13 Cosas que no deberíamos comprar usadas aunque sus precios sean demasiado buenos

Las tiendas de segunda mano son lugares maravillosos en los que puedes encontrar verdaderos tesoros a precios irrisorios. Sin embargo, hay algunos artículos que se venden en estos locales que, por diversos motivos, es mejor no llevar a casa.

Genial.guru investigó y armó esta lista en la que te cuenta cuáles son las cosas que no deberías comprar usadas por más que se vean muy bonitas y estén en oferta.

1. Sillas de auto para bebés y niños

Las sillas para llevar a los bebés y niños en el auto suelen ser bastante costosas. Por esta razón, tal vez se te ha pasado por la cabeza comprarlas usadas. Sin embargo, deberías saber que no es una buena idea, ya que no tienes forma de saber la “historia” de esa silla. Es decir, tal vez no se ve claramente su fecha de vencimiento, quizás estuvo involucrada en un accidente de auto o puede que esté dañada y que ya no sea segura para los niños.

2. Maquillaje

Los maquillajes y todos los productos vinculados con la belleza, como pueden ser brochas, esponjas, etc., son de uso personal. Es decir que es mejor no comprar y utilizar maquillajes que le hayan pertenecido a otra persona. Si los compras abiertos, por ejemplo, podrías contagiarte alguna infección o enfermedad de la piel. Tampoco es recomendable comprarlos aunque estén cerrados porque no tienes forma de conocer su fecha de vencimiento o en qué condiciones estuvieron almacenados esos productos antes de que llegaran a tus manos.

3. Juguetes

Cuando un niño llega a la familia, los padres deben comprar muchas cosas que suelen ser costosas. Si, para ahorrar algo de dinero, estabas pensando en adquirir juguetes usados, debes saber que no es una buena idea. ¿Por qué? Porque los juguetes viejos no siempre son compatibles con los parámetros de seguridad actuales y pueden contener piezas pequeñas, filos o pintura con plomo que es considerada dañina para los pequeños.

4. Ropa interior y trajes de baño

Al igual que los maquillajes, la ropa interior y los trajes de baño son de uso exclusivamente personal. No es recomendable comprarlos usados, ya que podrías contagiarte alguna infección o estar expuesto a gérmenes. Si quieres adquirir estos productos en una tienda de segunda mano, deberías asegurarte de que no fueron utilizados anteriormente.

5. Zapatos

Los zapatos también son un producto delicado para comprar en las tiendas de segunda mano. Pero no deberías adquirirlos usados por dos motivos: porque podrían contener gérmenes y bacterias y porque es probable que el zapato se haya amoldado al pie del dueño anterior y esto podría generar algún dolor o molestia en el tuyo.

6. Sombreros y gorras

Los sombreros y las gorras usadas pueden contener restos de transpiración y pelo de otras personas. Son accesorios que no suelen lavarse con frecuencia, y lo más probable es que la persona que lo vendió o lo donó a la tienda de segunda mano no lo haya higienizado correctamente antes. Si viste uno que realmente te enamoró y está muy barato, asegúrate de desinfectarlo y lavarlo adecuadamente.

7. Lámparas

Cuando compras objetos en los que interviene la electricidad, debes ser especialmente cuidadoso. Comprar lámparas usadas podría no ser una buena idea, ya que los cables podrían estar en mal estado y generar algún cortocircuito en tu hogar. De todas formas, si aún quieres comprarlas, asegúrate de hacerlas revisar por un profesional antes de conectarlas en tu casa para evitar accidentes.

8. Muebles tapizados

Los muebles antiguos y tapizados pueden verse preciosos en la tienda, pero no es aconsejable adquirirlos. ¿Por qué? Porque esa tapicería podría contener chinches, alérgenos e incluso moho. Por eso, si quieres comprar uno usado, lo recomendable es reemplazar toda la tela del dueño anterior antes de usarlo en casa.

9. Neumáticos

Otro producto que no es recomendable adquirir usado son los neumáticos. Y es que, por más que a la vista parezcan perfectos, la realidad es que no sabes cómo han sido utilizados. Quizás alguien manejó con los neumáticos desinflados o a una velocidad excesiva, lo que podría haberlos dañado. Además, estos envejecen y se vuelven más inseguros a medida que pasa el tiempo. Así que, en materia de neumáticos, es preferible gastar un poco más de dinero pero no correr riesgos.

10. Camas y accesorios para mascotas

Nunca sabes en qué condiciones estaban las mascotas que utilizaron las camas o los accesorios antes que la tuya. Si quieres mantener a salvo a tu amigo de cuatro patas y también evitar posibles olores y contaminación en tu hogar, será mejor que compres accesorios completamente nuevos.

11. Joyas

Tal vez veas en la tienda de segunda mano algunas joyas que parecen verdaderos tesoros. Sin embargo, a menos que seas un experto en identificar y evaluar la calidad de este tipo de accesorios, no es recomendable adquirirlos usados, ya que podrías estar pagando mucho más de lo que realmente valen. Además, tal vez contengan algunas trazas de sustancias tóxicas o alérgenos como níquel y plomo.

12. Perfumes

Tal como ocurre con los maquillajes, los perfumes tienen fecha de vencimiento. Por eso, es mejor no comprarlos usados, ya que podrías no tener acceso a esa fecha. Tampoco tienes forma de saber en qué condiciones fueron almacenadas esas fragancias. Así que, cuando se trate de productos que van a estar en contacto directo con tu cuerpo, es mejor apostar a lo nuevo.

13. Ollas

¿Sabías que es recomendable cambiar las ollas que contienen una película antiadherente cada cinco años? Sí, porque podrían dejar restos de químicos peligrosos en tus comidas. Por lo tanto, es mejor no comprar ollas usadas, ya que no sabes cuánto tiempo de utilización previa tienen estos utensilios. Por más que se vean perfectas, es mejor invertir en unas nuevas.

¿Sueles frecuentar las tiendas de segunda mano? ¿Cuál es el mejor artículo que has adquirido? Cuéntanos en los comentarios y déjanos una foto.

Compartir este artículo