Genial
Genial

11 “Metidas de pata” que dañaron obras de arte y que no sabemos si nos provocan reír o llorar

Sabemos que un accidente puede ocurrir de un minuto a otro, y muchas veces de forma inevitable. Pero ¿qué sucede cuando un error cuesta millones o elimina por completo un objeto valioso? La falta de pericia o la inexperiencia han provocado que distintas obras de arte se hayan visto afectadas.

En Genial.guru te contaremos qué piezas han sido objeto de daños, ya sea por accidentes, negligencia o descuidos que, en algunos casos, incluso provocaron su pérdida total.

1. La fuente martillada de Duchamp

Se dice que un artista puede convertir cualquier objeto en arte, y este es el caso de Marchel Duchamp, quien compró un urinario modelo Bedforshire y lo intervino colocándole su firma bajo el seudónimo de R. Mutt.

La pieza, titulada Fountain y valuada en 2006 en 3,6 millones de USD, fue dañada con un martillo ese mismo año por un artista de performance, que la dejó ligeramente astillada.

2. La caída sobre el Triple Elvis de Andy Warhol

En una exposición del Museo de Arte Moderno de San Francisco que contenía cientos de valiosas obras de arte del siglo XX, se reportó la caída de un visitante en una aclamada obra de Andy Warhol titulada Triple Elvis. La obra fue realizada en 1963 y tiene tres imágenes repetidas del cantante.

Afortunadamente para el torpe visitante y para los propietarios, la pieza solo sufrió daños menores y pronto fue restaurada. La obra de arte que retrata a Elvis Presley en sus días como actor fue vendida en 2014 por 81,9 millones de USD.

3. La obra triturada de Lucien Freud

Los empleados de la casa de subastas Sotheby’s, de Londres, destruyeron en abril del 2000 una obra de Lucien Freud cuando era transportada. Según reportaron, la obra, que no tenía título, fue confundida con una caja vacía y enviada a la trituradora.

La pieza era un boceto valuado en 100 mil USD, aunque los expertos coinciden en que podría haberse vendido por una cantidad superior de haberse exhibido en la subasta.

4. Los Picassos dañados por problemas de vista

Dos obras de Picasso han sido dañadas por falta de buena visión de parte de su propietario. Steve Wynn, coleccionista de arte y dueño de las obras El sueño (foto) y El marinero, ha tenido percances con ellas, ya que sufre de retinitis pigmentosa, una enfermedad degenerativa que afecta a los ojos.

En 2006, la lona de la obra El sueño sufrió un desgarro de cinco centímetros cuando Wynn empujó accidentalmente la pintura con su codo. El sueño finalmente fue reparado y se vendió en 155 millones de USD en una subasta en 2013.

En 2018 Wynn tuvo otro percance con El marinero, de 1943. Estaba por ponerse en venta cuando declaró que la obra se había dañado accidentalmente, por lo que no fue vendida en ese momento.

5. La calabaza rota por culpa de una selfi

El Museo Hirshorn presentó la obra de Yayoi Kusama All the Eternal Love I Have for the Pumpkins en 2017. Tenía una restricción: solo podía tener un visitante a la vez durante 30 segundos para evitar accidentes, pero al parecer la regla no fue suficiente. Como suele suceder en los museos de arte, algunos espectadores intentaron hacerse una selfi, acto que ocasionó que un visitante cayera sobre una de las esculturas de calabaza y la rompiera.

La sala fue cerrada temporalmente y la pieza fue reemplazada.

6. La bañera llena de grasa y de gasas que fue limpiada

En varias ocasiones, el personal de limpieza ha confundido obras de arte con suciedad o basura, por lo que procedieron a limpiarlas y dañaron parcial o permanentemente la obra.

Uno de estos casos fue el de la pieza Bañera anónima, del artista Joseph Beuys, que en 1986 fue expuesta en la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf. La obra consistía en una bañera sucia con una enorme capa de grasa untada en los bordes y llena de gasas. El museo reportó que el personal de limpieza decidió lavarla y dejarla impecable.

7. El jarrón antiguo que rompieron y que pudo ser restaurado

El jarrón “Portland Vase” fue descubierto cerca de Roma en el siglo XVI y ha permanecido en el Museo Británico desde 1810. La hermosa vasija con representaciones de humanos y dioses sobrevivió más de 1800 años, pero en 1845 un hombre arrojó otra obra sobre el cristal en el que se encontraba el jarrón, y rompió el cristal.

Las piezas rotas del jarrón fueron encontradas y este tuvo su primera restauración. La última restauración del jarrón de Portland se hizo entre 1988 y 1989, y se logró que hoy en día sea muy poco notorio el daño.

8. La selfi grupal que dañó un Goya y un Dalí

El intento de cuatro mujeres por lucir bien en una selfi terminó en daños contra unas obras de arte de Salvador Dalí y Francisco Goya. El accidente sucedió en 2018, cuando visitaban el Centro Cultural Main Avenue en la ciudad de Ekaterimburgo, Rusia, y chocaron contra una pared temporal que sostenía Los caprichos, de Goya, y un grabado surrealista de Salvador Dalí de la misma serie.

Ambas obras sufrieron la rotura de sus marcos.

9. El niño que le dio un puñetazo a una obra de 1,5 millones

En 2015 seguramente nadie quería ser ese niño de 12 años... y es que en un recorrido escolar, el menor resbaló cuando caminaba alrededor de la obra Flores, de Paolo Porpora, que data del siglo XVII, y la golpeó con la mano en un intento por mantenerse de pie. La obra se exhibía en el centro de artes creativas Huashan 1914, ubicado en la ciudad de Taipéi, en Taiwán.

Afortunadamente para el niño y su familia, la obra valuada en 1,5 millones de USD se encontraba asegurada, por lo que no tuvieron que pagar los daños.

10. Los jarrones rotos por unas agujetas mal amarradas

En 2006 un hombre de 42 años de nombre Nick Flynn casi termina con tres jarrones de la dinastía Qing en el museo Fitzwilliam de Cambridge. Los jarrones habían sobrevivido durante 300 años a destrucciones naturales y guerras, pero los cordones mal abrochados de los zapatos de Flynn por poco los hacen desaparecer, ya que el hombre resbaló por esta causa sobre ellos.

Afortunadamente, hábiles expertos pudieron restaurarlos y en la actualidad están en exhibición, pero protegidos con un cristal antibalas y antiagujetas.

11. La fallida restauración del Ecce Homo

En 2012 la fallida restauración de la obra Ecce Homo realizada por Cecilia Giménez en la localidad de Borja, España, se convirtió en una parodia mundial. La obra fue realizada en 1930 y se encuentra en el Santuario de Misericordia.

La octogenaria ya había realizado algunos trabajos en otros centros religiosos, pero sin contar con los conocimientos técnicos necesarios pintó encima del rostro, por lo que lo deformó por completo.

¿Cuál ha sido tu experiencia con objetos valiosos? ¿Se te ha caído alguno por accidente? Cuéntanos en los comentarios.

Genial/Arte/11 “Metidas de pata” que dañaron obras de arte y que no sabemos si nos provocan reír o llorar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos