14 Personas que metieron la pata y la gente a su alrededor se lo recordará durante mucho tiempo

Historias
hace 1 mes

Muy pocos no se han encontrado en una situación en la que su cabeza parecía negarse a cooperar con su dueño. Y esto dio lugar a situaciones tan ridículas que incluso es difícil resistirse y no contárselo a tus seres queridos. Y nuestros protagonistas de hoy fueron más allá y publicaron sus fallos épicos para que los viera toda la red.

  • No encontraba mi teléfono. Presa del pánico, envié un mensaje a un amigo preguntándole: «Oye, ¿dejé mi celular en tu casa? No lo encuentro por ninguna parte». Me dijo: «¿Y con qué escribes esto, genio?». Nunca había pasado tanta vergüenza en mi vida. © CreepyPancakes / Reddit
  • Mi primera gran reunión en el trabajo con todos los jefes... Y tuve que irme a una cita con el médico. Estaba tan nerviosa por abandonar la reunión que incluso le dije al superior de mi jefe: «¡Buenas noches, te echaré de menos!». Mi jefe pensó que estaba histérica y me dijo después que estaba roja como un tomate cuando me iba. © danooli / Reddit
  • Iba a pasear con el perro. Le enganché el collar a la correa y salí. Un minuto después, me di cuenta de que había olvidado de ponerle el collar al perro... No es una historia agradable para mí. © Seymour_****s / Reddit
  • La cajera de la zapatería me preguntó si quería apuntarme a su programa de recompensas. Le respondí: «No, gracias, no llevo zapatos». © miss_nick / Reddit
  • Una vez me robaron el abrigo en el colegio . Bajé al vestuario después de clase y ya no estaba. Di un par de vueltas por el vestuario y seguía sin encontrarlo. Lloré, volví a dar vueltas por el vestuario una y otra vez, pero no pude encontrar el abrigo. Debió de pasar más de una hora, el vestuario estaba casi vacío, los alumnos se iban a casa. Y ya en los percheros medio vacíos me fijé en una chaqueta que me pareció familiar... Recordé que ese día llevaba chaqueta en lugar de abrigo.
  • Choqué con un poste mientras caminaba acompañado y le dije «Lo siento». Al poste. Pero eso no es todo, porque por alguna razón decidí añadir: «Lo siento, no eres humano». Todos, incluida mi madre, aún se ríen de mí por ello. © frankierotrash / Reddit
  • Una vez fui a hacer la compra y usé el autoservicio de caja.
    Caja: «Gracias por su compra».
    Yo: «De nada».
    La gente a mi alrededor se me quedó mirando. Llevaba cascos, así que debí de decir la frase bastante alto. © Autor desconocido / Reddit
  • Decidí pintar mi coche. Compré pintura, brochas y papel de lija. Mi esposa y yo nos fuimos al campo. Cuando llegamos, nos dimos cuenta de que habíamos olvidado algo. ¿Saben qué? El coche. Lo metí todo en el coche de mi esposa y fuimos en él.
  • Una vez fui a visitar a mi novia (ya mi esposa), y el grifo de su baño estaba roto: había agua en el inodoro, pero en la bañera no salía. Ella no me dijo nada, simplemente llamó a un plomero. Cuando llegué a su casa, el plomero acababa de entrar. Miramos el grifo, y allí estaba el interruptor de la ducha girado un poco, y el agua no fluía ni por el grifo ni por la alcachofa de la ducha.
  • Se rompió el lavavajillas. Llevó tres meses en la cocina muerto de risa. Llamé a un reparador que me habían recomendado. Muy inteligente y caro. Él vino. Lo inspeccionó. Lo enchufó. Todo empezó a funcionar. Tomó el dinero de la llamada y se fue. 25 dólares menos en la cuenta familiar. Menos mal que mi esposa no estaba.
  • Fui a comprar un control remoto para el televisor, porque el viejo no funcionaba. El vendedor me preguntó: «¿Qué modelo tiene?». No lo sé. Él: «Pues, abra la caja de las pilas y mire ahí». Trabajo cerebral... Volví a casa, cambié la pila y el control funcionó otros diez años.
  • Hoy se fue la luz y es muy probable que siga así por mucho tiempo. Tengo mucha comida en el congelador; sería una pena que se echara a perder. Saqué la carne con la intención de cocinarla para que no se desperdicie. Durante 2 horas ha estado en un cuenco sobre la mesa, descongelándose. Vengo a cocinar. Miro el horno, un horno eléctrico. Descubro muchas cosas sobre mí misma.
  • Visitaba a una amiga, a la que hacía mucho tiempo que no veía. Me quedé en su casa una noche. Cuando me acostaba, vi que las sábanas estaban muy sucias, todas manchadas. Me sentí muy ofendida. Me pasé toda la noche tumbada en el frío piso con lágrimas en los ojos. Y por la mañana, con la luz del día, vi que era el estampado en las sábanas.
  • Historia de mi hermano: «Decidí gastarle una broma a mi esposa. Llegué a casa y le dijo que me había hecho una prueba y que yo no podía tener hijos. Que confesara quién era el padre de nuestros hijos. ¡Así que confesó!». Su mujer me llamó: «Manda a este tonto de vuelta a casa. Vino, riéndose y diciéndome todas estas tonterías. Y yo le seguí el juego. No pensé que se lo creería». P. D. Los hijos son suyos.

Comentarios

Recibir notificaciones
Aún no hay comentarios. ¡Puedes ser el primero!

Lecturas relacionadas