Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

13 Lecciones duras de estilo que aprendió Kate Middleton al convertirse en duquesa

7--5
85k

Gran Bretaña es uno de los pocos países que ha logrado preservar la monarquía durante siglos y siglos. Esto fue posible también gracias a la lealtad hacia sus tradiciones, y los requisitos especiales relacionados con la apariencia de la realeza también forman parte de esas costumbres. Por eso, Kate, la duquesa de Cambridge, siendo la esposa del heredero al trono, está en el punto de mira de los medios de comunicación de todo el mundo y de la gente común. En la actualidad, es un símbolo de elegancia, y casi siempre luce impecable, pero esto no siempre fue así.

Genial.guru admira el estilo de la duquesa y quiere hacer un recuento de las lecciones de moda que tuvo que aprender. No pretendemos que cada uno de nosotros, simples mortales, contrate a un asistente de estilo personal, como los que asesoran a los miembros de la realeza, pero vale la pena tomar nota de algunos de los trucos del elegante estilo de Kate.

Consultar a un estilista

Cuando “tú misma eres tu propia estilista”.

Vestuarios creados bajo la dirección de un estilista.

En 2016, la duquesa de Cambridge posó para la portada de la revista Vogue (imagen de arriba). Fue ella quien, por su cuenta, creó el vestuario de chica vaquera con ropa casual sencilla, rechazando recurrir a estilistas. Desafortunadamente, la foto fue muy criticada por el público: la encontraron demasiado sencilla para ser una duquesa. Por eso, no volvió a aventurarse en tales experimentos, prefiriendo ponerse en manos de especialistas experimentados.

En abril de 2019 se supo que la estilista permanente de Kate Middleton, Natasha Archer, se ausentó por una licencia por maternidad, y ahora su puesto lo ocupa Virginia Chadwyck-Healey. La futura duquesa conoció a esta mujer en sus años de estudiante: estudiaron juntas Historia del Arte en la Universidad de St. Andrews, en Escocia. Gracias a la colaboración de su nueva estilista, el vestuario de Kate se ha vuelto más moderno y espectacular.

Introducir las tendencias de moda en el vestuario con cuidado y mesura

La duquesa es la cara de la monarquía británica, y, en el futuro, será la reina consorte. Por eso, no puede permitirse ser demasiado aficionada a la moda, a diferencia de, por ejemplo, Meghan Markle, cuyo esposo ocupa solo el sexto lugar en la línea sucesoria al trono.

Todos los vestuarios de Kate se ven limitados por las tradiciones, y van más allá de la moda y el tiempo. Solo se le permite introducir cuidadosamente tendencias modernas en sus imágenes. Por lo tanto, podemos contemplar a la duquesa con atuendos con los hombros ligeramente abiertos o pliegues, pero nunca la veremos con medias de leopardo, chaquetas de moda o prendas oversize.

Deshacerse a tiempo de las prendas gastadas

Cuando Kate solo estaba asimilando su nuevo estatus de duquesa y que era miembro de la familia real británica, se la pudo ver en repetidas ocasiones con unos botines que mostraban signos claros de haber sido muy usados. Ponerse cosas que poseen un aspecto desgastado no está recomendado para nadie, menos aún para una figura que atrae millones de miradas constantemente.

Comprar las prendas con un estilo favorecedor en cantidad

Para evitar el problema descrito en el párrafo anterior, la duquesa de Cambridge compra sus artículos favoritos en cantidad, pero, a menudo, en diferentes colores. Esto fue lo que sucedió, por ejemplo, con un vestido de la marca Alexander McQueen: Kate Middleton apareció en varias ocasiones luciendo vestidos del mismo estilo, pero de diferentes tonalidades.

Elegir faldas con un largo elegante

Al convertirse en duquesa, Kate Middleton, por costumbre, siguió optando por ropa bastante corta, por lo que recibió comentarios por parte de la reina Isabel II. Con el paso del tiempo, ella y sus estilistas revisaron su actitud en cuanto al largo de las faldas. La elegante longitud media le permite permanecer dentro del estilo real conservador sin miedo a acabar en una posición incómoda debido a la ropa.

Tener especial cuidado con las prendas volátiles si está corriendo mucho viento

La duquesa, por supuesto, ostenta unas piernas muy hermosas, pero el “efecto de Marilyn Monroe” y el código de vestimenta de la realeza son incompatibles. Por eso, en la actualidad, se cosen pesas especiales en la parte inferior de las faldas de Kate para que ninguna ráfaga de viento pueda golpear la reputación de esta persona real.

