11 Conocidas bellezas del mundo de la moda a las que alguna vez les negaron trabajo debido a su apariencia

Uno podría pensar: ¿de qué dudas sobre la belleza se puede hablar cuando se trata de las modelos más populares del mundo? Después de todo, su apariencia es un estándar definido para muchos. Sin embargo, los hechos de los comienzos de sus carreras en el mundo de la alta moda muestran que no siempre fue así.

En su momento, las casas de moda más grandes y los fotógrafos famosos querían arreglar muchas cosas de la apariencia de las bellezas más importantes de la actualidad, ajustándolas a los estándares de la industria. Pero el éxito fue alcanzado por aquellas que no quisieron cambiarse a sí mismas para ajustarse a los clichés, sino que crearon reglas nuevas: ser una misma, tener una particularidad, carisma y una enorme dedicación al trabajo.

Genial.guru quedó muy inspirado por estas historias porque demuestran que el mundo cambia constantemente, y las que lo cambian son las personas que no temen apartarse de las normas habituales.

1. Heidi Klum

La carrera de Heidi Klum, una de las “ángeles” de Victoria’s Secret más famosas, comenzó en su Alemania natal: ganó un concurso de belleza, superando a 250 000 solicitantes y participantes. Inspirada por su éxito, la joven viajó a conquistar París. Pero los agentes de moda le dijeron que los pechos grandes no estaban de moda y que su figura en general no era adecuada para la pasarela.

Más o menos lo mismo le dijeron en los Estados Unidos, donde viajó a continuación. Un no le seguía a otro, y hasta la primera sesión de fotos para una revista le causó decepción: su rostro fue pegado al cuerpo de otra chica. Pero la terquedad de la joven alemana la llevó a su objetivo: trabajar para Victoria’s Secret.

2. Gigi Hadid

Cuando la joven Gigi decidió seguir los pasos de su madre, Yolanda Hadid, y convertirse en modelo, de repente descubrió que sus parámetros no eran los adecuados para hacerlo. Tenía los hombros demasiado anchos debido a su práctica profesional de voleibol. Todos los agentes le dijeron: “¡Adelgaza!”. Y las críticas no cesaron ni siquiera cuando por fin logró subir a la pasarela. “Camina mal”, “es regordeta”: estos fue lo más suave que Gigi tuvo que escuchar.

Su amiga Naomi Campbell le ayudó a aprender a caminar, gracias a lo cual Gigi pudo cumplir su sueño: aunque haya sido en el tercer intento, pero se convirtió en una “ángel” de Victoria’s Secret. “De mí misma sé: soy trabajadora, tengo confianza en mí y estuve en el lugar correcto en el momento indicado, cuando la industria de la moda estaba lista para un cambio”, dice Gigi.

3. Tyra Banks

Hoy, Tyra Banks es una modelo exitosa y una de las creadoras del proyecto America’s Next Top Model, un programa de televisión que ha sido premiado en más de una oportunidad por sus juicios valientes y su tolerancia, y por ser una verdadera influencia en la esfera social.

Se convirtió en la primera ángel afroamericana del catálogo de Victoria’s Secret y durante su carrera logró trabajar con casi todas las marcas conocidas. Pero Tyra ha señalado repetidamente que escuchó la palabra “no” a lo largo de su carrera constantemente, debido al color de su piel y los parámetros de su cuerpo, que a veces no alcanzaban los ideales de las modelos.

“Durante un paseo por Europa, le confesé a mi madre que los agentes me rechazaban debido a mi peso. Mi mamá me secó las lágrimas de la cara y, en señal de protesta, fuimos a una pizzería y pedimos una gran pizza”, contó Tyra.

4. Alyona Subbotina

A la edad de 16 años, Alyona fue invitada a asistir al casting en la Semana de la Moda de Kazajstán, por solo verla en la calle. Sin embargo, la opinión de los expertos en moda difería de la de los agentes que buscaban talentos: la apariencia de Alyona fue considerada por unanimidad como no apta para la moda, y no pasó el casting.

Pero al enviar su book a las agencias asiáticas, Alyona recibió una buena respuesta y una exitosa carrera en Singapur, Tokio y luego en Europa. Logró muchos contratos notables: la apertura de un espectáculo de Givenchy, desfiles de Fendi, Thierry Mugler, Vivienne Westwood, Jean Paul Gaultier, y sesiones de fotos para revistas famosas.

5. Laetitia Casta

Laetitia obtuvo su primer contrato a la edad de 15 años, después de que un famoso fotógrafo la viera en la playa y la invitara a un casting. Con 18 años, ya era la modelo líder de Victoria’s Secret y luego trabajó con las casas de moda más famosas: Jean-Paul Gaultier, Yves Saint Laurent, Chanel, Givenchy, Ralph Lauren. Pero aun así, la famosa modelo recuerda que su apariencia no se salvó de los comentarios. La mayoría de las veces, los fotógrafos hubieran querido que se arreglara sus dientes desiguales, y a los diseñadores les parecía que le faltaba altura (169 cm), que sus pechos eran demasiado grandes (talla 4) y que su peso podría ser menor (57 kg).

