Genial
Genial

11 Héroes románticos que en realidad no eran los príncipes azules que pensábamos

Los personajes masculinos de la literatura clásica la mayoría de las veces nos parecen representantes ejemplares de su género. Los lectores se enamoran del orgulloso Sr. Darcy, del apuesto Edward Rochester o del persistente Rhett Butler. Sin embargo, si analizas cuidadosamente las acciones de muchos héroes, ya no se ven tan perfectos.

Genial.guru echó un vistazo de cerca a los caballeros favoritos de las novelas clásicas y descubrió los detalles de cada uno de ellos que no todos han tenido en cuenta. Y en el bono encontrarás a uno de los héroes románticos más populares de nuestro tiempo, para el que también tenemos preguntas.

Sr. Rochester (Jane Eyre, de Charlotte Brontë)

Cuando Edward Rochester aparece por primera vez en la novela, la heroína siente simpatía por él. Incluso a pesar del hecho de que el caballero a veces se comporta con arrogancia y sin tacto, debido a la brecha social que existe entre ellos. Al mismo tiempo, el hombre elogia su orgullo más de una vez, ya que se hizo cargo de la hija ilegítima de otra persona. Pero el lector puede notar que trata a la niña con frialdad.

Después, el Sr. Rochester recurre a la manipulación y juega con los sentimientos de Jane, a veces mostrando atención y luego declarando su amor por otra mujer. La víctima de sus intrigas no es solo el personaje principal, sino también la dama a la que le da falsas esperanzas de matrimonio. Además, Rochester hace todo eso en presencia de una esposa viva, aunque con una enfermedad mental. Por supuesto, el hombre en verdad tiene sentimientos reales por Jane, pero su amor es egoísta.

  • El engañoso y grosero Rochester no debería llegar a ser el personaje principal de los sueños de la chica. © vasilis / LiveLib

Maxim de Winter (Rebeca, de Daphne du Maurier)

El comienzo del libro parece un cuento de hadas. El señor De Winter, majestuoso, misterioso y rico, se enamora de una chica pobre y le propone matrimonio. Sin embargo, cuando trae a la joven esposa a su finca, la alegría se desvanece rápidamente, ya que todo a su alrededor recuerda a la predecesora fallecida.

A lo largo de la novela, Maxim permanece ciego en relación con los sentimientos y miedos de la heroína principal. Él esquiva sus intentos de hablar con franqueza, y le recuerda a su esposa la diferencia de edad. Por lo tanto, parece indicarle a la chica que ella no es igual a él, y que sus pensamientos y sentimientos no tienen importancia.

  • Maxim no me pareció nada simpático, trataba a su esposa como a una mascota. © MrsBee / LiveLib

Jay Gatsby (El gran Gatsby, de Francis Scott Fitzgerald)

El amor de Gatsby por Daisy es fascinante. Por el bien de la chica, se levanta desde abajo, hace una fortuna e intenta llamar la atención sobre sí mismo con fiestas de lujo. Ni siquiera lo detiene que su novia ya esté casada. Sin embargo, el hecho de que Jay no llegara a conocer tan bien a Daisy debería alertar al lector.

Lo más probable es que el hombre no amara a una chica real, sino a una imagen que había creado en su imaginación. Después de todo, no tuvo la oportunidad de conocerla adecuadamente durante las cortas reuniones de su juventud. Así podemos concluir que Gatsby podría encontrarse con la decepción al concretar una relación con su amada, en el caso de que el autor hubiera escrito un final diferente.

  • La imagen que Gatsby dibujó para sí mismo en su propia cabeza lo convirtió en un tonto ciego, sobre quien tuvo influencia una criatura baja llamada Daisy. ¿Amaba su alma? ¿O solo se enamoró de la imagen? © Tasha_Gaster / LiveLib

Príncipe Mishkin (El idiota, de Fiódor Dostoyevski)

El sencillo príncipe Mishkin no puede dejar de despertar la simpatía del lector. Al estar entre personas de cualidades morales cuestionables, demuestra la nobleza de su alma. Además, el príncipe es galante en relación con las mujeres. Sin embargo, es difícil considerarlo un novio envidiable, y he aquí el porqué.

Lev Mishkin se deja llevar fácilmente y también se siente atraído por aquellos que, en su opinión, necesitan ser salvados. Por lo tanto, cuando debe escoger entre dos mujeres, no elige a la que ama, sino a la que está menos bendecida por el destino. Un sacrificio tan excesivo no le trae felicidad a nadie.

  • En mi opinión, no es en absoluto la persona maravillosa que el autor quería retratar. Por el contrario, empeora todos los problemas al darles esperanza a las personas que están en una situación completamente desesperada. © chipotle / LiveLib

Ángel (Tess d’ Urberville, de Thomas Hardy)

Según la trama de la novela, la heroína principal, Tess, luego de haber experimentado una relación extramarital con un hombre inmoral, conoce al amable y sincero Ángel. Uno tiene la impresión de que una persona tan noble es capaz de hacer feliz a la sufriente Tess. Pero nada que ver. Cuando Ángel se entera del pasado de la chica, cambia por completo.

Teniendo en cuenta las particularidades del período histórico en el que se desarrollan los hechos de la novela, el hombre podría justificarse si, al no estar dispuesto a ir en contra de sus propias convicciones, pusiera un punto final. Sin embargo, Ángel no dejaba ir a Tess, y con sus reproches solo empeoraba su angustia sentimental.

  • Un hombre que arruinó todo lo que pudo con sus dudas. Su amor es extraño. Si es que realmente se puede llamar amor. Solo se deja llevar por Tess, porque en cuanto la imagen ideal se disipa, todo su amor se derrumba como una casa de papel. © lerch_f / LiveLib

Yuri Zhivago (Doctor Zhivago, de Boris Pasternak)

El doctor Zhivago es un hombre educado e inteligente con una excelente organización mental. Es un médico talentoso y también escribe poesía sincera. Al estar en medio de acontecimientos históricos difíciles, Yuri conserva la bondad y la humanidad.

Sin embargo, el hombre es de voluntad débil. Tiende a seguir la corriente, sin tomar ninguna acción decisiva para encontrarse en condiciones más favorables. El héroe permanece pasivo incluso cuando, debido a las circunstancias, pierde a sus amadas mujeres en diferentes etapas de su vida.

  • Es la historia de un hombre que era demasiado débil, por lo que parasitó a mujeres fuertes y decididas y arruinó la vida de todas. © tawarwaith / LiveLib

Walter (El velo pintado, de Somerset Maugham)

Un noble médico bacteriólogo lleva a su infiel esposa Kitty a un pueblo chino donde la gente sufre de cólera. Al observar el trabajo sacrificado de su esposo, la mujer por primera vez comienza a sentir amor por él.

Las aventuras infieles de la heroína causan una justa crítica por parte del lector, pero también vale la pena mirar a Walter más de cerca. El personaje supo desde un principio que Kitty no se casaba con él por amor. Durante el matrimonio, no le prestaba atención a su esposa y a menudo guardaba silencio en su compañía; por este motivo, ella no pudo resistirse al encontrarse con el interés de un elocuente mujeriego. Y cuando Walter se dio cuenta de la traición, decidió vengarse de su esposa de una manera sofisticada en lugar de dejarla ir o de trabajar juntos en los errores.

  • Sí, ser infiel es repugnante. Pero ¿qué esperaba Walter de su esposa, que no lo amaba? No trató de influir en sus sentimientos, de cautivarla. © tanya_nsk / LiveLib

Kamran (Kinglet — pájaro cantor, de Reshat Nuri Gyuntekin)

La sincera historia de la relación entre Feride y Kamran se ha convertido en una de las favoritas de muchos fanáticos de las novelas clásicas. Una hermosa chica turca con un carácter muy difícil pasa por numerosas pruebas para finalmente estar con su amor: el tranquilo y equilibrado Kamran.

Sin embargo, algunos lectores creen que la vida matrimonial de los protagonistas no pudo haber transcurrido sin problemas. Después de todo, el héroe es propenso a las aventuras infieles. Y, al parecer, el sincero remordimiento de Kamran puede ser tan solo una manipulación. Después de todo, él culpa a las circunstancias por lo que sucedió, y no a sí mismo. Esto significa que puede volver a traicionar a Feride si surge la oportunidad.

