Una especie de “dragón congelado” estuvo atrapada en el hielo por 76 millones de años

Curiosidades
hace 5 meses

En un gélido parque canadiense, oculto bajo gruesas capas de hielo, los científicos descubrieron un extraño esqueleto al que llamaron “dragón del frío”. Este llevaba millones de años en el hielo. Los expertos tardaron décadas en averiguar la especie de este extraño fósil. Se identificó como un nuevo género de pterosaurio. Estos eran enormes reptiles voladores con una envergadura de más de 4 m. Su cabeza era 3,5 veces más grande que su cuerpo.

Los pterosaurios vivieron hace 76 millones de años y se elevaron por encima de los dinosaurios. Los científicos los describieron como los “animales más grandes, malvados y bizarros que jamás volaron”. El nuevo género ha sido bautizado como Cryodrakon boreas, que se traduce como ’dragón helado de los vientos del norte’.

En el 2013, un joven alpinista estaba escalando una de las montañas más altas de Europa Occidental, el Monte Bianco. Notó que una extraña caja metálica sobresalía de la nieve. El hombre abrió la caja y descubrió que estaba llena de preciosos rubíes, esmeraldas y zafiros. El alpinista entregó inmediatamente la caja a las autoridades.

Se descubrió que la caja pertenecía probablemente a un pasajero de uno de los dos vuelos procedentes de la India que se estrellaron en la montaña hace más de 50 años. La caja estaba valorada en más de 200 000 dólares, y las autoridades siguen buscando al heredero de la pequeña caja de tesoros.

En el 2007, en el noroeste de Siberia, un pastor de renos estaba de excursión con sus hijos cuando notó algo extraño en el hielo. El hombre se dio cuenta de que era una cría de mamut congelada e inmediatamente se puso en contacto con el museo local. Esta fue llamaba Lyuba y era la momia de mamut mejor conservada del mundo en el momento de su descubrimiento.

Lyuba llevaba 41 800 años en el hielo y tenía unos 30-35 días de vida. Desde el tronco hasta la cola, la cría de mamut tiene aproximadamente el mismo tamaño que un ternero grande. Si te interesa verlo por ti mismo, Lyuba viaja a museos de todo el mundo.

En el helado continente de la Antártida, cubierto de capas de hielo y nieve, se encuentra el monte Erebus, el volcán helado. Este fue descubierto en plena erupción en 1841 por los exploradores de una expedición ártica. El volcán tiene una altura de más de 3 657 m y ha estado activo durante los últimos 1,3 millones de años.

En las profundidades del centro del volcán hay un enorme cráter lleno de grandes volúmenes de lava fundida. El monte tiene explosiones ocasionales, lo que significa que está clasificado como en erupción continua. Sin embargo, estas erupciones no son motivo de preocupación porque suelen ser bastante pequeñas.

En 1991, dos senderistas viajaban por los Alpes italianos cuando se toparon con un cuerpo que asumieron que pertenecía a un excursionista recientemente perdido. El dúo bajó a duras penas la montaña para informar de su desafortunado hallazgo. Una vez recuperados los restos, quedó claro que el cuerpo no era reciente en absoluto. Los científicos determinaron que el hombre de hielo tenía más de 5 000 años y lo llamaron Otzi.

El descubrimiento fue diferente a todo lo que los científicos habían visto antes, porque el cuerpo estaba muy bien conservado. Durante años, Otzi fue estudiado por los científicos, que descubrieron que nuestros antepasados tienen mucho más en común con nosotros de lo que pensamos. Otzi estaba cubierto de arte corporal en tinta. Las investigaciones realizadas sobre el contenido de su estómago revelaron que su última comida fue carne curada en seco, similar al tocino que comemos hoy. Otzi tiene al menos 19 parientes viviendo actualmente, en algún lugar de Europa Central.Los científicos estaban investigando las antiguas madrigueras de las ardillas en Siberia cuando se encontraron con algo interesante. Una había escondido preciosas semillas en las profundidades del suelo. Llevaban 32 000 años recubiertas en el hielo.

Las semillas eran de la flor Silene stenophylla, que se había extinguido hacía tiempo. Sorprendentemente, los científicos pudieron recuperar el tejido vegetal del interior de estas y cultivar una cosecha completa de flores. Desde entonces, han reintroducido la flor anteriormente extinguida en hábitats naturales de todo el mundo.