Adaptar los atuendos al código de vestimenta

En la pasarela se permite, si no todo, bastante, pero un representante de la familia real británica debe ser comedido. Así, los atuendos de los diseñadores se adaptan a los requisitos de protocolo. Dependiendo de una u otra prenda en particular, pueden cambiarse la longitud del artículo, la forma de la manga, la transparencia de la tela y la profundidad del escote.

No olvidar la diplomacia elegante

Durante las visitas al extranjero, los expertos del protocolo real analizan todos los detalles del vestuario hasta el más mínimo detalle. Así, durante un viaje a Canadá, la duquesa llevó un atuendo de colores rojo y blanco, similar a la bandera canadiense, mientras que su sombrero fue decorado con hojas de arce, el símbolo de la nación.

Para visitar los barrios pobres de Nueva Delhi, se optó por un vestido que respondía al estilo típico de la India, el cual costó solo 50 libras inglesas. Vale la pena aprender de este arte de la diplomacia de la moda, el cual no solo debe estar presente en los personajes públicos: al elegir un atuendo, se debe prestar atención a si es lo apropiado para una u otra situación.

Utilizar un abrigo como segundo vestido

Un abrigo es un elemento esencial dentro del armario si vives en un país con un clima similar al del Reino Unido. Y, si además eres duquesa, debes pensar no solo en la calidez, sino también en la estética. Un abrigo parecido a un vestido por su silueta es la solución perfecta para combinar la comodidad y la feminidad de la imagen.

Pero ¿por qué debe tomarse como referencia Inglaterra y la duquesa? Las residentes de muchas zonas climáticas con un largo período de invierno y entre temporadas también pueden tomar nota de este elegante truco.

Sentirse libre de introducir prendas de colores vivos en el vestuario (si, por supuesto, la reina no está cerca)

Kate aprendió esto directamente de la reina Isabel II. La monarca debe vestirse de una manera llamativa para diferenciarse entre la multitud. Y Middleton, la futura reina consorte, tiene que acostumbrarse a tener una apariencia destacada desde ahora. Siendo novia del príncipe William, ella optaba por ropa de tonos más tranquilos y apagados, pero, tras casarse, la cantidad de prendas vivas en su vestuario aumentó.

Sin embargo, si Isabel II está presente en un acontecimiento social, Kate elige ropa en colores pastel u oscuros: atendiendo al protocolo, si se está al lado de la reina, no se debe vestir de una manera más llamativa.

Experimentar con sombreros

Usar sombreros elegantes es un homenaje a las estrictas tradiciones y protocolos británicos, pero Kate logró hacer de esta tradición su propia peculiaridad: los pequeños sombreros en ella se ven llenos de elegancia y nobleza. Y las diademas voluminosas y anchas para el cabello, cubiertas de seda o terciopelo, son otra variación de las normas dictadas por protocolo.

En este punto, la duquesa se convirtió en una creadora de tendencias: gracias a ella, las diademas aparecieron en las últimas colecciones de los diseñadores en las calles de diversas ciudades, acabando por estar de moda. Así, incluso un estilo bastante conservador como el de la duquesa, influyó en las últimas tendencias.

Para los eventos nocturnos, optar por vestidos largos y de telas livianas

Para los vestuarios nocturnos, la duquesa opta por tonos tranquilos pastel y vestidos al suelo de gasa volátil. En ella lucen tan femeninos y nobles que resulta difícil no admirarla.

En febrero de 2019, su aparición en la ceremonia de entrega de premios de la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y de la Televisión (BAFTA) causó una verdadera sensación. Caminando junto al príncipe William con un vestido blanco de silueta volátil de Alexander McQueen (imagen de la izquierda), se veía simplemente increíble.

Siempre recordar que eres una princesa y que millones de ojos se fijan en ti

Con los años de exposición casi constante a las cámaras, Kate Middleton aprendió muy bien que siempre debe guardar las apariencias. Tanto en un evento deportivo como en un paseo familiar, e incluso horas después de dar a luz. Las princesas no tienen días libres, y cualquier error en el mundo de la moda, incluso el más insignificante, se convertirá en el tema de conversación de los medios de comunicación del mundo y de la gente común.

¿Qué lecciones de moda te gustaría tomar como referencia de Kate Middleton? ¿Ya has adoptado alguna? ¿O tienes otros puntos de referencia en el mundo del estilo? Cuéntanos en la sección de comentarios.

7--5
85k