Ya hay toneladas de basura en la superficie de Marte

Curiosidades
hace 6 meses

Comenzamos nuestro recorrido por Marte en un lugar llamado Cidonia. Allí podrás ver el rostro de un humanoide en las arenas del planeta rojo. Esta foto fue tomada en 1976 por sonda espacial llamada Viking 1. Es posible distinguir los ojos, la nariz y la boca de esta criatura. La imagen ha dado lugar a todo tipo de especulaciones. Algunos se preguntaron: “¿Podrán ser los restos de una antigua civilización marciana?”. Probablemente, los habitantes de este planeta eran mucho más grandes y altos que los humanos, ya que la fuerza gravitacional es 2,5 veces más débil que en la Tierra. La gravedad no hizo nada para impedir que estos sujetos crecieran, así que sus cabezas podrían haber sido tan grandes como la que se ve en esta imagen.

Otros especularon que, si excaváramos allí, encontraríamos los demás restos de los antiguos habitantes de Marte. Se trataría de huesos gigantes, cada uno del tamaño de un vagón de tren. Pero todas las ideas y teorías se acabaron cuando la NASA publicó nuevas fotos de este mismo lugar. Esta fue tomada en 2001. Ahora podemos decir con seguridad que no es una cara, sino una colina. Los ojos y la boca son solo sombras. Existe otra silueta misteriosa en el polo sur de Marte. Esta foto, tomada en 2020, muestra la figura de un ángel a la izquierda y una silueta en forma de corazón a la derecha. Pero la cabeza del “ángel” es en realidad un cráter. Una roca gigante procedente del espacio exterior cayó en ese lugar. La explosión del impacto fundió el hielo y formó una profunda cuenca. Y la suave pendiente de este cráter forma el halo alrededor de la “cabeza del ángel”.

El “brazo izquierdo” se formó debido al proceso de sublimación. Esto ocurre cuando el hielo del polo sur se convierte en gas y se evapora, revelando el suelo rojo del planeta. Este proceso se produce durante los cambios de estación, donde hace mucho más calor. La temperatura promedio en Marte es de unos −63 °C, pero en un día caluroso de verano puede alcanzar los 20 °C. Eso es lo suficientemente cálido como para que lleves pantalones cortos cuando sales a la calle. Y ahora, el “corazón”. Los científicos creen que se formó como resultado de la erosión. Esto ocurre cuando los vientos se llevan las capas superiores del suelo y revelan el material oscuro que había debajo. Sin embargo, los científicos aún desconocen el origen de este material oscuro.

Uno de los róveres marcianos, Spirit, entregó una imagen de algo que parecía una estatua. Algunos científicos han especulado que esta estatua fue creada por una civilización que observaba la vida en la Tierra. En realidad, es solo un gran ejemplo de pareidolia, la tendencia de nuestro cerebro a asociar formas y objetos aleatorios con algo familiar; por ejemplo, una silueta humana. Otra “estatua” (esta vez de una mujer) fue hallada en 2015 entre las rocas marcianas. Pero una vez más, era solo un juego de luces y sombras. Y esta foto de 2019 insinúa que en este momento podría haber alguien en Marte caminando con un solo zapato, ya que el otro está justo aquí. Pero es solo una pequeña roca que parece un pie de robot o una bota de traje espacial.

Esto podría ser parte del pie que solía usar ese zapato. Esta piedra parece un hueso de muslo humano. Los científicos afirman que obtuvo su forma como resultado de la erosión. El aire o el agua la han afilado durante millones de años, hasta que la gente la encontró y empezó a crear sus teorías. Pero los humanoides no son los únicos que podrían haber habitado Marte, también podría haber habido peces. Aquí hay algo similar a restos de ellos. Desgraciadamente, los científicos explican que Marte nunca ha tenido suficiente oxígeno en su atmósfera como para soportar formas de vida complejas. Por lo tanto, no podría haber habido humanoides o peces allí.

Y esta roca ha llevado a algunos a pensar que los dinosaurios existieron en Marte. Se trata de la roca Brachiosaurus. Se parece a un famoso dinosaurio que vivió en la Tierra hace unos 150 millones de años. Era más largo que un autobús escolar y pesaba tanto como un Boeing 737. Pero lo que hemos encontrado en Marte es solo una pequeña roca de forma similar. Esta foto fue tomada por el róver Curiosity en 2020. Es como si alguien hubiera dejado una broca de taladro en la superficie de Marte. ¿Acaso fueron los mismos titanes cuyas cabezas vimos antes? No, solo es una roca brillante que refleja los rayos del sol en un ángulo tal que recuerda a una broca de metal. Esta cosa parece un yoyo, pero no es más que otro cráter de impacto. La cola de este yoyo es una antigua corriente de agua. El cráter está en una pequeña elevación. Cuando había agua en Marte, fluía desde la colina, lo que formó esta cola.