En 1930, un equipo de científicos noruegos navegó por el océano Ártico para investigar los mares y los glaciares. Llegaron a la Isla Whakaari, una tierra peligrosa y helada que ningún ser humano había pisado antes. O eso creían. Los científicos se sorprendieron al descubrir la punta de un pequeño barco que sobresalía de la nieve. En el interior de la embarcación, congelada, encontraron equipos científicos y diversos objetos personales, entre ellos una chaqueta con el monograma “S. A. Andrée”. Habían descubierto los restos de la famosa expedición ártica de Andrée.

En 1897 los exploradores suecos, liderados por Andrée, intentaron viajar al polo norte en un globo de hidrógeno. Nadie ha vuelto a saber de ellos. La gente solo se enteró de lo que les ocurrió cuando se descubrieron los restos del accidente 33 años después. Resulta que el globo se había estrellado en la Isla Whakaari solo dos días después de partir de Suecia. Los exploradores recorrieron el lugar en una pequeña embarcación improvisada, pero no pudieron llegar más lejos.

El mamut lanudo mejor conservado jamás encontrado fue descubierto en una zona de permafrost en Siberia en el 2010. Los científicos lo bautizaron con el nombre de Yuka, en honor a la pequeña aldea cercana en la que fue encontrado. Llevaba 39 000 años congelado y se cree que tenía entre 6 y 8 años. Debido a que Yuka está tan bien conservado, se ha estudiado durante años y ha proporcionado nueva información sobre los mamuts. En el 2019, los científicos informaron que fueron capaces de activar células tomadas del tejido de Yuka. Quizás algún día tengamos mamuts lanudos vagando por la tierra.

Al ver las fotos y los videos de la Antártida, el continente parece estar helado, cubierto de nieve y plano, excepto por algunas pequeñas colinas. Los científicos también lo creían. Al estudiar las cordilleras Gámburtsev a principios del 2000, se sorprendieron al descubrir que las pequeñas colinas rocosas eran en realidad la cima de una gigantesca formación montañosa bajo un kilómetro de nieve. Gracias a la tecnología del radar, los investigadores averiguaron que las montañas tienen realmente unos 3 000 m de altura y se extienden a lo largo de 1 200 kilómetros. Su tamaño es similar al de los Alpes europeos, pero oculto bajo toneladas de hielo y nieve.

En una mina de oro de Siberia, un empresario estaba examinando un río cercano cuando observó algo interesante en la escarcha. Se trataba de una pequeña cría de rinoceronte lanudo a la que más tarde llamaron Sasha. Este se extinguió hace 15 000 años. Se cree que Sasha podría haber estado congelada en el hielo hasta 39 000 años. Es único porque es el único rinoceronte lanudo de cuerpo entero que se ha descubierto.

Los glaciares que rodean la ciudad de Pelo, en el Norte de Italia, han empezado a derretirse. Se han descubierto artefactos de hace décadas e incluso siglos que salen del hielo. Han sido encontrados objetos personales de soldados, como diarios, fotografías e incluso cartas de amor. Los historiadores han descubierto incluso una cabaña entera conservada bajo el hielo. Esta se encontraba llena de duros cascos de metal y ropa.

En 1845, Sir John Franklin se embarcó en una malograda expedición al polo norte. La tripulación viajó en dos barcos, el HMS Erebus y el irónicamente llamado HMS Terror. La expedición fue un desastre y ambos navíos se perdieron en las aguas heladas.

En el 2016, un equipo de investigadores descubrió el HMS Terror. A pesar de haber estado perdido durante 170 años, las gélidas aguas habían mantenido el barco en perfectas condiciones. Los científicos describieron la embarcación como “congelada en el tiempo”. Los platos y vasos de la cena seguían en las estanterías, las camas y los escritorios continuaban en orden, e incluso el equipaje de los pasajeros parecía estar en buen estado. También se descubrió el HMS Erebus en las cercanías, pero debido a las cambiantes condiciones del agua, el barco no estaba en buen estado.

El hielo glacial que rodea un pasaje de montaña en Noruega que fue notoriamente utilizado por los vikingos ha revelado cientos de artefactos antiguos. Uno de estos artilugios era una gigantesca caja de madera cerrada que estaba soldada. Los investigadores estaban ansiosos por abrirla. Creían que estaría llena de tesoros vikingos o artefactos que nos darían una idea de la sociedad antigua. Cuando la abrieron, todo lo que había dentro era una simple vieja vela de cera de abeja.

Resulta que esta no era en realidad tan antigua como creían. Al analizar la vela, descubrieron que la caja data del siglo XVII. La época de los vikingos había terminado en el siglo XI. Es probable que la caja de velas perteneciera a un granjero que las enviaba desde su granja de verano a la de invierno para iluminar las largas noches.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas