15 Personas que decidieron darle su merecido a personas demasiado descaradas

Historias
hace 3 meses

Lamentablemente, algunas personas, sin ningún remordimiento, son groseras con todos a su alrededor, ofrecen consejos no solicitados y hacen preguntas inapropiadas. En resumen, no saben cuándo callarse. A menudo, debido al shock, no sabemos qué responder, y los ofensores se van impunes. Pero los protagonistas de nuestra historia lograron pensar rápido y les dieron su merecido a estas personas descaradas y maleducadas.

  • Me enfurece el deseo de tener que complacer a un niño a costa mía. Me subí al avión, elegí un asiento junto a la ventana. Al llegar, un niño estaba sentado en mi lugar, me dejaron el asiento del pasillo diciendo: “Es solo un niño, déjalo sentarse junto a la ventana, ¿te importa?” Sí, me importa, deberían haberlo pensado con anticipación y pagar por el asiento. Lo saqué con la ayuda del personal de vuelo; de otro modo no querían, y la madre se quedó sentada con una mirada de indignación, como si yo, una mujer adulta, hubiera herido a su pequeño.
  • Trabajé en alpinismo industrial. Un chico nuevo llegó a nuestro equipo, colgamos las cuerdas, se enganchó, empezó a descender, y después de unos metros sacó su teléfono y comenzó a llamar a conocidos preguntando si alguien necesitaba espuma de construcción a buen precio, ya que tenía cajas de ella y nadie llevaba la cuenta. El jefe estaba encima de él y quedó sorprendido. Después de descender, se enteró de que ya no trabajaba allí. Nunca había visto un turno así de corto.
  • Estaba en la fila y, de repente, una mujer se metió descaradamente delante de mí. Quedé tan atónito que no supe qué decir, pero la gente detrás de mí comenzó a murmurar. Entonces se me ocurrió una idea: cada vez que ella se daba la vuelta, yo echaba cosas en su carrito. Empecé con algo pequeño, como una bolsa de papas fritas. La gente comenzó a reírse entre dientes. Cuando logré meter un paraguas entero en su carrito, todos ya estaban riendo a carcajadas, pero ella no se dio cuenta. Finalmente, fui a las cajas de autoservicio y, al salir, la oí exclamar: “¿De dónde salió todo esto?!”. © Ben Sinclair / Quora
  • En mi trabajo, además de un botiquín y té, mantengo un “kit de emergencia” con productos como compresas y medias. Mis colegas y estudiantes lo utilizan regularmente, pero no siempre reponen lo consumido. Ante la queja de una estudiante sobre la calidad de las compresas económicas que proporcionamos, le indiqué, en broma, que podía quejarse ante la comisión de derechos humanos.
  • Tenemos como vecinos a una pareja joven. Todos los días tienen invitados, fiestas, ruido. Lo más preocupante es cómo intentan evitar que sus hijos los despierten temprano. He visto cómo los pobres niños chillan y se retuercen en brazos de sus padres, mientras estos les ordenan despedirse de los invitados. Ignoraron nuestras peticiones. Un día, cuando la vecina se subía a su coche, le dije que ya no les pediría que bajaran el ruido, sino que escribiría un informe a la inspección de protección de derechos infantiles. Se calmaron bastante. Eso sí, ya no nos saludan.
  • Mi esposo y yo dirigimos una pequeña empresa exitosa, pero mantenemos un estilo de vida sencillo y modesto. A menudo, los vendedores nos subestiman por nuestra apariencia. En una ocasión, intentábamos comprar un automóvil, pero el vendedor nos desatendió repetidamente, prefiriendo a clientes aparentemente más adinerados. Cansados de esto, mi esposo pidió a una pasante que procesara la compra del auto que habíamos elegido y pagó en efectivo. Todo esto sucedió ante la mirada atónita del primer vendedor, que estaba a nuestro lado organizando un crédito para otra cliente.
  • Una vez encontré un teléfono en un parque. Decidí llamar al número de emergencias. Del otro lado comenzaron a gritarme que devolviera el teléfono, o si no, la policía se encargaría de mí. No aguanté mucho y lo tiré a la basura cercana. O eres educado y escuchas lo que te dicen, o te quedas sin teléfono. Odio a los groseros.
  • Tenía una vecina a quien le gustaba limpiar con la puerta completamente abierta. No sería un problema, pero ponía su estéreo al máximo volumen. Un día me cansé, me acerqué y le pedí amablemente que bajara el volumen. Su respuesta fue grosera y desafiante:
    — ¿Qué quieres?
    — Quiero silencio.
    — En el cementerio encontrarás tu silencio.

