Tu piel está hecha de vidrio, pero eso no es lo peor

Curiosidades
hace 6 meses

Oscuridad. Abres los ojos y ves una luz brillante. Las siluetas de personas parecen parpadear. Tus ojos se acostumbran a la luz y miras a tu alrededor. Estás en un hospital. Los médicos con trajes de protección blancos y máscaras de gas están parados a tu alrededor. “¿Cómo te sientes?”, pregunta uno de ellos. No recuerdas lo que pasó. Te rascas la cabeza y escuchas un extraño sonido de raspado. Miras tu palma. Está hecha de vidrio. ¡Todo tu cuerpo está cubierto de vidrio!

Los médicos dicen que hubo un accidente, pero no recuerdas nada. Te levantas de la cama y notas que todo el piso está cubierto con una gruesa capa de pelusa. Es necesario para evitar que te rompas la piel contra el suelo duro. Es difícil para ti moverte; te sientes frágil. Cualquier contacto con objetos deja arañazos en tu cuerpo y te queman. Los médicos te ofrecen puré de papas, pero no tienes hambre. ¿Quieres saber qué está pasando y por qué toda la gente de aquí lleva máscaras antigás?

Dicen que llegaste accidentalmente al vertedero donde los científicos estaban realizando pruebas con arena, fuego y radiación. Por alguna razón, lograste ingresar al campo de pruebas y tu cuerpo ha cambiado. Todos en el edificio llevan máscaras antigás y trajes protectores, ya que cualquier tipo de contacto contigo puede ser peligroso. Ahora estás en una institución especial. Te estudiarán científicos y médicos de todo el mundo. Solo quieres ir a casa y ver a tus padres y amigos. El médico dice que ahora es imposible. Debes ser examinado para que puedan descubrir el potencial de tus habilidades. “Todo estará bien”, agrega, pero su voz suena extraña.

Descubren cómo este vidrio está interconectado con las células de tu cuerpo. Por ejemplo, una taza cae sobre tu pie. Ahora tu piel está agrietado. Pero después de unas horas, la grieta desaparece y tu pie vuelve a estar liso. Tus órganos, huesos y tejidos blandos son normales. Solo la piel ha adquirido las propiedades del vidrio. También puedes hacer que tu piel de vidrio sea transparente a voluntad. Te permite ver tus músculos. Ahora, ESO se ve aterrador. Estás bajo supervisión médica constante. Casi nadie te habla ni te muestra la cara. Estás nervioso porque no hay ventanas en ningún lado. Las plantas son artificiales, y todas las noches tu habitación se cierra con un candado magnético.

Te mueves con mucho cuidado, temeroso de romperte un trozo de piel. Los científicos prometen que van a resolver este problema. Te ponen en una camilla, te atan y te llevan a algún lado. El médico afirma que sabe cómo hacerte menos frágil. Pero tienes que confiar en él. Te llevan a una habitación oscura. El médico te pide que mantengas los ojos cerrados durante toda la operación. Miras a tu alrededor y ves enormes estufas. La gente con máscaras antigás te empujará allí. Les pides que no hagan eso. No te importa permanecer frágil. Los científicos te meten en una cámara de hierro fundido. Estás gritando. Hay llamas a tu alrededor. Cierras los ojos. Cada vez hace más calor. El fuego te envuelve por completo. Es como si estuvieras dentro de un volcán, pero no sientes ningún dolor. Después de unos minutos, las llamas desaparecen. El aire frío comienza a soplar sobre tu cuerpo desde las paredes. Los investigadores te sacan del horno. Le pides al médico que te desate. “Puedes hacerlo tú mismo”, dice.

Tensas los músculos y desgarras fácilmente las correas. Te paras en el suelo y sientes una fuerza increíble en tu cuerpo. El médico dice que ahora estás hecho de vidrio templado. Significa que eres más fuerte que el hormigón y algunos metales. Durante todo el día, estás probando tu piel renovada. Puede derribar paredes fácilmente y soportar cualquier daño. Fuego, flechas, martillos: nada puede agrietar tu piel. Al final del día, los médicos te siguen a tu habitación. En este momento suena la alarma. Se olvidan de cerrar la puerta y huyen hacia la fuente de la conmoción. Te levantas de la cama y caminas hacia el pasillo. Todo el edificio está parpadeando con luces rojas. Las fuertes sirenas suenan por todo el lugar. Las puertas del ascensor se abren y varias personas con máscaras antigás salen corriendo. Llegas a la oficina más cercana y te escondes allí.

