como para causar problemas. En el peor de los casos, las entrañas de tu casa podrían estar repletas de avispas para entonces.

Sin embargo, el último y más obvio síntoma de una infestación es cuando ves manchas o rayas marrones en los paneles de yeso. Eso significa que las avispas ya están a un pelo de ti y están a punto de entrar en tu espacio vital. Pueden masticar fácilmente a través de paneles de yeso, y es posible que termines encontrándote con invitados inesperados por la noche o mientras cenas. Las avispas son probablemente las peores plagas con las que infestarte: no solo socavan tu morada, sino que también protegen mucho su territorio. Si salen de su espacio entre las paredes y entran en tu casa, te atacarán de inmediato como un intruso. ¡Qué groseras!! Y no se debe jugar con las picaduras de avispas, especialmente si tienes alergia. Hay numerosas especies que pueden habitar dentro de las casas, pero quizá las más complicadas sean las chaquetas amarillas. Tienen un cuerpo distintivo con rayas amarillas y negras, son más grandes que otras avispas y su picadura es mucho más desagradable. Agrega a eso su agresividad natural y obtendrás un insecto volador con el que no querrás encontrarte.

Aún así, si notas alguno de los síntomas de una infestación de avispas, asegúrate de no tomar ninguna medida por tu cuenta y llama a los profesionales.Trabajar con productos químicos fuertes como pesticidas no es seguro y, además, puedes hacer más daño que bien si no sabes exactamente lo que estás haciendo. Se necesita habilidad y conocimiento para deshacerse de todas las plagas en tu casa, y si dejas solo un par de avispas, especialmente la reina, todos tus esfuerzos pueden ser en vano. Así que déjalo en manos de los expertos. Un insecto más discreto pero no menos peligroso que no querrás tener en casa es el barrenador de la madera. También hay docenas de especies diferentes de esos, y algunos no son más que una molestia, mientras que otros pueden ser bastante destructivos.

Los barrenadores de la madera obtienen su nombre de, bueno, perforar madera, y hacer agujeros en ella. Cuando estos insectos están listos para poner sus huevos, buscan un lugar acogedor con mucha madera alrededor (como debajo del piso de madera, por ejemplo) y descansan allí. Las larvas que nacen tienen hambre, por lo que comienzan a masticar la deliciosa madera en la que las dejó su madre. Pueden comer casi las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y solo se detienen cuando finalmente maduran y están listas para explorar el mundo exterior. Mientras lo hacen, dejan pequeños orificios de salida en los artículos de madera en los que vivían. El peligro es que estos escarabajos son silenciosos, a diferencia de las avispas, por lo que no escucharás nada mientras comen su comida favorita: la alacena. El primer signo de su presencia que probablemente notarás es el orificio de salida, y eso significa que el barrenador de la madera ya ha causado algún daño en el interior.

Si bien la mayoría de las especies de barrenadores no hacen mucho daño a la vivienda, excepto por los orificios de salida, algunos de ellos pueden ser un gran problema. Por ejemplo, el barrenador europeo puede causar mucho daño a una casa antigua si decide poner sus huevos allí. Aunque les gusta alimentarse de albura, la cual es más común en las casas más nuevas, también pueden hacer nidos en las más viejas. Y dado que son bastante grandes (hasta aproximadamente 2 cm), los orificios de salida que dejan son considerables y notorios también. Otros barrenadores, como el escarabajo del pino de Queensland, nativo de Australia, a menudo se comen las casas más antiguas, socavando su estructura por completo. Si tienes una infestación de estos bichos, el mejor curso de acción es llamar al control de plagas de inmediato. Quizá la única buena noticia es que los barrenadores de la madera no atacan a los humanos. Bueno, eso es algo.

Ahora bien, estos bichos no te comerán a ti ni a tu casa, pero tenerlos allí sigue siendo desagradable y peligroso. Las conoces bien: las cucarachas. Y si has visto una en tu casa durante el día, te tengo malas noticias: ya hay docenas o hasta cientos de estas plagas merodeando por el lugar. Las cucarachas son criaturas nocturnas, y ver una o dos en tu cocina cuando vienes a comer un refrigerio a medianoche no es tan malo. Pero cuando aparecen a plena luz del día, significa que algunos miembros de su colonia ya están desesperados. En ese caso, te haría bien llamar rápidamente al control de plagas. Las cucarachas prefieren vivir en lugares donde hay mucha comida, agua y un ambiente húmedo para acurrucarse. Esta es una descripción perfecta de una vivienda humana antigua: hay espacio más que suficiente para que las cucarachas se escondan y prosperen, y las personas mismas proporcionan toda la comida y el agua que necesitan las plagas. Sus bocadillos favoritos son la carne, el almidón y las cosas dulces, pero no les importa saquear la basura o la despensa.

No atravesarán las paredes ni los muebles y, en ese sentido, son bastante inofensivas. Pero las cucarachas son portadoras conocidas de varios gérmenes peligrosos. Si una cucaracha hurga en, digamos, tu azucarero, y luego pones ese azúcar en tu té, tienes la posibilidad de contraer algo desagradable. Y por supuesto, cuantas más cucarachas haya en tu casa, mayor será esta posibilidad. No es difícil reconocer una plaga de este tipo. La primera señal que se debe tener en cuenta es el olor. Las cucarachas emiten sustancias olorosas en el aire, lo que hace que tu hogar huela aceitoso y mohoso. Cuanto más fuerte es el olor, más plagas hay, así que no dudes en llamar a los especialistas aunque todavía no hayas visto una sola cucaracha.

Un síntoma mucho más significativo de su presencia en casa es encontrar piel de cucaracha. Tienen un caparazón de quitina que reemplazan de vez en cuando a medida que crecen, por lo que si encuentras uno, significa que al menos hay una familia completa de cucarachas en algún lugar. Pero es mucho más probable que ya haya una colonia completa. Finalmente, nada puede ser más convincente que ver una cucaracha viva con tus propios ojos, ¿verdad? Si notas una adulta, eso podría ser una buena noticia para ti: las cucarachas habitualmente viajan en busca del mejor lugar para vivir. Entonces, cuando ves una cucaracha adulta en tu casa por la noche, es posible que aún no haya comenzado su propia familia allí.

Pero si entras a tu cocina y ves una o más cucarachas más pequeñas, es mala suerte: significa que sus padres están en algún lugar dentro de tu casa, así como sus hermanos. Por cierto, aunque la cocina es, sin duda, el lugar más fructífero para estas cosas, también puedes verlas en tu baño mientras te duchas. A las cucarachas les encanta masticar jabón, por lo que no sorprende que entren en esta habitación cálida y húmeda de tu casa. Bueno, encuentro todo esto repugnante. Que tengas un buen día.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas