Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

10+ Ideas que nacieron casi de la nada y terminaron convirtiéndose en inventos millonarios

Si alguna vez has pensado en inventar algo nuevo, en este artículo puede que encuentres la motivación que te hacía falta. No necesariamente debe tratarse de una novedad tecnológica extraordinaria, ya que, en ocasiones, el ingenio y la imaginación son suficientes para crear algo útil o entretenido que millones de personas quieran comprar.

Genial.guru hizo una lista con algunos inventos aparentemente sencillos que lograron convertirse en negocios rentables y que generaron millones en ganancias.

1. Anilla para abrir latas

Antes de las latas que conocemos y usamos actualmente, abrir un refresco podía ser todo un desafío que requería de una herramienta adicional. Hasta que un buen día, el ingeniero estadounidense Ermal C. Fraze fue a un pícnic y se dio cuenta de que no podía abrir su lata de bebida, pues había olvidado el abrelatas.

Entonces, Fraze decidió crear un nuevo sistema que no necesitara de un dispositivo adicional, y así inventó la “lengüeta de extracción”, la cual le permitía al consumidor abrir su bebida solo jalando de ella. Registró su patente en 1963, y luego las fábricas empezaron a usarla en sus latas. Para 1980, su empresa ya generaba más de 500 millones de dólares en ingresos anuales.

2. Tetris

Un juego simple, pero capaz de brindar horas y horas de entretenimiento. El Tetris fue creado por el ingeniero de software ruso Alekséi Pázhitnov en 1984. Es considerado uno de los primeros videojuegos y es una de las franquicias más vendidas de todos los tiempos, siendo la versión para Game Boy una de las más exitosas.

El juego combina el hecho de ser fácil de entender con ser desafiante, por lo que tiene efectos cognitivos positivos. Ha estado presente en la cultura popular en áreas como la música, la arquitectura y el cosplay.

3. Máquina de afeitar o rastrillo

Aunque ya existían modelos previos a la navaja de afeitar, fue King Camp Gillette quien innovó al crear una versión de acero fina, económica y desechable. Él sabía que las cuchillas debían ser reemplazadas cada cierto tiempo, así que el negocio principal no era el rastrillo en sí mismo, sino tener que comprar navajas una y otra vez.

Estas máquinas simples se popularizaron en la década de 1900, sobre todo cuando comenzaron a ser distribuidas entre el ejército. Por supuesto, el producto ha sufrido modificaciones e innovaciones con el tiempo, y nuevas marcas han surgido, pero Gillette sigue siendo una de las más reconocidas del sector.

4. Pelota “Koosh”

Imagina que juegas con tu hijo a la pelota, pero no logra atraparla, así que inventas una con filamentos de goma para que sea más fácil agarrarla. Eso fue precisamente lo que hizo el ingeniero Scott Stillinger a finales de la década de 1980.

Esta pelota, conocida como “Koosh ball”, fue lanzada en una variedad de combinaciones de colores. Incluso se comercializaron productos relacionados como llaveros, yoyos, y una línea llamada “Koosh Kins”, la cual tenía manos y caras de dibujos animados que luego se convirtieron en una serie de cómics.

5. Canción Happy birthday to you (Cumpleaños feliz)

La sencilla pero pegajosa canción ha sido traducida al menos a 18 idiomas y se ha cantado en innumerables fiestas de cumpleaños. La autoría de la melodía data de 1893, y se les atribuye a las hermanas Patty y Mildred J. Hill. La primera era directora de un jardín de niños, y la segunda pianista y compositora. El tema original se llamaba Good morning to all (“Buenos días a todos”), y resultó ser muy fácil de aprender para los niños.

La combinación de la letra y la melodía de Happy birthday to you apareció impresa por primera vez casi una década después de Good morning to all, pero no incluía créditos. Años después, una editorial musical se adjudicó los derechos que en 1988 se estimaban en 5 millones de dólares cuando fueron vendidos a otra compañía. La canción es una de las que más ingresos ha generado en la historia, aunque actualmente, después de diversas controversias, se considera de dominio público.

6. Notas adhesivas o Post-it

En el laboratorio de la marca 3M, el científico Spencer Silver trabajaba para desarrollar un adhesivo superfuerte. Sin embargo, en uno de sus intentos creó algo peculiar: un tipo de pegamento que se adhería ligeramente a las superficies y no dejaba marca al retirarlo. Tiempo después, otro científico de la empresa, Art Fry, se dio cuenta de que ese pegamento podría funcionar como separador para libros.

Luego, ambos tuvieron la idea de las notas adhesivas y comenzaron a repartirlas entre los trabajadores de la empresa, quienes quedaron encantados con esa nueva forma de comunicarse. Su emblemático color amarillo se debe a que era el único que les sobraba en el laboratorio de producción. Estas comenzaron a ser comercializadas, y para la década de 1990 se convirtieron en uno de los principales productos de consumo.

7. Fundas para vasos de café

Una mañana de 1991, Jay Sorensen tuvo un accidente con un vaso de café que cayó encima de él debido a que estaba tan caliente que no logró sostenerlo bien. Entonces, pensó que los recipientes que daban en las cafeterías no contaban con protección suficiente, por lo que comenzó a buscar una forma de cambiar eso. Así creó una funda para vasos de café que bautizó como Java Jacket.

Jay comenzó a vender su producto a diversas cafeterías, y creó nuevos modelos con varias opciones de materiales y la posibilidad de personalizar la funda. Su negocio siguió creciendo e incluso llegó a superar los 2 millones de fundas vendidas por día, convirtiéndose en millonario.

8. Resorte “Slinky”

Bajar de un escalón a otro y volver a formarse no parece ser una cualidad extraordinaria, pero sí lo suficientemente entretenida para que el “Slinky se convirtiera en un juguete exitoso. Richard James inventó este producto a principios de la década de 1940, y su inventario inicial fue de 400 unidades, las cuales se vendieron por un dólar cada una en menos de 90 minutos.

Betty James, esposa del creador y empresaria, siempre buscó mantener el juguete a un precio considerable para asegurarse de que fuera asequible para los clientes de bajos recursos. En sus primeros 60 años, “Slinky” vendió 300 millones de unidades.

9. Cara sonriente o smiley

Decir que el poder de una sonrisa es ilimitado nunca había sido más acertado. La icónica cara amarilla que sonríe fue diseñada por Harvey Ball para una campaña de marketing de la empresa Worcester-Guarantee, la cual le pidió que creara un diseño que pudiera usarse en botones, tarjetas de escritorio y carteles. Y así lo hizo.

El diseño le tomó unos diez minutos y le pagaron 240 dólares por él. Por supuesto, Harvey jamás imaginó que esa cara sonriente iría mucho más allá de esa campaña y se convertiría en un ícono de la cultura pop en la década de 1970, vendiendo unos 50 millones de botones sonrientes.

10. Marcatextos

Estás leyendo y de repente necesitas destacar una frase con información importante. ¡No hay problema! Tomas tu marcatextos y la resaltas con un color llamativo. Suena bastante sencillo, ¿no? Esto se lo debemos al japonés Yukio Horie, quien inventó un rotulador a base de agua en 1962. Al año siguiente, la compañía Carter’s Ink desarrolló un modelo similar, pero ahora con una tinta traslúcida llamativa.

La idea de esta tinta era que no ocultara el texto debajo de ella ni se filtrara al otro lado del papel, lo que hizo que el marcatextos se convirtiera en la forma dominante de resaltar frases. Luego llegaron los colores fluorescentes, y hoy en día, varias empresas fabrican este producto que es imprescindible para muchos, siendo el amarillo y el rosa los tonos más vendidos. Ahora, incluso los programas electrónicos de procesamiento de textos incluyen una función para resaltar.

11. Zapatos Crocs

Cuando de estos zapatos se trata, o los amas o los odias, pero todos conocemos a alguien que los usa. Su patente fue emitida en 2006, y se comercializaron inicialmente como calzado transpirable ideal para navegación. Sin embargo, al ser muy cómodos, pasaron a formar parte de una vestimenta casual.

Aunque la empresa fundada por Lyndon “Duke” Hanson y George Boedecker Jr. ha enfrentado problemas por imitaciones y falsificaciones de su calzado, ya ha logrado vender más de 300 millones de pares de zapatos.

12. Platillo volador o frisbee

La invención de este disco volador que se va a todos lados menos a donde quieres data de 1937, cuando Walter Frederick Morrison y su futura esposa, Lucile, estaban jugando lanzando un molde para pasteles en la playa y alguien les ofreció 25 centavos por él. Ahí se dieron cuenta de la oportunidad de negocio que habían creado casi involuntariamente.

El producto pasó por varias etapas de diseño y de ventas, pero cuando fue adquirido por la empresa Wham-O, una estrategia de marketing hizo que más allá de ser un juguete, se convirtiera en un deporte con varias categorías (incluyendo frisbees para perros) y competencias en distintos países.

Tal vez tú también puedas ganar millones con alguna creación. ¿Has tenido alguna idea que creas que podría convertirse en un gran invento?