Genial
Genial

12+ Detalles sobre “Charlie y la fábrica de chocolate” que revelan qué se escondía tras toda esa magia

En 1964, muchos niños leyeron el libro en donde Charlie deposita toda su esperanza en un ticket dorado que encuentra en una barra de chocolate. En 1971, conocieron a los personajes en carne y hueso en la adaptación que se ha convertido en una película muy querida por familias enteras. Y, finalmente, en 2005, una nueva versión revivió la pasión por la historia contada hace años para entretener a niños y adultos por igual. Aunque cada una tiene lo suyo, ambas comparten momentos que aumentan la curiosidad por saber qué sucedía dentro de aquella fábrica de chocolate.

Es por eso que, en Genial.guru, queremos mostrarte algunos datos que no pueden pasar desapercibidos sobre las aventuras que Willy Wonka regaló al mundo entero.

1. Willy Wonka y la fábrica de chocolate, 1971

Al creador del libro no le gustó la película

A pesar de que Roald llegó a tolerar la película (reconociendo que tenía algunos detalles buenos que destacar), jamás le gustó como la adaptación al cine de su libro. Le pagaron 300 000 dólares para que escribiera el borrador del guion para la cinta, pero no estaba contento con los cambios que se le dieron al producto final, además de que la música tenía un tono muy alejado al original.

Tampoco le parecía una buena opción el actor Gene Wilder, ya que lo consideraba muy suave, de voz ligera y un rostro dulce. Tomando en cuenta que veía a Wonka cómo un británico muy excéntrico, él pensaba más en Spike Milligan para el papel.

Su protagonista no siguió siendo actor

A pesar de que Peter Ostrum obtuvo un papel importante como Charlie Bucket, decidió no seguir la vida de un actor infantil, aun cuando le ofrecieron firmar un contrato por tres películas más. Comenzó a interesarse por los caballos cuando terminó las grabaciones de la cinta, además de ser influenciado por el veterinario que los atendía.

Fue ahí cuando tomó el camino que lo llevó a graduarse de la Facultad de Medicina y obtener un doctorado en 1984. Finalmente, se dedicó a la veterinaria como su único trabajo, en donde atiende principalmente a caballos y vacas.

Gene Wilder hizo sus propios ajustes a Willy Wonka

Cuando le ofrecieron el papel a Wilder, él solamente tenía una condición para aceptar el papel. Luego de conocer al personaje, quería darle unos detalles que lo volvieran más icónico, a su punto de vista. El director lo visitó y le preguntó si quería participar, a lo que respondió: “Bueno, te lo diré. Lo haré si puedo salir y toda la multitud se calla mientras uso un bastón. Ay, Dios mío. Willy Wonka está lisiado. Camino despacio, se oye caer un alfiler y mi bastón se atasca en un ladrillo. Me caigo de bruces y hago una voltereta hacia adelante y salto. Todos comienzan a aplaudir. A partir de ese momento, nadie sabrá si estoy mintiendo o diciendo la verdad”. Además, dijo que, si no se lo hubieran permitido, no habría aceptado el papel.

El título de la película fue cambiado por marketing

Tanto el libro cómo la versión del 2005 llevan el nombre Charlie y la fábrica de chocolate, pues es el título original. Pero en 1971, la película (entre sus tantos cambios), eligió el nombre Willy Wonka y la fábrica de chocolate para poder reforzar la marca que Quaker Oats planeaba financiar con la publicidad de la película, ya que ambas existen gracias a la otra. Era necesario que la palabra “Wonka” se quedara en la mente del público, y con “Charlie” en el título, no se lograría dicho objetivo.

La taza no era comestible

En la escena acompañada de la canción “Pure Imagination”, Wonka se acomoda en el suelo y bebe de una pequeña taza aparentemente comestible; después del sorbo, la muerde y mastica tranquilamente. El problema es que no era para nada comestible, él incluso dijo que solamente un tercio de los dulces se podía comer, y la taza, lamentablemente, estaba hecha de cera.

Reacciones genuinas

Durante las filmaciones, los actores tuvieron reacciones muy naturales, y no solamente por ser buenos en sus trabajos, sino porque en realidad no conocían el contexto o el lugar.

  • En la escena del túnel, cuando Wonka comienza a cantar mientras las luces crean un ambiente terrorífico, los actores Peter (Charlie), Jack (abuelo Joe) y Denise (Violet), estaban realmente aterrados al pensar que Gene Wilder había sufrido de un ataque psicótico.
  • Cuando los niños entran por primera vez a la sala del chocolate, se asombran y muestran mucha emoción al ver los jardines de dulces, ya que realmente estaban mirando el set terminado con toda la decoración.
  • Cuando Wonka hace su aparición cojeando con la ayuda de su bastón, Julie (Veruca), al no saber las intenciones de Wilder, creyó que realmente se había lesionado la pierna. Incluso llegó a pensar en el problema que iba a ocurrir en ese momento, pues tendrían que detener las filmaciones debido al estado del actor. Por eso, su reacción al ver que Wonka tropezaba y se levantaba sin ningún problema fue completamente genuina, como la de cualquier fan al ver la película por primera vez.
  • Gene Wilder quería que la reacción del abuelo Joe y de Charlie fueran de asombro cuando él les gritara al descubrir que habían robado las bebidas gaseosas. El problema era que los actores ya sabían que habría gritos, así que decidió cambiar la molestia con decepción para mantenerse tranquilo y así poder sorprender con los gritos más adelante.

