10 Formas con las que podrías reducir o evitar la aparición de las várices

Las várices aparecen cuando las válvulas unidireccionales de las venas no funcionan correctamente, y la sangre comienza a acumularse en lugar de continuar hacia el corazón. Luego, las venas se agrandan, dilatan y se llenan en exceso de sangre. Con el paso del tiempo, comienzan a verse hinchadas y elevadas, de color púrpura azulado o rojo. ¿Las razones? Se desarrollan por diversos factores: edad, antecedentes familiares, embarazo, obesidad, entre otros.

Genial.guru investigó que, si bien no es posible prevenir por completo la formación de las venas varicosas, sí existen formas para reducir la probabilidad de que se desarrollen o evitar que empeoren. Estas son algunas de ellas.

1. Evita estar sentado o de pie durante periodos prolongados

Estar en una misma posición durante mucho tiempo dificulta que la sangre viaje por las venas de las piernas, esto hace que aumente la presión. Con el tiempo, la inmovilidad puede hacer que la sangre se acumule alrededor de los tobillos, los pies y las pantorrillas, y pueden hincharse y doler.

Hacer ligeros movimientos disminuirá la presión venosa y mejorará la circulación sanguínea. Puedes configurar una alarma como recordatorio para cambiar de posición al menos cada 30 minutos y doblar las rodillas con regularidad.

2. Camina o haz ejercicios de flexión del pie

La actividad física regular, como caminar y hacer ejercicios de flexión del pie, puede mejorar la función de bombeo de los músculos de la pantorrilla.

Expertos consideran que este tipo de actividad física ligera o moderada puede ayudar a que la sangre circule, mientras que el ejercicio vigoroso puede agravar las venas varicosas. Si tienes várices, consulta primero a tu médico la frecuencia, tipo e intensidad de ejercicio recomendado.

3. Eleva las piernas

Si puedes, haz este pequeño ejercicio tres o cuatro veces al día durante unos 15 minutos. Te ayudará a mantener la circulación de la sangre. Si tienes venas varicosas de leves a moderadas, elevar las piernas reducirá la hinchazón de las piernas y aliviará otros síntomas.

4. Usa medias de compresión

Los calcetines y medias de compresión pueden ayudar a mantener las válvulas de las venas en la posición correcta. Esto facilita que funcionen correctamente, además reduce la acumulación de sangre, la hinchazón y el dolor.

Se recomienda que las personas que estén sentadas o paradas durante largos períodos de tiempo en su trabajo deben usar medias de compresión. Hay varios tipos de niveles dependiendo de qué tan dañadas estén tus venas. Habla con tu médico al elegir una de las opciones de compresión: leve, moderada, firme o extra firme.

5. Mantén un peso saludable

Como ya lo mencionábamos, las várices pueden desarrollarse en función de varios factores, como la obesidad. Debes cuidar tu peso, esto mejorará el flujo sanguíneo y aliviará la presión sobre tus venas.

6. Come más flavonoides

Es sustancial adoptar una dieta basada en carbohidratos complejos, una cantidad suficiente de proteínas y grasas saludables. Incluir alimentos con alto contenido de fibra y potasio, así como evitar los alimentos con alto contenido de sal, ya que estos pueden hacer que el cuerpo retenga agua.

También se recomienda comer más flavonoides, ya que pueden ayudar a mejorar la circulación sanguínea, reducir la presión arterial y relajar los vasos sanguíneos. Los alimentos ricos en bioflavonoides incluyen: cebollas, ajo, pimientos, espinacas, brócoli, cacao, uvas, frutas cítricas, arándanos, fresas, cerezas y manzanas.

7. Evita tomar baños muy calientes o en saunas

El calor tiene un efecto negativo en las venas. Lo mejor es bañarse con agua fría, para que los vasos sanguíneos se contraigan. Esto puede aliviar la hinchazón y la sensación de pesadez, así como el malestar general y los calambres en las piernas.

8. Trata de no usar pantalones muy ajustados o tacones altos

Los pantalones exageradamente apretados (sientes que te lastiman) pueden ejercer mucha presión en tus piernas, restringen el flujo sanguíneo. Trata de usar ropa cómoda, que no esté ajustada alrededor de la cintura o las piernas, especialmente si tienes que estar de pie todo el día.

De igual manera, evita los tacones altos. El uso de estos minimiza el rango completo del movimiento de tu pie y tobillo cuando caminas, ya que estás de puntillas y mantienes contraído el músculo de la pantorrilla. Como resultado, este músculo no bombea la sangre a través de las venas como debería. Esta eficiencia perdida puede hacer que la sangre en las venas de las piernas se acumule.

9. Hidrátate

Cuando estás hidratado, la sangre de tu cuerpo tiende a diluirse de mejor manera. La sangre más fina circula mejor en tu cuerpo, es menos probable que se coagule.

10. Duerme sobre tu lado izquierdo (si estás embarazada)

El embarazo es una de las principales causas de várices. Dormir sobre el lado izquierdo puede ayudar a prevenir la formación de venas varicosas y aliviar los síntomas de las ya existentes. Esta posición reduce la presión que ejerce el útero en expansión sobre la gran vena del área pélvica, que se encuentra en el lado medio derecho del cuerpo.

Bono: por qué mantener las piernas cruzadas no provoca várices

Durante mucho tiempo, se creyó que cruzar las piernas mientras se estaba sentado era malo y podía provocar venas varicosas. La realidad es que no hay evidencia.

Las várices se forman debido a un problema con las válvulas de las venas. Cuando se debilitan o dañan, la fuerza de gravedad empuja la sangre hacia abajo provocando una insuficiencia venosa: las venas se vuelven varicosas cuando la sangre se acumula y provoca abultamientos.

Estar de pie o sentado durante mucho tiempo puede aumentar el riesgo de desarrollar este efecto en las piernas, pero no cruzarlas. Si te preocupa que te salgan várices, intenta cambiar la posición de las piernas a lo largo del día.

El mejor tratamiento para las varices difiere entre pacientes, algunos pueden tratarse de manera eficaz con medias de compresión, otros requieren procedimientos quirúrgicos. La selección del tratamiento para las venas varicosas debe tener en cuenta: síntomas, ubicación, gravedad y causa. Consulta a un especialista para que te evalúe y explique cuál es la mejor opción para ti.

Y tú, ¿tienes várices? ¿Qué te recomendaron para que estas no empeoren?

Compartir este artículo