La historia de la bebé que nació con una marca de nacimiento y la lucha de sus padres para que tenga una vida plena

Historias
hace 7 meses

Las marcas de nacimiento hacen que una persona sea aún más única. Sin embargo, si son muy notorias, pueden provocar que seamos más sensible a las miradas. Por eso, a veces crecemos deseando no tenerlas; aunque, en muchos otros casos, aprendemos a amarlas y abrazarlas como parte de nosotros mismos, como nuestro sello personal. Aquí tenemos una historia muy especial: la de la pequeña Luna Tavares-Fenner, que nació con una marca muy característica que sus padres optaron por remover.

Tan pronto nació Luna, en 2017, logró sorprender a quien la veía. Todo esto por su peculiar marca de nacimiento, que abarcaba más de la mitad de su rostro. Comenzaron a referirse a ella como la bebé con la cara de Batman, porque parecía la máscara del personaje. Los padres estaban felices con su pequeña; sin embargo, decidieron ir al doctor para revisar a fondo esa característica de su bebé.

Fue ahí que les dijeron que su hija tenía un nevo congénito, que es un parche oscuro en la piel. La mamá de Luna comenzó a investigar más sobre el tema y uno de los doctores le advirtió que, en el futuro, Luna podría desarrollar cáncer de piel. Ella buscó la manera de retirar la marca para que esas probabilidades bajaran, pero no tuvo suerte en su país. Los doctores decían que, en 5 años, Luna tendría que someterse a aproximadamente cien cirugías de láser.

Por azares del destino, un doctor en otro país leyó sobre el caso de Luna y decidió comunicarse con la familia y ofrecer su ayuda. Él dijo que podría retirar la marca en 18 meses, haciendo solamente 8 cirugías. Así, no sería tan invasivo para la niña ni habría que esperar demasiado tiempo. La madre de Luna quería su hijita tuviera una infancia normal, no someterla a años de cirugías, alejándola de la escuela y demás.

Otra razón por la que decidió hacer la cirugía, además de que podría desarrollar cáncer en un futuro, era que le preocupaba que su hija sufriera de hostigamiento, ya que había recibido algunos mensajes muy hirientes respecto a la apariencia de la pequeña. Por otro lado, también había mucha gente que decía que Luna era bella y la comparaban con el superhéroe Batman o con una mariposa. Eso la alegraba.

Hasta el momento, a Luna le han hecho 6 cirugías, todas en el país donde está establecido el doctor. Por eso, el costo, aunque fue más barato que si la hubieran operado en casa, ha sido bastante. Los padres de Luna acudieron al internet para pedir apoyo, logrando recaudar 70 000 USD.

Luna se ganó no solo el corazón del internet, también el del doctor que la ha atendido. Él comentó que ella ha sido muy valiente y leal. Generalmente, los niños a esa edad expresan miedo al ver al doctor y al personal médico; sin embargo, Luna siempre llega con una muñeca y le pide a su doctor que la cure como a ella. Él pone una venda en el rostro de esta y su pequeña paciente queda feliz al ver que su muñeca también ha sido tratada.

Después de las cirugías, el rostro de Luna tiene que estar completamente vendado. Su madre siempre ha estado presente y la ha cuidado para evitar infecciones. Este tratamiento es innovador, pero su madre está feliz porque casi no le ha causado dolor a su hija, quien, cuando empezó a hablar, dijo que su mancha negra ya se había ido y ahora ella era una princesa.

Solo faltan algunas cirugías más, pero el nevo congénito ya ha sido removido por completo y, con él, la posibilidad de problemas de salud mayores. Las siguientes serán más que nada estéticas, aunque todavía no saben con exactitud cuántas cirugías se llevarán a cabo.

La madre de Luna comenzó a documentar el proceso de su hija en una cuenta de Instagram que ya cuenta con más de 300 mil seguidores, quienes, de cierta manera, quieren a la pequeña y están apoyándola en su camino. Esta cuenta se hizo para que, cuando Luna sea mayor, ella pueda ver el viaje que ha hecho a tan corta edad y lo hermosa que es.

Sobre su decisión para quitarle la marca de nacimiento a Luna y recorrer este largo camino por el bien de su hija, la madre dijo: “Cuando decidí venir hace unos meses, todo el mundo me llamaba loca. Pero algo en mi cabeza me decía que debía intentarlo. La gente dice que las madres sienten algo; yo siento que es verdad. Sabía que tenía que intentar venir. No sé por qué, simplemente decidí intentarlo”.

De momento, las cirugías de Luna han tenido que pausarse, ya que su madre tiene una enfermedad que hace que esté demasiado fatigada. Por eso han preferido enfocarse un poco en ella para poder darlo todo cuando Luna tenga que enfrentarse con más cirugías. Lo que ha pasado esta familia, y en particular, Luna, ha sido un reto, pero uno que, con valentía y amor, han sabido sobrellevar.

La madre de Luna ahora también es escritora. Ella publicó un libro contando la experiencia que ha vivido con Luna y todo el proceso que ha requerido su cuidado. También habla sobre hacer conciencia como sociedad, sobre los prejuicios y el bullying, y cómo estos pueden afectar a una persona.

Luna es una niña feliz y sus padres han estado en todo momento junto a ella, apoyándola y tratando de hacer que su infancia, a pesar de todas las visitas al hospital y las cirugías, sea lo más normal posible, llena de risas, abrazos y amor.

Muchas personas aman sus marcas de nacimiento o características distintivas, las hacen sentir aún más especiales. Ha habido casos de padres que deciden educar a sus hijos para que crezcan felices y seguros de sí mismos con sus marcas, pero también hay otros, como el Luna, que, por salud, es mejor retirarlas.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas