Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

Por qué nuestras orejas y nariz son cada vez más grandes con la edad (y nada puede detener su crecimiento)

Cuando somos pequeños, nos llena de orgullo ver que los espacios entre las rayas que nuestros papás ponen en el marco de la puerta para medir nuestra estatura se van espaciando una de la otra. Sin embargo, llega un momento en el que la última raya se conserva en el mismo lugar y no hay más. Pero esto no sucede con nuestras orejas y narices. Por algún extraño motivo, descubrimos que estas son cada vez más grandes y nos preguntamos si en algún momento dejarán de crecer. Pues... debes saberlo: no dejarán de aumentar su tamaño.

Genial.guru le intriga saber por qué las orejas y las narices no dejan de crecer, por lo que te comparte más información al respecto.

Para escucharte mejor

Bueno, quizá el Lobo exageró un poco al responder que sus orejas enormes eran para escuchar mejor a Caperucita Roja. Lo que sí es cierto es que, si el Lobo fuera ser humano, seguramente sus orejas también serían grandes, ya que a mayor edad, mayor es su tamaño, según un estudio hecho por investigadores de Berlín.

Crecen y crecen y crecen

Según esta investigación, en el momento del nacimiento, en proporción al cuerpo, el oído externo es incluso más grande que la cabeza, y continúa creciendo generalmente de manera lineal a lo largo de toda la vida, pero este crecimiento comienza a disminuir cuando el niño tienen entre 8 y 10 años de edad. Una vez que las personas llegan a los 85 años de edad, las orejas alcanzan las longitudes promedio más altas.

Poco, pero constante

El crecimiento promedio de las orejas es mínimo, pero consistente con el paso de los años. Eso fue lo que descubrieron los investigadores tras medir las orejas de un grupo que seleccionaron al azar con 206 de sus pacientes mayores de 30 años y calcularon que las orejas aumentaron en un promedio de 0,22 mm por año durante 50 años. Es decir, una persona de 30 años puede vislumbrar que, cuando llegue a los 80 años, sus orejas le habrán crecido poco más de un centímetro de largo.

La gravedad no es la única culpable

Uno podría creer que la gravedad es la única culpable del alargamiento de las orejas, pero esto no es así. Con el paso del tiempo, también sufrimos una pérdida de elasticidad de la piel. Los lóbulos de las orejas caen, hecho que se puede acentuar si la persona utiliza aretes muy pesados de manera constante. Además, no solo se alarga, sino que también se ensancha, ya que la circunferencia de la oreja aumenta en promedio 0,51 mm por año, muy probablemente por el envejecimiento del colágeno.

Las narices entran en la competencia

Pero la nariz no se queda atrás. Según otra investigación, la nariz también aumenta con la edad, pero, ojo, no toda ella. Los autores del estudio concluyeron que el volumen nasal, el área y las distancias lineales aumentaron desde la niñez hasta la vejez, pero, curiosamente, el ángulo de la punta nasal disminuyó en función de la edad. Y, efectivamente, los hombres tuvieron medidas mucho mayores que las mujeres con el paso del tiempo.

La desventaja masculina

Si eres hombre y te has preguntado por qué tu nariz es más grande que la de las mujeres, un estudio de la Universidad de Iowa da más información al respecto. Los investigadores creen que la diferencia de tamaño se debe a las diferentes constituciones y demandas de energía de los sexos. Generalmente, los hombres tienen más masa muscular magra, que requiere más oxígeno para crecer y mantener el tejido muscular. Según los autores, las narices prominentes pueden inhalar y transportar más oxígeno en la sangre para irrigar el músculo.

Bono: cuidado con las selfis

Si has visto tu nariz mucho grande en las selfis que subes en tus redes, no eres el único. Según un estudio, tomar selfis a una distancia de aproximadamente 30 centímetros de la cara aumenta la percepción del tamaño de la nariz en casi un 30 %. De hecho, una encuesta reveló que muchas personas acuden a realizarse procedimientos cosméticos para mejorar la apariencia que perciben en las selfis que se toman o en otras fotos publicadas en las redes sociales.

¿Has notado un crecimiento en tus orejas y nariz? ¿Has comparado fotos de antes y ahora?

Compartir este artículo