Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

9 Tipos de masajes que podrían ayudarte con el dolor de espalda y de cuello

Todos tenemos la capacidad de trabajar demasiado, por lo que todos necesitamos relajarnos de vez en cuando. ¡Aquí es en donde entran los masajes! Estos son una buena solución y pueden aliviar el dolor de espalda y cuello, además de brindarte tranquilidad. Las personas en Estados Unidos visitan a los terapeutas de masaje unas 230 millones de veces al año, y el 88 % de ellas está de acuerdo en que esta técnica puede ser eficaz a la hora de reducir el dolor, especialmente en la columna. Entonces, analicemos algunos tipos de masajes que puedes usar para aliviar las molestias en esas zonas del cuerpo.

Genial.guru comparte estas preocupaciones contigo, por lo que quiere ofrecerte 9 tipos de masajes que puedes usar para aliviar los músculos tensos en tu cuello y espalda. ¡No te pierdas el bono al final del artículo!

Técnicas de automasaje

1. Relájate y deshazte del dolor en los hombros y cuello con puntos de presión

¿Es efectivo? La práctica y la investigación dicen que sí. Resulta que la acupresión y la reflexología trabajan para reducir el dolor en 9 de cada 10 estudios, por lo que puedes masajear tus puntos de activación que están conectados a tu espalda para recibir algo de alivio. Hay muchos en tu cuerpo, así que, antes de empezar con esta práctica, consulta a un especialista. Hay algunos puntos que puedes usar para relajar tu cuello, la espalda o todo el cuerpo.

1. Tómate tu tiempo y realiza los masajes cuando no estés apresurado por hacer otra cosa.

2. Siéntate o acuéstate en una posición cómoda.

3. Relájate. Respira profundamente y cierra los ojos.

4. Presionando firme y profundamente, haz pequeños movimientos giratorios hacia arriba y hacia abajo.

2. Alivia el dolor de espalda con una pelota de tenis

El dolor de espalda puede deberse a numerosas razones que generalmente incluyen el uso excesivo de los músculos y una mala postura. Para aliviar el dolor, puedes probar el masaje con pelotas de tenis.

1. Acuéstate de espalda. Las rodillas deben estar dobladas y los pies en el suelo.

2. Levanta las caderas y coloca 2 pelotas de tenis debajo de tu espalda.

3. Quédate quieto durante 60 segundos.

Puedes jugar haciendo movimientos con las pelotas de tenis para poder trabajar diferentes áreas musculares y encontrar puntos de tensión distintos.

Por ejemplo, puedes moverte hacia abajo y hacia arriba. Ten cuidado de no voltearte o presionar tu columna vertebral en las pelotas de tenis.

3. Deshazte del dolor de cuello y de espalda con una toalla caliente

Para este masaje solo necesitas una toalla. Caliéntala y, mientras está tibia, úsala para aliviar el dolor en tu espalda.

1. Toma una toalla suave y gírala en una forma de trenza gruesa.

2. Colócala detrás de tu cuello, sosteniendo un extremo en cada mano.

3. Frota hacia arriba y hacia abajo de tu cuello, aplicando una presión moderada.

4. Puedes repetir el tratamiento de 2 a 3 veces o más.

4. Calma el dolor en la espalda superior

Los músculos en la parte superior de tu espalda trabajan muy duro, y puedes aliviar la tensión en ellos con algunas técnicas.

1. Párate derecho.

2. Empuja el brazo izquierdo ligeramente hacia abajo para aplicar presión sobre el punto que te molesta.

3. Continúa aplicando presión hasta que sientas que se libera el punto de activación. Detente 30 segundos en cada lugar.

4. Muévete a través de los músculos que rodean los omóplatos y aplica presión en otros puntos de activación, pero ten cuidado de no presionar mucho.

Técnicas de masaje con un terapeuta

1. Shiatsu

El shiatsu es parte de la medicina japonesa y china, y se traduce como “presión del dedo”. En esta técnica, el terapeuta usa los dedos pulgares y las palmas de las manos para ejercer una presión variable sobre los grupos musculares, buscando ayudar a sanar y a corregir las disfunciones internas. Utilizan los puntos de acupresión en los músculos tensos para liberar la energía bloqueada, o el “qi”.

2. Masaje con piedras calientes

Como su nombre lo indica, esta técnica consiste en que se coloquen piedras suaves y cálidas en los puntos claves a tratar en el cuerpo, y su calor ayuda a eliminar la tensión de los músculos además de suavizarlos. La temperatura hace que sea fácil para el terapeuta acceder a capas musculares más profundas con el fin de eliminar el dolor.

¡Puedes combinar este tipo de masaje con otros y mimarte aún más!

3. Masaje ayurvédico “potli”

Procedente de la medicina ayurvédica de la India, la terapia de masaje potli implica el uso de hierbas antiguas para ayudar a relajar y a curar los tejidos desde lo más profundo. Se realiza utilizando bolsas calientes de hierbas (llamadas “potli”) junto con aceite rejuvenecedor, las cuales se frotan y presionan en las áreas musculares tensas. ¡Esta técnica es tan relajante que definitivamente vale la pena probarla!

4. Masaje tailandés

Muchos podemos pensar que esto fue creado en Tailandia. Pero, en realidad, se originó en India hace unos 2 500 años. Esta es una forma de masaje seco con ropa e implica el estiramiento gradual del cuerpo junto con un masaje básico. La técnica encuentra puntos tensos y ayuda a relajar los músculos con posiciones inspiradas en el yoga para hacerlos más móviles.

Si deseas estirar y moldear tu cuerpo, esta es la opción perfecta.

5. Masaje de tejido profundo

El masaje de tejido profundo se usa normalmente para tratar problemas musculoesqueléticos, como las distensiones o las lesiones deportivas. Mientras se realiza esta técnica, el terapeuta se centra en el grupo muscular a tratar con el objetivo de liberar la tensión crónica. Se aplica una mayor presión para eliminar los nudos con las palmas de las manos, los antebrazos e incluso los codos.

Importante: esto solo debe hacerse bajo la guía de un terapeuta experto.

Bono: podrías disfrutar de la efectiva técnica del masaje sueco

El masaje sueco es para personas que son nuevas en este tipo de tratamientos ya que ayuda a relajar todo el cuerpo. Durante esta técnica, los terapeutas utilizan amasamientos, masaje pasivo de las articulaciones, movimientos largos y circulares profundos. Estas están destinadas a relajarte, a estimular las terminaciones nerviosas y a aumentar el flujo sanguíneo, así como el drenaje linfático.

Importante: antes de la sesión, habla con tu terapeuta para personalizar el masaje según tus necesidades específicas.

¿Qué tipo de masaje prefieres? ¡Cuéntanos en la sección de comentarios a continuación!

Ilustrado por: Yekaterina Rogozina para Genial.guru
Compartir este artículo