Laetitia decidió seguir siendo ella misma. “¡Me gustan mis dientes torcidos!”. “¡Simplemente me encantan las hamburguesas y la pizza y, más que nada, el chocolate!”. Quería disfrutar de la vida, y nunca la ocultó.

6. Naomi Sims

Naomi es llamada la primera modelo afroamericana, y fue ella la que tuvo que enfrentar la discriminación racial contra los negros, que aún era fuerte en los años 60.

Todos los intentos de la joven de entrar a las agencias de moda terminaron en un fracaso: la joven era rechazada debido a su color de piel. Entonces, Naomi se aventuró a dirigirse directamente a los fotógrafos famosos, y tuvo suerte: el fotógrafo Gösta Peterson aceptó retratarla para la portada del New York Times. La belleza de la chica no pasó desapercibida, la foto fue un gran avance para su carrera. Luego siguieron la portada de Life, Ladies’ Home Journal y el reconocimiento en el mundo de la moda.

7. Lara Stone

Al comienzo de su carrera, la modelo holandesa Lara Stone tuvo que enfrentar afirmaciones muy desagradables de los críticos de la moda. Fue llamada un androide atípico de dientes feos y un modo de andar extraño.

El rechazo en los castings la persiguió durante varios años antes de que Lara comenzara a ser notada de una buena manera. Se considera que el diseñador italiano Riccardo Tisci fue el que se convirtió en su guía hacia el verdadero éxito. Invitó a la joven modelo no solo a participar en un show de Givenchy, sino también a abrirlo. Fue después de este desfile que Lara comenzó a trabajar con Miu Miu, Prada, Lanvin, Marc Jacobs y Chanel.

8. Cindy Crawford

El camino de Cindy Crawford hacia la alta moda comenzó de una manera bastante curiosa. Ella recolectaba maíz para ayudar a su familia a ganar dinero, y su foto apareció en un artículo sobre el éxito agrícola. La imagen fue vista por el famoso fotógrafo Victor Skrebneski, quien convenció a la chica para que intentara iniciar una carrera de modelo. Tuvo que aprender mucho y escuchar críticas poco halagüeñas, pero logró firmar un contrato con Vogue y con Cosmopolitan.

Todos ya han escuchado esta historia mil veces, pero aun así te recordaremos que su característico lunar cerca del labio se consideraba repugnante, se retocaba en las fotos y se le solicitaba encarecidamente que se lo quitara. Como ya sabemos, Cindy logró defender su lunar, y el pequeño punto se convirtió en un símbolo definitivo en el mundo de la moda.

9. Diandra Forrest

El origen afroamericano de la modelo Diandra Forrest solo se delata por los característicos rasgos faciales grandes, porque su piel es muy blanca: la joven nació con albinismo. Ha contado en numerosas entrevistas sobre lo difícil que es vivir con esta característica física.

Su carrera comenzó con la sesión de fotos del fotógrafo Shamir Khan, conocido por destruir estereotipos. Su belleza poco estándar al principio generó desconfianza entre los diseñadores de moda. Todos sentían que aquella rareza podía convertirse en un verdadero éxito, pero le negaban el trabajo una y otra vez. Sin embargo, al final la joven logró sacudir el mundo de la moda establecido y emergió con mucha fuerza.

10. Lindsey Wixson

Unos inusuales labios rellenos y un espacio entre los dientes: el mundo de la moda no estaba preparado para estas características peculiares. La imagen se consideró compleja e incomprensible, y la modelo principiante no firmó ningún contrato.

Fue el fotógrafo Steven Meisel quien ayudó a Lindsey a convertir su “boca picada por las abejas” en su característica distintiva. La invitó a una sesión de fotos para Vogue, y publicó la imagen de sus labios. El nombre del fotógrafo, el diseño y la presentación inusuales no podían dejar de llamar la atención, y el muro de la incomprensión se derrumbó.

11. Gisele Bündchen

A pesar de que Gisele Bündchen ya ha terminado su carrera de modelo, todavía está en el primer lugar en el ranking de las modelos mejor pagadas del mundo. Hoy en día es difícil imaginar que en los albores de su carrera se la ha llamado chica sin talento con una nariz demasiado grande. La nariz de Gisele fue la que le causó más problemas, porque con las palabras: “Es demasiado grande”, se le negó trabajo más de 40 veces.

Pero ella decidió que la dedicación y la energía son más importantes que la belleza ideal y que no sería tan fácil desviarla de su camino. El impulso hacia la alta moda fue la sesión de fotos con Patrick Demarchelier. El fotógrafo recuerda que había visto algo especial en Gisele, aunque sus colegas lo persuadían de elegir su candidatura.

¿Cuál de nuestras protagonistas te gusta a ti?

Compartir este artículo