Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

14 Tomas falsas que, de alguna manera, terminaron quedándose en nuestras películas favoritas

7-15
77k

A la hora de rodar una película, no todo sale siempre según lo previsto. A muchos actores les gusta improvisar y alejarse del guion establecido, añadiendo aún más drama o humor a las escenas. Al hacer eso, a menudo ponen a sus compañeros de reparto en situaciones embarazosas. Y, con frecuencia, son precisamente esas escenas y frases no escritas las que acaban formando parte del resultado final de la cinta. Sin embargo, en el set también se producen incidentes fruto de la casualidad, por ejemplo, debido a la torpeza o a la mala memoria de algún actor.

Genial.guru decidió averiguar qué tomas no deberían haber sido incluidas en las películas, pero que, aun así, terminaron formando parte de ellas.

Francotirador

A menudo, trabajar con “actores” recién nacidos genera ciertos problemas. Por eso, en lugar de recurrir a los bebés, se suele utilizar muñecos. La mayoría de los directores de cine optan por ejemplares animados y capaces de mover sus extremidades, pero, por alguna razón, los creadores de la película Francotirador prefirieron usar un muñeco simple. En la escena donde el personaje de Bradley Cooper sostiene a la hija recién nacida de Taya y la acuna entre sus brazos, el actor tuvo que “avivar” a la pequeña moviéndola con su propio dedo. Resultó ser muy gracioso, pero no volvieron a grabar la toma. Como resultado, la escena con la bebé generó muchas bromas y parodias en Internet.

Rápidos y furiosos 6

Cuando Hobbs aparece en la barbacoa, Roman dice con un tono bromista: “Mia, esconde el aceite para bebés”. A lo que el personaje de Dwayne Johnson responde: “Y tú, esconde tu enorme frente”. Esta frase no estaba en el guion, por lo que el actor Chris Bridges literalmente escupió su bebida fruto de la risa, salpicando a todos a su alrededor, mientras que Tyrese Gibson se quedó, cuanto menos, confundido. Todo esto acabó siendo tan divertido en cámara que se decidió dejar la toma “fracasada” en la película.

Guardianes de la Galaxia

En realidad, Chris Pratt dejó caer por accidente la esfera con la Gema del Infinito, pero, al mismo tiempo, guardó las apariencias. Los creadores de la película decidieron que la escena se veía muy natural, como si estuviera dentro del guion, y que era coherente con el carácter de Star Lord, por lo que decidieron conservarla.

Zoolander

En la escena del cementerio, cuando el personaje de David Duchovny dice que la industria de la moda está detrás de todos los asesinatos de políticos de elevada repercusión en los últimos 100 años, el personaje de Ben Stiller pregunta: “¿Por qué hombres modelos?”. Duchovny se lo explica, tras lo cual, Zoolander vuelve a decir: “Pero ¿por qué hombres modelos?”. Resulta que Ben Stiller simplemente había olvidado su siguiente frase y optó por repetir la anterior. Duchovny tuvo que improvisar: “¿Estás bromeando? Acabo de explicártelo”. Y la toma, pese a eso, entró en la versión final de la película.

El sorprendente Hombre Araña 2: La amenaza de Electro

Cuando el Hombre Araña se va después de “atar” a Gwen al auto con una telaraña, ella lo llama por su nombre real en público, revelando así su identidad. Esta frase no estaba en el guion, sino que la actriz Emma Stone simplemente sufrió un lapsus, por lo que automáticamente se cubrió la boca con la mano.

Blade Runner

La escena en la que el personaje de Daryl Hannah huye en pánico, se resbala y rompe la ventanilla de una camioneta con su codo puede parecer haber estado dentro del guion, pero ciertamente se trató de un accidente. La actriz se resbaló por casualidad y más tarde incluso tuvo que ser trasladada al hospital debido a una fractura de codo.

El Señor de los Anillos: las dos torres

En la escena donde Éowyn mira a lo lejos, se puede ver cómo la bandera es despegada del mástil por el viento y sale volando. Eso no estaba planeado, pero resultó ser tan metafórico y encajó tan bien en la trama que decidieron no volver a grabar la toma.

Durante el rodaje de la escena en torno a la fogata, Viggo Mortensen tenía que patear el pesado casco de un orco. El actor golpeó el objeto con tanta fuerza que se rompió los dedos del pie y gritó realmente por el dolor. La escena fue muy impactante, y el director, Peter Jackson, se quedó tan impresionado que Mortensen continuó actuando, a pesar de haber sufrido una lesión grave. Precisamente esa toma es la que fue incluida en la película.

Tienes un e-mail

Cuando Joe sale de la librería sosteniendo en sus manos unos globos y un pez dorado en una bolsa, uno de los globos, por casualidad, queda atrapado con la puerta. Esto no estaba en el guion, del mismo modo que la frase que Tom Hanks dijo después de esa embarazosa situación: “¡Qué bien que no fue el pez!”. A pesar de que la grabación no salió según lo previsto, la toma resultó ser muy divertida, y, al final, se decidió dejarla en la película.

¿Quieres ser John Malkovich?

La escena en la que un chico pasa en un auto y arroja una lata de cerveza a la cabeza del personaje principal no estaba en el guion. Uno de los actores extra se emborrachó y se tomó tal licencia, por lo que la reacción de Malkovich fue la más natural de todas las posibles. La escena le gustó tanto al director, Spike Jonze, que decidió mantenerla para la versión final de la película.

Pasajeros

Cuando se suponía que los personajes principales tenían que besarse tras un largo paseo en el espacio exterior, Jennifer Lawrence y Chris Pratt chocaron con los trajes espaciales y se rieron, aunque esto, obviamente, no estaba escrito en el guion, lo que estropeó el romanticismo del momento, pero nos dejó una divertida escena.

Indiana Jones y Los cazadores del arca perdida

En la escena donde Indy amenaza con explotar el arca, se puede ver cómo en la boca de Belloq (Paul Freeman) se mete una mosca. Un segundo después, ella salió volando, por lo que la toma no volvió a grabarse, pero el espectador no vio este desenlace, por lo que muchos tuvieron la sensación de que el actor se había tragado el insecto.

Papá por siempre

Después de que el personaje de Robin Williams “cae” de cara al pastel, la crema de su barbilla se desliza hasta la taza. Esto no estaba incluido en el guion, pero el actor se ubicó rápidamente y aprovechó la ocasión para decir: “Aquí está la crema azucarada”, motivo por el que se decidió dejar la toma.

Volver al futuro III

En la escena final de la película, se puede ver al hijo menor de Doc mostrar un gesto extraño que muchos incluso consideraron obsceno. Pero lo más probable es que el joven actor simplemente estuviera tratando de avisarle al director u a otro miembro del rodaje que necesitaba ir al baño. Por lo visto, durante el montaje, esta escena no fue notada, pero nada pasa desapercibido ante los ojos de un espectador atento.

En tu opinión, ¿alguna de estas tomas fracasadas debería haber sido grabada nuevamente? ¿O todas encajaron a la perfección en su película correspondiente? Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación.

7-15
77k
Compartir este artículo