Rhett Butler (Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell)

Parece que Rhett Butler es un ejemplo de perseverancia y de claridad en sus objetivos. Persigue larga y persistentemente a la mujer de la que se ha enamorado. Sin embargo, Rhett no admira a Scarlett como a una diosa, sino que se considera un igual, lo que lo distingue de otros pretendientes de la chica.

En el transcurso de la trama, un lector atento podría dudar de la sinceridad de los sentimientos del héroe. Rhett Butler es un mujeriego, pero por primera vez recibió el rechazo de una persona que le agradaba. La indiferencia de Scarlett aumenta su pasión por conquistarla, por lo que llega hasta las últimas consecuencias. Pero, luego de haber recibido lo que quería, Butler no aprecia mucho el trofeo, es decir, el amor de Scarlett, como lo demuestra su insatisfacción con el matrimonio.

  • Odio a Rhett Butler. Cuando leo que este es uno de los personajes más queridos de las mujeres en la literatura, siento ganas de gritar y de repartir patadas. © Villi_Lapsi / LiveLib

Geoffrey de Peyrac (Angélica, de Anne y Serge Golon)

Angélica acepta casarse con el conde de Peyrac por orden de su padre, pero está disgustada con él. Es que el esposo es mucho mayor, y además, está desfigurado por las heridas que ha recibido. Pero con el tiempo, la chica lo conoce mejor y se enamora de él, ya que a pesar de sus defectos externos, el hombre es inteligente, amable e interesante. Junto con Angélica, los fanáticos de la serie de libros y películas también comienzan a tener simpatía por el personaje.

Sin embargo, el héroe no está exento de tener defectos graves, como la frivolidad y la vanidad. El conde, en aras de su propio orgullo, le demuestra su poder al rey, sabiendo lo que esto podría suponer para él y su familia. Luego de escapar milagrosamente de la muerte, Geoffrey comienza todo desde cero. El personaje piensa solo en sí mismo. No participa en el destino de sus seres queridos durante muchos años, y ellos tienen que arreglarse solos en estas circunstancias desfavorables.

  • Considerarse protegido cuando el rey ha privado repetidamente a señores no menos nobles de toda propiedad es una tontería. Esto es perdonable para la joven Angélica, pero no para Geoffrey. © Fox_Of_Probability / LiveLib
  • Me recuerda a un gallo o a un pavo. Demasiado alarde de sí mismo, y esto arruina la impresión que causa en los demás. © Lisana / LiveLib

Sr. Darcy (Orgullo y prejuicio, de Jane Austen)

El Sr. Darcy se presenta en la novela como un hombre que no es ajeno al esnobismo. Habla con desdén de las personas que están por debajo de él en la escala social. Enamorado de Elizabeth, declara que está dispuesto a casarse con ella, en contra de todos los argumentos de la razón. Sin embargo, la heroína no se siente atraída por una propuesta de matrimonio tan insultante, por lo que la rechaza. Después de eso, él cambia.

Pero algunos lectores no creyeron que un caballero de tales principios pudiera abandonar tan fácilmente sus puntos de vista. Es probable que por lograr la aceptación de su amada, solo haya demostrado un cambio imaginario de carácter. Y en una relación con Elizabeth, el héroe tarde o temprano mostraría su arrogancia y grandilocuencia.

  • El Sr. Darcy es un personaje atrevido y arrogante que se considera el centro del universo. Si no fuese por la fortuna de su padre, ¿qué valdría con su estúpido orgullo? © yayanka / LiveLib

Bono: No solo los héroes de las novelas clásicas son cuestionados por los lectores. La idealidad de Edward, de Crepúsculo de Stephenie Meyer, también está en duda

  • Tiene signos de manipulador y posesivo. Hay que acordarse de cómo reaccionó a la amistad de Bella con Jacob. Su relación no es del todo sana. © may_witness / Twitter
  • No son signos. Tiene 100 años y está saliendo con una colegiala. O los vampiros no se desarrollan y permanecen mentalmente al nivel de su edad biológica, lo cual es muy trágico, o tiene una tendencia a las cosas anormales. © NrQ6ocCajGPiYNX / Twitter

¿Con qué crítica de los héroes estás de acuerdo? ¿Y cuáles, en tu opinión, no merecen ser tan criticados?

Compartir este artículo