Genial
Genial

10+ Razones por las que una escuela común es mejor que el famoso Hogwarts

Hola, mi nombre es Tasia, y cuando tenía 11 años soñaba que un búho volaría hacia mí y me traería una carta de admisión a la mejor escuela de magia del mundo. Ahora tengo una hija pequeña y esperaba que ella soñara con lo mismo.

Hace poco, antes de ir a dormir, le leía el libro de Harry Potter y me di cuenta: incluso si ocurre el milagro más grande de todos y un gran pájaro blanco le trae a mi bebé una carta de Hogwarts, nunca la dejaré ir allí. Y estoy dispuesta a explicarles a los lectores de Genial.guru las razones de esta decisión.

Es peligroso

En Hogwarts, las situaciones de emergencia ocurren bastante seguido. O un trol ataca a Hermione o Ginny Weasley llega a conocer al basilisco demasiado de cerca o el fugitivo de Azkaban se fuga (sí, es el buen Sirius, pero el hecho de que un prisionero fugitivo pueda acceder fácilmente al territorio de la escuela da miedo). Ni hablar de la llorona Myrtle y Cedric Diggory, que terminaron muertos. Al mismo tiempo, se nos muestra constantemente que esta escuela de magia es el lugar más seguro del mundo.

En los alrededores también pasan cosas raras

Cerca de Hogwarts se encuentra el llamado bosque supuestamente prohibido. Dije “supuestamente” porque los estudiantes, a pesar de las prohibiciones, iban allí siempre cuando se les antojaba. Además, a los maestros se les ocurrió castigar a los alumnos de 11 años con un paseo nocturno al lugar donde viven los espíritus malignos. Imagínate si el director de una escuela moderna enviara a los alumnos de primer grado junto con el profesor de Educación Física a los callejones nocturnos para descubrir quién está robando la propiedad de la institución que se le ha confiado.

En la escuela no enseñan cómo comportarse en el mundo de los muggles

Sí, hay clases sobre los muggles en Hogwarts, pero son facultativas. Al mismo tiempo, muchos estudiantes no saben en absoluto cómo comportarse en el mundo de los muggles, donde un automóvil común les causa asombro genuino. Aun así, a los magos les vendría muy bien aprender a sentirse a gusto entre los simples mortales. Al menos para no delatarse.

Y no enseñan en absoluto cómo funciona el mundo

La magia es maravillosa, pero no sería de más que los jóvenes estudiantes de Hogwarts conocieran la teoría del Big Bang, al menos para el desarrollo general. Aun así, los magos deberían ser conscientes de cómo funciona el universo y nuestro planeta en particular, porque también viven en él, al igual que los muggles.

Tampoco hay clases de idiomas

No hay una sola clase de idioma en Hogwarts. Sí, es imposible aprender la lengua pársel, pero a los estudiantes no les vendría mal, por ejemplo, el francés, al menos para comunicarse con los magos de otros países. Durante el torneo de los tres magos, la barrera lingüística no surgió. Y no recuerdo que hubiera un hechizo que te permita entender todos los idiomas del mundo. Esto significa que los estudiantes de Beauxbaton y Durmstrang claramente recibían clases de inglés. Podría valer la pena echar un vistazo más de cerca a estas escuelas y considerar obtener una educación allí.

Poca actividad física

No hay Educación Física en Hogwarts. En el primer año, a los estudiantes se les enseñaba a volar en una escoba, luego se seleccionaban los jugadores para el quidditch y el resto se quedaba sin nada para hacer. Los magos no tienen otros deportes. Es bueno que al menos en la escuela de magia no se podía transgredir, y los niños tenían que caminar bastante: es al menos una variedad de la actividad física.

El problema con la selección de profesores

Sibyll Trelawney es una mujer desequilibrada que se permite menospreciar las habilidades de sus alumnos. Recuerda cómo insultó a Hermione. También asustaba abiertamente a los niños, profetizando constantemente un futuro terrible para ellos.

El profesor Snape debe ser un gran educador. Pero trataba a sus alumnos de forma terrible: los ataques eternos en su dirección e incluso los cuescos en la cabeza son simplemente inaceptables. Conociendo su historia, uno puede entender humanamente por qué trataba mal a Harry, pero su rudeza hacia la diligente y responsable Hermione es literalmente difícil de explicar. Excepto que ella era de una familia muggle, pero eso ya es completamente monstruoso para un maestro.

Quien cuida de los alumnos es Argus Filch

Una de las pesadillas de Hogwarts es el celador que no puede hacer magia. Es maníacamente cruel y lo muestra en forma abierta con su deseo de volver a castigar físicamente a los estudiantes y el hecho de que mantiene guardadas las esposas y cadenas con la esperanza de que su sueño se haga realidad. Además, Filch creía sinceramente que Dolores Umbridge era lo mejor que le había pasado a la escuela.

No se corta de raíz la idea de que los magos deben ser necesariamente de sangre pura

Seguramente no es una novedad para la dirección de Hogwarts que a los estudiantes de Slytherin, en su mayor parte, les disgustan los magos de origen muggle. Y, sin embargo, ni Dumbledore ni los demás profesores intentan detenerlos. Y después de la batalla por la escuela de magia, cuando Voldemort es detenido a costa de tantas vidas, es totalmente incomprensible por qué la facultad con el símbolo de la serpiente en el emblema no se cerró de una vez por todas.

El director elogia solo a una facultad

Dumbledore ha mencionado siempre que las cuatro facultades de Hogwarts son necesarias e importantes, pero la verdad es que el profesor tiene favoritos. En Piedra filosofal, el profesor literalmente le arrebató una merecida victoria en la competencia a Slytherin, dándosela a Gryffindor. Además, por méritos que nada tienen que ver con los estudios.

Y en el propio Gryffindor, la actitud hacia los estudiantes no es igual para todos. El “trio elegido” se sale con la suya de cualquier situación. A Harry Potter no le importaban las reglas de la escuela y en la mayoría de los casos evitaba el castigo, la modesta y excelente estudiante Hermione hasta llegó a robarles a los maestros (por ejemplo cuando le robó el ingrediente necesario para la poción a Snape).

El bullying prospera

El bullying parece haber estado siempre presente en Hogwarts. James Potter, Sirius Black y Remus Lupin maltrataban a Severus Snape; Draco Malfoy y sus amigos a Harry, Ron y Hermione. Las pertenencias de Luna Lovegood fueron robadas y escondidas. Y los maestros actuaban como si no hubieran visto nada, los culpables nunca recibieron ningún castigo. Solo una vez el maestro defendió a los oprimidos: Alastor Moody detuvo a Draco, que quería apuñalar a Harry por la espalda.

Esclavitud legal

Se puede reír todo lo que uno quiera de Hermione y su sociedad para la protección de los elfos domésticos, pero nosotros, como la señorita Granger, crecimos en el mundo humano y entendemos perfectamente que la esclavitud es injusta. Y “a ellos mismos les gusta servir” no es un argumento. Punto.

Además, los niños que no solo estudian, sino que residen permanentemente en Hogwarts, no aprenden a cuidarse a sí mismos en absoluto. Como resultado, lo más probable es que los alumnos se conviertan en personas con problemas de carácter que no valoran el trabajo de otras personas.

¿Enviarías a tu hijo a Hogwarts? ¿Por qué?

Compartir este artículo