20+ Personas que fueron al supermercado a comprar, pero se retiraron impactadas

Historias
hace 2 años

Al ir de compras, casi nadie espera salir del supermercado con algo más que no sean los productos de la lista. Pero a veces, en esos establecimientos y en otras tiendas se desarrollan escenarios para los que ni los visitantes ni los empleados más impávidos están preparados. Por ejemplo, el encuentro con una cazadora de tickets o con un fanático del jamón.

Genial.guru nuevamente se convenció de que hay que ir de compras bien equipado, porque, además de comprar, en las tiendas puedes vivir experiencias que recordarás todo el año. Y, a veces, incluso puedes encontrar un verdadero tesoro, como verás claramente en el bono al final.

  • Hoy fui a la tienda y llené mi canasta de productos. Estaba formado en la caja, esperando a que el cajero me atendiera y, a su vez, poniendo los artículos en la bolsa. De repente se me acercó una mujer mayor (no una anciana) y, con una mirada muy descarada, me preguntó: “¡¿Por qué no hay plátanos en la tienda?!”. Me quedé un poco perplejo, pero de inmediato supe qué responderle: “¡Por la mala cosecha en Ecuador!”. A lo que rápidamente me dijo: “¿Cómo lo sabes? ¿Trabajas aquí o qué?”. Luego se volteó y se fue. © papazov1 / Pikabu

  • Estaba formada en una larga fila en la tienda. Solo había una caja atendiendo y todos estaban indignados. Entonces, una mujer le gritó a la cajera: “¡¿Quieres levantarte e irte, por favor?!”. Y ella se paró y se fue. © purpolly / Twitter

“Una tarde de invierno fui a la tienda y vi esto”

  • Hoy en la mañana fui a la tienda. Hubo un momento cuando necesitaba tomar un producto que estaba muy alto en el estante y con mi altura no podía alcanzarlo. Entonces vi que se me acercó un hombre muy alto de unos 50 años, me miró, sonrió y lo tomó. Y se fue con él en una dirección desconocida. © Unknown author / Reddit

  • Estoy casada, pero todavía no tengo hijos. Por eso, nuestra gata recibe toda la atención de nuestra parte. Además, a menudo la llamamos “bebé”. Estábamos formados en la caja y le dije a mi esposo: “¡Se nos olvidó comprar el alimento para el bebé! Ve rápido y solo toma el que es para ’12 meses’, de preferencia ’de ternera’”. La gente formada comenzó a mostrar ternura diciendo “padres jóvenes”, entre otras cosas... pero solo hasta que mi esposo trajo 2 latas de alimento para gatos. © Oído por ahí / Ideer

  • Acabo de ir al supermercado. Vi a una mujer con un carrito saliendo de él. Guardó los productos y el carrito (uno usual, como en todas las tiendas) y se fue. Apunté su número de placa. Me acerqué al gerente de la tienda y le conté lo que vi. Me respondió: “Sí, ese es su carrito, siempre viene con él”. Y nadie sabe por qué. © tim4azz / Pikabu

  • Pagué mis compras en la caja, me di la vuelta para irme y la cajera me dijo: “¡Tiene una estampa en la parte trasera de su abrigo!”. Vi que me habían pegado una en la sección de frutas y verduras. En ella estaba escrito: “Durazno”. © Sorbete de limón / AdMe

  • Hoy fui a la tienda. Pagué mis compras en la caja de autoservicio, tomé el recibo y me dirigí a la salida. En el camino, tratando de meter el papel en mi bolsillo, lo dejé caer sin querer. Luego lo recogí y volví a guardarlo. Después, una mujer de unos 40 años de repente corrió hacia mí.
    — ¡Se me cayó!
    — ¿Disculpe?
    — Dámelo, por favor, ¡es mío!
    — ¿Está segura?
    — ¡Devuélvemelo rápido!
    — Okey... tenga.
    Saqué el recibo de mi bolsillo y se lo entregué.
    — Oh, es un recibo. Pensé que era un billete. ¡Adiós!
    ¿Qué fue eso? © ZhuDen / Pikabu

  • En el supermercado vi letreros de “Está prohibido consumir productos no pagados”. Uno de ellos, por si acaso, estaba sobre un refrigerador con alimentos semielaborados congelados. © #411746 / Bash.im

“Vi esta obra de arte en un supermercado local”

  • Estaba formado en la caja. La compradora que estaba delante de mí olvidó su cambio. El cajero, agitando un billete, le gritó: “¡Recoja su cambio!”. No reaccionó. Todas las personas en la fila se quedaron mirando la espalda de la compradora, que estaba guardando sus productos. El cajero volvió a llamarle la atención: “¡Abuelita!”. Una mujer joven se volteó hacia nosotros... y no era para nada una anciana. ¡Qué pena! Hubo una pausa. Y el cajero: “¡No lo hice a propósito! ¡Pero se parece mucho de espalda!”. © Oído por ahí / Ideer

  • Ayer a las 8 de la mañana, en la caja hubo un diálogo.
    Cajero: “¿Pago en efectivo o con tarjeta?”.
    Yo: “No”.
    Cajero: “¿Le gustaría adquirir los productos que están en promoción?”.
    Yo: “Con tarjeta”.
    Cajero: “¿Tiene tarjeta de recompensas?”.
    Yo (pensando durante mucho tiempo): “¿Café? Sí, necesito café”.
    La risa del cajero me sacó del estupor. © Salivan / AdMe

  • Probablemente hayas visto a personas que toman una barra de chocolate o una lata de Coca-Cola en las tiendas, lo comen o lo beben y luego pagan la “basura” en la caja. Una vez vi a un comprador haciendo lo mismo con un trozo de jamón. Y no, no era un corte pequeño, sino una pieza de 5 kilogramos, de esas que normalmente la gente compra para las fiestas. © Scrivener83 / Reddit

“Mi novio y yo fuimos al supermercado y encontramos esto. Sí, salgo con un Ken”

  • Indiqué en la aplicación del supermercado que iba a participar en la campaña “Salvar árboles” y, como consecuencia, recibiría los recibos a través de mi correo electrónico, no en papel. Hoy, en el supermercado, en lugar del recibo, salió un PAPEL que decía que el comprador recibiría uno electrónico. © cosmo6660 / Twitter

  • Estaba formada en la caja de Alcampo comprando productos para mi cumpleaños. Estaba poniéndolos en la banda transportadora, ¡y luego hubo una explosión! Levanté la cabeza y vi que mi cajera estaba completamente cubierta de crema agria. Unas 5 personas que estaban cerca también tenían crema goteando de sus narices. Todo estaba bañado: ¡las computadoras, las mesas, la caja! Me quedé pasmada. Un vigilante cerca de mí se estaba limpiando la crema. Resultó que la banda siguió en movimiento, todas mis 4 bolsas de crema agria se atascaron y en un momento explotaron. © “Oído por ahí” / Ideer

  • Fui a la tienda a comprar una botella de agua mineral que costaba 18 USD. Le di a la vendedora un billete de 100 USD y ella me preguntó:
    — ¿Tienes 18?
    — ¡Puedo mostrarle mi identificación!
    Los dos nos quedamos confundidos. © marvan1994 / Pikabu

  • Un hombre de una estatura muy baja estaba formado en la caja. En su carrito se encontraba un niño muy inquieto de unos 3 años. El sujeto estaba muy cansado; compró mucho y estaba buscando apresuradamente su tarjeta de crédito para pagar y regresar a casa. La cajera también estaba agotada, porque era de noche y hacía calor. Y ella, mirándolos a ellos, pero dirigiéndose hacia el niño energético, dijo: “Está bien, pequeño. Cálmate”. Por alguna razón, el hombre se tomó el comentario de forma personal y le gritó: “¿Quién es pequeño? ¿Soy pequeño? ¿Cómo se atreve a decírmelo?”. La cajera se sintió avergonzada y trató de explicarle que se había dirigido al niño. Todas las personas formadas reían de forma discreta, y el hombre estaba tan cansado que ni siquiera se sintió confundido. © Azariya / AdMe

“Alguien vino al supermercado con su pavo”

  • Hace unos años, mi esposa estaba tratando de devolver un producto en el supermercado, y en la fila del mostrador de servicio estaba formado un chico delante de ella con una caja de galletas, una de esas de lata. Este sujeto exigió que le devolvieran el dinero porque las galletas eran “de calidad inapropiada”. Cuando la empleada del supermercado le preguntó cuál era el problema, dijo que casi todas estaban rotas. “Oh, lo siento mucho. A lo mejor la caja se cayó. Le devolveremos su dinero”, prometió la mujer. Le quitó el producto al chico y, aparentemente, le pareció que estaba muy ligero. La empleada agitó la caja un par de veces y luego la abrió. “¡Pero está vacía!”, dijo la mujer. “Sí, me comí las galletas la semana pasada. Pero casi todas estaban rotas. ¿Por qué debería pagar por galletas rotas?”. El chico estaba indignado. La empleada lo miró durante 3 o 4 segundos, luego agitó su cabeza y le devolvió el dinero. © Pat Ryan / Quora

  • Hoy estaba formada en la caja de una tienda. Detrás de mí estaban una madre y su hija de unos 3 años. La niña tomó un huevo sorpresa y le dijo a la mujer: “Mamá, cómpramelo”. Ella le respondió: “No, hija”. Y la pequeña, con una mirada sincera y una voz llena de esperanza, dijo: “¡Entonces comprémoselo a mi PAPÁ!”. © Oído por ahí / Ideer

Bono: “En una tienda local compré una bolsa de hielo y esto fue lo que encontré adentro”

¿Alguna vez has vivido una situación extraña en el supermercado? ¿Cuál fue el viaje a la tienda que recordarás toda tu vida?

Imagen de portada Oído por ahí / Ideer

Comentarios

Recibir notificaciones

Lecturas relacionadas