Otra cosa extraña en Marte es esta cuchara; se encuentra justo en el centro de esta foto. Ahí encontramos el mango largo y la cuchara en sí. Al igual que antes, la erosión es la culpable. El viento o el agua han estado puliendo esta piedra durante mucho tiempo hasta dejarla como una cuchara. Debido a la débil gravedad del planeta rojo, permanece suspendida en el aire y no cae por su propio peso. Uno de los hallazgos más interesantes es este meteorito, o, mejor dicho, esta parte de él. Es una piedra metálica que cabe en la palma de la mano. Los investigadores la bautizaron Egg Rock. El róver Opportunity también ha hallado algo que luego se convirtió en una de las exposiciones del Museo Británico. En esta foto se puede ver la cabeza de la estatua; parece tener ojos, nariz y una larga barba. Pero, si comenzaras a darle la vuelta, verías que no es más que una roca común y corriente.

Otro extraño cráter de impacto parece un personaje de videojuego retro. Se trata de esta duna con forma de cruasán en el centro del cráter. Proyecta una sombra de manera tal que podríamos pensar que el cráter está a punto de moverse. Y esta foto muestra rastros de humanos modernos en Marte, ¡pero esta vez sí es algo real! En 2012, el róver Curiosity detectó un extraño objeto en la superficie del planeta rojo, así que tomó un primer plano de él. Resultó ser un trozo de plástico del propio róver. Ya hemos dejado muchos objetos hechos por humanos en Marte. Existe toda una flota de róveres allí. Por ejemplo, el Mars 2. Se estrelló en la superficie de Marte en noviembre de 1971. Cinco días después, el róver Mars 3 hizo un aterrizaje exitoso, pero luego perdió la comunicación con la Tierra. Aún debe seguir por ahí, en algún lugar.

Veinticinco años después enviaron a Sojourner. Parecía un panel solar con ruedas. Luego llegaron Spirit y Opportunity. Estos son los róveres que han estado explorando la superficie de Marte desde 2004. Más tarde llegó Curiosity, que aún sigue funcionando y nos provee imágenes constantes del planeta rojo. Los róveres Perseverance y Zhurong fueron enviados en 2021. Actualmente siguen explorando el planeta. Todos estos róveres aterrizaron de la misma manera: un vehículo de lanzamiento dejaba caer un módulo de aterrizaje desde la órbita que describía alrededor de Marte. Un módulo de aterrizaje es una cápsula que debe proteger al róver de la fricción con el aire marciano. Al descender, la cápsula de aterrizaje lanza un paracaídas que enlentece el descenso hasta que el róver llega a la superficie.

Las cápsulas de aterrizaje tienen escudos térmicos que se desprenden durante el descenso. Así es como se ven. Al caer al suelo, crean manchas pequeñas similares a lunares. Los róveres más recientes aterrizan con la ayuda de una grúa volante, una especie de módulo de aterrizaje adicional. Cuando alcanza una altura de unos 1800 m, el módulo desprende el paracaídas y enciende ocho pequeños motores de reacción. Una vez que alcanza los 20 m sobre la superficie, se mantiene en el aire y hace descender el róver en arneses. Después, la grúa volante vuelve a ganar altura y se aleja del róver todo lo posible, para más tarde estrellarse en la superficie de Marte. Esto significa que la humanidad ya ha dejado muchísima basura en el planeta rojo.

Pero hemos dejado aún más basura en la Luna. Hemos enviado 6 misiones, varias sondas espaciales no tripuladas y muchos róveres. También hemos dejado algunas banderas, cámaras de transmisión y muchas otras cosas en el satélite de la Tierra. El peso combinado de toda la basura de la Luna supera los 180 000 kg, lo que equivale a 30 elefantes o 18 autobuses escolares. Pero enviaremos aún más cosas a Marte, ya que planeamos convertirlo en nuestro nuevo hogar. En primer lugar, tendremos que enviar una gran cantidad de alimentos, agua, equipamiento científico y miles de paneles solares. Al principio, Marte estará poblado exclusivamente por robots que utilizarán estos paneles para producir electricidad. Luego tendrán que construir módulos habitables y un sistema de administración de los residuos.

Y solo 2 años después, enviaremos los primeros humanos junto a otras cosas útiles: fábricas para la extracción de combustible y oxígeno y la exploración científica de Marte. Tiempo después, tendremos suficientes módulos como para soportar la vida de una colonia humana. Habrá un hospital marciano, invernaderos donde se cultivarán alimentos y hasta hoteles y restaurantes para que la gente se sienta cómoda.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas