Genial
NuevoPopular
Inspiración
Creación
Admiración

¿Qué te sucede si tienes una temperatura corporal extremadamente baja o alta?

Todo el mundo sabe que 36,6°C es la temperatura corporal normal y 39°C significa que todo va muy mal. Pero, ¿alguna vez pensaste qué sucedería si tu termómetro mostrara, de repente, valores totalmente inusuales y fuera de los parámetros establecidos?

En Genial.guru nos planteamos seriamente esta cuestión y encontramos resultados que todos deberían conocer de primera mano. Vamos a estudiar las temperaturas alejadas de lo común para averiguar por qué no se mencionan en ninguna parte.

Temperatura normal del cuerpo: entre 35,5°C y 37°C

Durante el día, la temperatura corporal de cada uno de nosotros varía entre 35,5°C (por la mañana) a 37°C (por la noche). Este cambio de depende del ciclo diario del Sol y no puedes influir directamente en el proceso. Además, sucede un hecho interesante: la temperatura corporal, de media, en las mujeres es 0,5°C más alta que la de los hombres.

Entre 37,1°C y 38°C, prolongados

Una temperatura elevada entre 37,1 y 38°C durante un tiempo prolongado puede revelar la presencia de algún tipo de enfermedad inactiva en el cuerpo. En algunos casos, esta temperatura puede ser la única manifestación de alguna enfermedad en sus primeras etapas, por lo que es mejor consultar a un médico de inmediato.

Si dicha medición se observa por un corto periodo, no hay necesidad de entrar en pánico, ni es peligroso.

Elevada: entre 38°C y 41°C

Este aumento de la temperatura la percibimos como una terrible enfermedad. Pero, en realidad, una medición de 39°C o más, inhibe la multiplicación de la mayoría de las bacterias. Gracias a esto, los procesos en el sistema inmunológico se desarrollan más rápido, el flujo de sangre se intensifica, y el tiempo de producción de anticuerpos contra los virus se acorta. Esto, a menudo, activa el programa de temblor muscular superficial, lo que permite mantener el calor dentro. Si en este estado aumenta la sensación de calidez, eso indica su segunda fase: una disminución de la fiebre. Así que tal aumento en el termómetro es una acción automatizada del cuerpo para luchar por sobrevivir, por lo que no tiene nada de malo. Pero tampoco puedes estar inactivo: observa el siguiente punto.

Además, la temperatura puede llegar a los 40°C si estás en un sauna o dándote un baño de vapor; en este caso, no vale la pena preocuparse, es algo natural.

Temperatura extrema entre 42°C y 43°C

¿Te has preguntado alguna vez por qué la escala del termómetro convencional termina a los 45°C? Esto es así porque a los 42°C comienza la descomposición irreversible de las proteínas en el cuerpo y a 43°C se produce la desnaturalización de las proteínas en las neuronas del cerebro, lo que conduce a un resultado fatal garantizado. Así las cosas, una temperatura superior a 40°C debe ser inmediatamente tratada para que baje.

Temperatura peligrosa entre 30°C y 35°C

Una temperatura que oscila de 30°C a 35°C, indica una "fatiga" severa o una enfermedad grave. Incluso con un descenso mínimo por debajo de lo normal, la persona comienza ya a temblar (los músculos intentan generar más calor) y los vasos sanguíneos se contraen. A partir de 33°C, los procesos metabólicos del cuerpo comienzan a ralentizarse.

Temperatura catastrófica de 29,5°C

A esta temperatura, disminuye la llegada del oxígeno al cuerpo y la circulación sanguínea se ralentiza. La mayoría de las personas en este estado pierden la conciencia.

Y la última temperatura: 26,5°C

Por debajo de 26,5°C, la sangre comienza a coagularse y a formar trombos. Esto evita la llegada del flujo sanguíneo a los órganos vitales y también causa la muerte.

Nota aclaratoria: existen excepciones. Por ejemplo, se registró un récord en 1994, cuando una niña canadiense de 2 años de edad pasó 6 horas con las heladas ostentando una temperatura corporal de 14,2°C (ahora todo va bien en ella). Pero este es un caso aislado, más bien, incluso un fenómeno a estudiar. Así que, si se observa una disminución de la temperatura, es mejor consultar a un médico enseguida.

Y tú, ¿alguna vez has tenido una temperatura anormal?

Imagen de portada depositphotos