Pasan corriendo. Estás mirando alrededor de la habitación. Parece ser un laboratorio. Hay ampollas, instrumentos y otras cosas científicas por todas partes. También hay innumerables imágenes de rayos X en las paredes. Encuentras una pequeña linterna y la pones en tu bolsillo. Entonces, notas algunos documentos sobre la mesa. En la primera página ves tu foto. Miras el archivo pero no puedes leer nada. En lugar de letras, hay extraños símbolos en la página. Parece un idioma desconocido.

Alguien te agarra por detrás. Es una chica. ¡Está llorando y pidiendo ayuda! Sus lágrimas gotean en tus manos. Los científicos entran en la oficina y se llevan a la chica. “¡Huye de aquí!”, grita antes de desaparecer detrás de la esquina. Miras a uno de los médicos. “¿Qué es este lugar?”, preguntas. “Por favor, vuelve a tu habitación”, responde cortésmente el médico. Sales de la oficina y notas un olor extraño. Son tus manos. Huelen a gasolina. ¡Deben de ser las lágrimas de esa chica! ¿Estaba llorando... combustible? Te vas a la cama y decides que mañana escaparás de este terrible lugar. Estás nervioso y, en este momento, algo le pasa a tu cuerpo. Miras tu mano y ves tu reflejo. Tu piel se ha convertido en un espejo. ¡Excelente! Otro superpoder. ¡Buscas en tu bolsillo para sacar la linterna y encuentras una tarjeta de la cerradura magnética! Esa chica debe habértela puesto en el bolsillo. Probablemente la robó de los médicos. Ahora solo tienes que encontrarla y salvarla.

Haces ejercicio en una cinta y pides ir al baño. Los médicos te esperan detrás de la puerta. Te lavas las manos y te miras en el espejo. Tienes una idea. Enciendes tus habilidades de “espejo”, te paras al lado del lavabo y te fusionas con el espejo del baño. Esperas. Los médicos, todavía con sus máscaras antigás, irrumpen en la habitación. No te notan. Después de decir algo en un idioma desconocido, se van. De repente, uno de ellos regresa. Mira su reflejo en el espejo, directamente en tu cara. Afortunadamente, no se fija en ti. En un momento, se va.

Después de un rato, también sales y corres por el pasillo. Escuchas voces detrás de ti. Vuelves a convertir tu piel en un espejo y te escondes en una esquina. Un grupo de científicos pasa corriendo. Ahora te diriges hacia el otro lado. Corres por un pasillo largo pero ves un callejón sin salida. Sin dudarlo, atraviesas la pared y te encuentras en el salón principal. Hay muchas habitaciones con gente encerrada aquí. Alguien cubierto de llamas está caminando en una habitación a prueba de fuego. Ves a un chico detrás de otra puerta. En lugar de cabello, tiene plantas creciendo en su cabeza. Hay gente con extraños superpoderes en todas partes. Utilizas la tarjeta magnética para abrir todas las puertas. Pero nadie sale de sus celdas.

“¿Por qué lo hiciste? ¿Aún no lo sabes?”, pregunta una anciana con linternas en lugar de ojos. En una de las celdas, encuentras a la chica que te dio la tarjeta magnética. Le pides que escape contigo, pero ella solo te mira y niega con la cabeza. En este momento, la alarma vuelve a sonar. Las puertas se cierran. Corres y te encuentras en un pasillo largo y oscuro. Cierras la puerta y rompes la cerradura. Está oscuro aquí. Enciendes la linterna y dirige el rayo hacia tu cuerpo. Refleja e ilumina todo el pasillo como una poderosa lámpara de noche. Caminas y notas otra fuente de luz.

¡Es una ventana! ¡Por fin! Corres lo más rápido posible. Te estás acercando a la pequeña ventana que conduce a la libertad. Tus perseguidores salen por la puerta y te gritan algo. No puedes oírlos. Solo piensas en escapar. La ventana se acerca. La luz del mundo exterior se vuelve más brillante. Aprietas el puño para romper el cristal. Aún quedan algunos pasos y... te detienes. Tus ojos se llenan de horror, todo tu cuerpo comienza a temblar. Lo que ves fuera de la ventana no cabe en tu cabeza.

Estás mirando un enorme cinturón de asteroides, las luces de un planeta púrpura desconocido, los reflectores brillantes de la estación espacial. Te das cuenta de que no estás en la Tierra. Estás dentro de una enorme nave espacial, muy lejos de casa. Puede que estés al otro lado de la galaxia. Estos seres, sean lo que sean, los han llevado de la Tierra para realizar experimentos con ustedes. Estás tan sorprendido que pierdes el conocimiento. Oscuridad. Finalmente estás volviendo a tus sentidos. Ves a varias personas con trajes protectores blancos. No sabes dónde estás y no recuerdas nada. “¿Cómo te sientes?”, pregunta el doctor.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas