Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

12 Hechos singulares sobre la ropa y los accesorios que te los mostrarán desde una nueva perspectiva

Los hombres que se quejan de sus novias y esposas por gastar demasiado en ropa deberían saber que sus costos no son nada en comparación con lo que tendrían que haber pagado en el siglo XIX. Antes de que, en el siglo XX, los estilos de ropa de mujer se simplificaran, lo que ha permitido aumentar o disminuir proporcionalmente los patrones, era casi imposible comprar prendas producidas en serie. Mientras tanto, la ropa para hombres y niños apareció en el mercado en 1868, cuando se abrieron los primeros grandes almacenes en Bélgica.

Genial.guru cree que la falta de necesidad de gastar mucho dinero en la sastrería es una excelente razón para complacerte con alguna prenda nueva. Y para entender qué es lo que quieres comprar, te servirán de ayuda 12 hechos entretenidos sobre vestimenta y accesorios.

Las esquimales usaban tangas en el siglo XIX

Por primera vez en el mundo civilizado, las tangas aparecieron en los años 20 del siglo XX. Fueron usadas por bailarinas estadounidenses. Sin embargo, las primeras fashionistas en usar esta prenda interior en el siglo XIX fueron las esquimales. Las mujeres inuit llamaban a sus tangas “naasit” y las confeccionaban de piel de foca, adornándolas con abalorios. Curiosamente, a menudo, este trozo de piel era lo único que lucían al recibir a sus familiares e invitados.

Puedes ser un buen ingeniero y diseñar aviones, pero fallar diseñando un sostén

En 1943, el magnate financiero, ingeniero de aeronaves y director Howard Hughes decidió filmar la película El forajido, protagonizada por Jane Russell. Más específicamente, por sus senos. Hubo tantas escenas en la película donde la cámara se enfocó en el escote de la actriz que Howard Hughes decidió diseñar un sostén para enfatizar aún más la belleza natural de la chica.

Sin embargo, crear lencería resultó ser más difícil que construir aviones. Cuando Hughes diseñó el primer push-up con aros y se lo llevó a la actriz, resultó que era terriblemente incómodo. Pero Jane Russell no se atrevió a discutir con el rico e influyente director, sin embargo, en el set usaba en secreto su propia ropa interior ajustando los tirantes del sostén y atándolo con un paño. Lo confesó solo 42 años después.

Un cómodo sostén push-up fue creado en 1964 por una mujer llamada Louise Poirier.

La Primera Guerra Mundial contribuyó parcialmente a que las mujeres renunciaran a los corsés

Los corsés fueron un invento hermoso pero bárbaro de la época de Catalina de Medici, quien introdujo una prohibición de cinturas ancha en su corte. Los corsés causaban problemas respiratorios en las mujeres, apretaban los órganos internos, desplazándolos y dañándolos. Las mujeres que usaban corsés sufrían indigestión, desmayos frecuentes e incluso hemorragias internas.

La primera patente para un sostén fue emitida por Mary Jacob en 1914. Usando esta prenda interior, una mujer era capaz de hacer cualquier trabajo. En el mismo año, comenzó la Primera Guerra Mundial, y 3 años después, a causa de la escasez de metal, las mujeres fueron llamadas a renunciar los corsés ajustados en favor de sujetadores mucho más cómodos. Gracias a esto, fueron ahorradas hasta 28 000 toneladas de metal suficientes para la construcción de 2 buques.

Los hombres también fueron víctimas de la moda

En el siglo XIX, aparecieron cuellos altos desmontables para caballeros que se podían cambiar a diario en lugar de ponerse una camisa limpia todos los días. Sin embargo, un invento tan elegante resultó ser muy peligroso: debido a su rigidez, los cuellos de este tipo conllevaban el riesgo de cortar la circulación sanguínea en la arteria carótida y provocar la muerte.

Desde afuera parecía bastante inocente: el caballero vino al club, tomó un par de copas de oporto u otra bebida y se quedó dormido, apoyando la cabeza sobre su pecho. Pero cuando los demás se daban cuenta de que algo andaba mal, ya era demasiado tarde: el accesorio de moda le apretó el cuello y le quitó la vida.

El collar en forma de aro (Torques) era una decoración militar y, al mismo tiempo, un medio de pago

La torques generalmente se fabricaba de metales preciosos. A menudo no estaba abrochada, pero a veces llevaba ganchos y anillos, además, era decorada con piedras preciosas. Muchos pueblos antiguos usaban decoraciones de este tipo, entre ellos: escitas, sármatas, romanos, eslavos, escandinavos y tracios.

A menudo, la torques fue utilizada como signo de nobleza y se otorgaba a los guerreros por sus hechos en batalla. Esta joyería fue usada tanto por mujeres como por hombres. Así como fue rígida, se necesitaba mucho esfuerzo para quitarla. Las unidades encontradas, cortadas en mitades, indican que a veces se usaban en lugar de dinero.

El cierre de sostén fue inventado por Mark Twain

Samuel Clemens (el nombre real del autor de Las aventuras de Tom Sawyer), no solo era un escritor talentoso. Cansado de usar tirantes incómodos, en 1871 patentó un cinturón ajustable para apretar las camisas en la cintura. Se abrochaba con botones y posteriormente también se usó para calzones y corsés.

Y el cierre con ganchos todavía se usa en sostenes.

Anteriormente, las ajorcas de tobillo se colocaban en ambas piernas y se encadenaban

Las ajorcas de tobillo fueron usadas tanto por egipcios como por residentes de Sumer. Sin embargo, fueron especialmente populares entre las mujeres y los hombres de la India.

En el sudeste asiático, las ajorcas se usaban en ambas piernas y se conectaban entre sí con una cadena. De esta manera se les enseñaba a las niñas a caminar dando pequeños pasos “femeninos”.

Las mujeres se amotinaron cuando las materias primas para las medias femeninas fueron usadas en paracaídas

En 1939, se creó el nylon, entonces, la empresa DuPont comenzó a producir medias de nylon que eran muy populares entre las mujeres: se vendían hasta 4 millones de pares por día. Sin embargo, comenzó la Segunda Guerra Mundial, la planta fue reformada para producir paracaídas y cables de avión de nylon. Este hecho causó los llamados disturbios de nylon entre las mujeres que formaban unas colas gigantes de 40 mil personas para comprar las medias. Aquellas que no lograban obtener la prenda solían utilizar cremas y lociones para dibujar la línea de costura en sus piernas creando el efecto de llevar medias.

Si no fuera por las criadas de las damas nobles, la ropa de hombres y mujeres se abrocharía del mismo lado

Los botones se usaban originalmente solo con fines decorativos. Durante la Edad Media, eran tan caros que existían leyes que estipulaban cuántos botones debería usar una persona dependiendo de su estado social. En aquella época, era posible pagar las deudas simplemente arrancando uno de estos preciosos artilugios de la ropa.

En general, incluso los señores más nobles se vestían ellos mismos, pero las damas, a la hora de vestirse, eran asistidas por sus criadas. Para su comodidad, el broche estaba justo en el lado derecho. Este es el secreto de por qué las prendas de las mujeres se abrochan a la izquierda y las de los hombres a la derecha.

Los aretes se usaban por marineros que cruzaron el ecuador

En el mundo antiguo, solían perforar una oreja e insertar un arete como señal de esclavitud. Inicialmente, los aretes fueron usados ​​tanto por hombres como por mujeres.

Más tarde, los aretes comenzaron a considerarse exclusivamente joyas de damas. Pero además de las mujeres, fueron usados por los marineros que dieron la vuelta al mundo o cruzaron el ecuador.

Pero en cuanto a los piratas, no se sabe con certeza qué aspecto tenían. Se especula que los aretes y los pañuelos son un invento de Howard Pyle, un artista del siglo XIX. Se le pidió que hiciera ilustraciones con piratas para un libro infantil, y los copió de bandidos y campesinos españoles. Entonces los piratas comenzaron a usar aretes, pañuelos y cinturones anchos de tela.

Las solapas brillantes en un esmoquin son necesarias para que sea más fácil quitar las cenizas

El esmoquin que actualmente se usa como ropa de fiesta, se inventó en la segunda mitad del siglo XIX como un traje cotidiano. El príncipe de Gales, que más tarde se convirtió en el rey Eduardo VII, comenzó a usar una chaqueta de fumar para que el olor a humo y cenizas no estropeara su frac costoso. Los cortesanos siguieron su ejemplo. Y para facilitar la eliminación de las cenizas del esmoquin, sus solapas solían hacerse de tela lisa y brillante como la seda.

Con el tiempo, la élite de Nueva York comenzó a usar en público el esmoquin originalmente destinado para estar en casa. Así que, gradualmente se ha transformado de “un albornoz” para estar en casa en la prenda de gala.

Las personas que fabricaban sombreros involuntariamente se convertían en “sombrereros locos”

“Soy un pobre hombre...” — dijo en voz temblorosa el Sombrerero de Lewis Carroll parado frente al rey y mordiendo un pedazo de taza en lugar de su pan con mantequilla. Aunque se especula que el escritor copió la imagen de este personaje de un excéntrico vendedor de muebles, los síntomas como temblores, inseguridad, depresión, apatía y timidez patológica también fueron característicos de otros sombrereros.

El hecho es que, desde el siglo XVII hasta casi la mitad del siglo XX, en la fabricación de sombreros de fieltro se utilizó el mercurio, lo que causó que las personas que trabajaban en las fábricas desarrollaran una enfermedad conocida como eretismo o “enfermedad del sombrerero loco”, por lo que sufrieron alucinaciones y calambres musculares.

¿En alguna ocasión tú o tus amigos se han convertido en las víctimas de la moda luciendo, por ejemplo, tacones altos o skinny jeans demasiado ajustados? ¿De qué prendas de tu guardarropa podrías prescindir, a cuáles de ellas renunciarías sin ningún remordimiento?

Imagen de portada SeshatDatabank / Twitter