2. Charlie y la fábrica de chocolate, 2005

Jim Carrey iba a ser Willy Wonka

Se consideró a Jim Carrey para interpretar a Wonka poco antes de que Tim Burton se inclinara por Johnny Depp, ya que encajaba mejor con la película como la imaginó. Algo intrigante es el hecho de que Jim ha perdido otros personajes que Johnny obtuvo, cómo El joven manos de tijeraPiratas del Caribe. Curiosamente, Burton también le había ofrecido el papel a Dwayne Johnson, quien quería hacerlo, pero al igual que Jim, perdió ante Depp.

Las barras de chocolate real

En la cinta podemos ver cantidades enormes de barras de chocolate que, a simple vista, pueden parecer efectos especiales o un arduo trabajo de utilería. Sin embargo, la marca Nestlé proporcionó aproximadamente 1850 de las barras de chocolate que aparecen dentro del filme, convirtiéndose en el patrocinador involuntario del alimento real para los actores.

Sin embargo, también había 110 000 barras que fueron hechas totalmente de plástico. Un trabajo pesado para la producción, ya que después se cubrieron con envoltorios de Nestlé para darles la apariencia de ser productos reales.

Johnny Depp recomendó a Freddie Highmore

Mientras Depp estaba destinado a interpretar al excéntrico Wonka, se buscaba al otro protagonista: el niño pobre que amaba los chocolates, pero había comido muy pocos, Charlie Bucket. Johnny había trabajado un año antes con Freddie Highmore en Descubriendo el país de Nunca Jamás y, al parecer, le había agradado lo suficiente como para solicitar que obtuviera el papel. De no ser por esta petición, posiblemente se hubiera encontrado a otro niño actor para la película.

Deep Roy interpretó a los 165 Oompa-Loompas

El actor Deep Roy tuvo la difícil tarea de interpretar a los 165 Oompa-Loompas que aparecen en la cinta y sí, quizá pensabas que se trataba del mismo copiado y pegado muchas veces en la escena, pero se convirtió en el actor más trabajador dentro de las grabaciones.

Cuando Burton le contó por primera vez sobre el personaje, le dijo que sería buena idea que interpretara a cinco Oompas: “Pero cinco Oompas rápidamente se convirtieron en 165. Y no están computarizados; hice cada uno individualmente”.

Muchas de las cosas en el set eran comestibles

La producción normal de una película de alto presupuesto y un mundo ficticio suele llevar un proceso creativo algo tedioso, al involucrar cosas que no pertenecen a nuestro mundo. Para los actores puede ser común que, al mirar el corte final en la premier, la mayoría de las cosas que aparecen no las hayan visto en las grabaciones, pues se añadieron por computadora.

Sin embargo en Charlie y la fábrica de chocolate, el set fue hecho completamente para crear ese ambiente realista ante las cámaras, y lo comestible iba desde el pasto hasta los árboles, que fueron creados por una tienda de chocolate en Inglaterra, la cual vendió creaciones iguales después del lanzamiento de la película. A pesar de que el río de chocolate parecía bastante real, se trataba de un líquido falso que, gracias a su mezcla, se acercaba demasiado a la realidad. Se hicieron 927 403 litros para completar el río y la cascada.

La casa de Roald Dahl

Burton visitó la casa de Roald Dahl y descubrió que era, metafóricamente, la casa de Charlie. La viuda de Dahl, Felicity, recuerda que, cuando él entró al cobertizo de escritura de su esposo, dijo: “¡Esta es la casa de Bucket!”, algo que la hizo pensar en que por fin alguien lo había entendido. También le mostró los manuscritos originales que estaban hechos a mano y en los que, al parecer, el contenido original era más polémico que el libro final.

Existen tres versiones del personaje

Después de que la hija del director Mel Stuart leyera por primera vez el libro y le pidiera a su padre una película sobre la historia, se llevó al cine una de las cintas más memorables desde 1971. Aunque tuvo muchos cambios respecto a la versión del libro, como el hecho de que, en la cinta, Charlie no tuviera padre. En la segunda adaptación se planeaba darle más importancia a la historia original en detalles como la música, cuyas letras venían directamente de Roald.

El actor Timothée Chalamet compartió en su Instagram una foto en la que viste como Wonka, ya que se está filmando una película en la que se hablará sobre la joven vida del personaje que se estrenará en 2023. Timothée también escribió: “El suspenso es terrible, espero que dure. WONKA”.

¿Cuál sería tu reacción al entrar por primera vez a una fábrica hecha totalmente de dulces? ¿Prefieres el libro o las adaptaciones que se hicieron para el cine?

Genial/Arte/12+ Detalles sobre “Charlie y la fábrica de chocolate” que revelan qué se escondía tras toda esa magia
Compartir este artículo