Bueno, pensé, ya veremos. Saqué mis bocinas de 500 vatios cada una, las coloqué frente a mi puerta y le puse “Rammstein”. A la tercera canción, ella cedió, apagó su música y nunca más la volvió a poner música tan alto.

  • Llevamos a nuestro sobrino de vacaciones con nosotros. Tengo dos hijos: un niño de 5 años y una niña de 10, mi sobrino tiene 8. Estábamos en el mercado con los niños. No se parecen entre sí. Además, mi sobrino es moreno, mientras que mi hijo tiene el pelo rubio y la piel clara, como yo. Un vendedor, como suele pasar, insensiblemente dijo: “Qué distintos se ven. ¿Tienen padres diferentes?” Yo respondí: “Sí, y las madres también”.
  • Me encontraba utilizando mi tarjeta para pasar por un torniquete cuando un hombre se pegó detrás de mí y me empujó para colarse. Sorprendida por su descaro, confronté al hombre preguntándole si me había confundido con alguien más. Él intentó justificarse alegando que su tarjeta estaba bloqueada y que no tenía dinero, mientras su acompañante, que pasaba por otro lado, lo defendía con argumentos similares. Ambos vestidos elegantemente y con teléfonos caros, se mostraban indignados, como si yo tuviera la obligación de dejarlos pasar por mi cuenta.
  • Recientemente, adquirí un apartamento en un edificio gestionado por una compañía, que incluye una tarifa de limpieza como parte de los servicios mínimos obligatorios. Unos meses después, mi vecina silenciosamente colgó un horario de limpieza para el primer piso al lado de mi puerta. Es decir, durante años, en lugar de hacer que la compañía de gestión hiciera su trabajo, ellos mismos limpiaban los pisos y asumieron que yo haría lo mismo. Preparé una hoja con extractos de la ley, señalando que si alguien no está satisfecho con los servicios de la compañía, puede quejarse aquí, y proporcioné los contactos. Colgué la hoja cerca para que todos pudieran leerla. Desde entonces, nadie más me ha molestado con esas tonterías.
  • Finalmente, mi novia y yo nos mudamos juntos. Pero sus padres comenzaron a visitarnos con frecuencia, siempre en momentos inoportunos, temprano en la mañana y sin avisar. A veces traían a su hija de 5 años. Estaba harto. Un día laborable a las 4:30 de la mañana, mi novia, su amiga más parlanchina y yo fuimos a su casa. Los despertamos, exigimos desayuno y les dimos un mal rato durante varias horas. Después de eso, sus visitas se hicieron menos frecuentes y siempre nos avisaban antes de venir. © Lucas Matthews / Quora
  • Trabajando en recursos humanos en una institución gubernamental, me esforcé por conseguir un aumento de salario para el personal de seguridad, quienes se quejaban de sus bajos ingresos. Emocionada, fui a compartirles la noticia, pero uno de los guardias me recibió con sarcasmo y desdén. Desilusionada, regresé a mi oficina y justo entonces recibí una llamada: se recortarían los salarios del personal auxiliar en un 10%. Mis colegas lo tomaron como un acto de karma instantáneo, y el guardia grosero creyó erróneamente que yo había revocado el aumento por venganza.
  • Invité a unos amigos a cenar con mi esposo. Como siempre, él comenzó a alardear de cómo las mujeres siempre se han sentido atraídas por él. Decía que una chica sencilla de pueblo como yo tuvo suerte de convertirse en su esposa. Normalmente, lo soportaba, pero esta vez no pude aguantar: “Daniel, ¡ya es hora de que te sientes y escribas un libro! Seguramente nos haríamos ricos con un bestseller de ciencia ficción”. Nuestros amigos no pudieron evitar reírse, sabiendo que las historias de mi esposo eran pura fantasía. Después de eso, aunque se mostró ofendido, comenzó a actuar con mayor modestia.
  • Estaba sentado en la sala de espera del médico cuando llegó una mujer grosera, gritando que tenía derecho a pasar sin hacer fila porque era diabética tipo 2. Intentó empujar a los demás, pero la detuvieron. Ella insistía, y entonces intervine: “Entonces, usted irá detrás de mí. También soy diabético, pero tipo 1”. Eso le agradó, pero lo que ella no sabía era que toda la fila estaba compuesta por diabéticos, y yo era el último en la fila.

Es común que, en algún momento, nos topemos con actitudes groseras e inapropiadas. Estas actitudes suelen originarse en la falta de educación o la impulsividad de quienes nos rodean. No obstante, algunos comportamientos y expresiones groseras se han vuelto tan usuales en nuestro día a día que, lamentablemente, han empezado a ser vistos como algo normal.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas