11 Trucos de limpieza de cocina que pueden salvar tu día

Consejos
hace 4 años

La cocina es el lugar más lleno de gérmenes de toda la casa, en todas las casas. Esos gérmenes pueden provocar una variedad de enfermedades, comenzando por la gripe y el resfriado común entre muchas otras. Por lo tanto, una limpieza profunda es crucial para tu salud y la salud de tu familia.

En Genial.guru estamos ansiosos por facilitar tu vida con cada artículo que escribimos y nos complace mostrar nuestra nueva colección de trucos de vida para tener una cocina impecable.

Limpiar las rejillas de ventilación grasosas de la estufa

Para ver el lugar en tu cocina que recolecta más grasa, mira hacia arriba. Las rejillas de ventilación de tu estufa pueden ser las más sucias. Para limpiarlas sigue este proceso:

  • Saca las rejillas de ventilación.
  • Hierve agua en una olla grande de acero inoxidable.
  • De a poco, agrega alrededor de 1/4 taza de bicarbonato de sodio hasta que aparezcan burbujas en el agua hirviendo. ¡Ten cuidado, no agregues demasiado a la vez!
  • Deja hervir tus rejillas en esta mezcla.
  • Si tienes una olla más pequeña, tendrás que voltear la rejilla varias veces, dejándola reposar durante unos 60 segundos cada vez.
  • Mira cómo se desprende la grasa

¡Después de este proceso, tus rejillas de ventilación se verán como nuevas!

Hacer que los azulejos de la cocina se vean como nuevos

Grandes o pequeños, cualquier tipo de azulejos albergan mucha suciedad. ¡Vamos a aplicarles unos conocimientos de química!

  • Espolvorea bicarbonato de sodio sobre los azulejos.
  • Usa una botella de spray llena de vinagre de limpieza (o 1/4 taza de lejía) y rocíala sobre el bicarbonato de sodio.
  • Déjalos por unos minutos.
  • Quita la suciedad.
  • No esperes demasiado antes de repetir la limpieza: después de un tiempo, la suciedad va a volver.

Renovar sartenes arruinadas

Hacer que tus ollas y sartenes se vean como si fueran nuevas es un trabajo bastante fácil, si conoces este truco.

  • Vierte una fina capa de agua en la sartén.
  • Añade un par de gotas de vinagre.
  • Colócalo en la cocina a fuego medio a alto y deja hervir el agua.
  • Retira la sartén de la cocina y agrega un puñado de bicarbonato de sodio de manera gradual, de esa forma no aparecerán burbujas.
  • Saca la solución de la sartén y comienza a fregar.
  • Si es necesario, puedes frotar las manchas rebeldes con un poco de pasta de soda (soda más agua, mezclados hacia obtener una consistencia de una pasta).

Limpiar la esponja de tu cocina

Las esponjas pueden transferir una tonelada de bacterias de un plato a otro, por lo que debes limpiarlas al menos una vez cada dos días. Hay una cierta manera de hacerlo:

  1. Para suavizar la esponja y hacer que la suciedad y los aceites se desprendan de ella y matar las bacterias, colócala en el microondas con un vaso de agua durante unos minutos al máximo.
  2. Ponla en el lavavajillas con otros platos usando un ciclo largo. Esto matará el olor desagradable.

Obtendrás la esponja más limpia que hayas tenido, sin incluir una nueva, por supuesto.

Limpiar las manchas de un fregadero de acero no tan inoxidable

Los fregaderos recogen un montón de cosas desagradables y hay formas de limpiar las manchas de tu fregadero de acero inoxidable (¡no siempre!). Las siguientes 4 cosas te ayudarán hacerlo:

  • Magic Eraser
  • Pasta de bicarbonato de sodio (diluida con agua o una pequeña cantidad de vinagre)
  • Detergente y peróxido (mezclar cuidadosamente)
  • Vinagre y detergente

Por supuesto, puedes intentar usar esponjas de acero inoxidable, pero en caso de que no las tengas o no quieras comprarlas, estamos seguros de que tienes algunos de estos ingredientes en tu alacena.

Sacar la grasa de los platos para hornear

Los platos para hornear son las víctimas habituales de las manchas que no puedes quitar. Haz esto para que se parezcan a nuevos:

  • Cubre la parte que necesitas limpieza con un detergente y una mezcla de bicarbonato de sodio.
  • Vierte agua caliente sobre ella y déjala reposar durante 15 minutos.
  • Toma un pedazo de papel de aluminio y arrúgalo.
  • Frota el plato con la bola de aluminio.

Hacer una herramienta fácil de limpiar entre las encimeras

La forma más fácil de limpiar los lugares difíciles de alcanzar es tomar una toalla húmeda y envolverla alrededor de un cuchillo de mantequilla. Agregar una solución limpiadora en los lugares sucios y eliminar la suciedad de las cavidades.

Pulir los fogones de la cocina apenas tocándolos

Este es un truco que no implicará lavado.

  • Toma una bolsa Ziploc y llénala con 1/4 taza de amoníaco.
  • Pon tu hornillo dentro y cierra la bolsa.
  • No uses más amoníaco del necesario: los gases son lo que hacen el truco, no la solución.
  • Deja durante toda la noche.
  • Limpia la suciedad con una esponja o una toalla húmeda.

Hacer que el grifo de la cocina vuelva a brillar

La limpieza de los grifos será mucho más fácil y rápida si haces lo siguiente:

  • Consigue una bolsa Ziploc o una pequeña bolsa de plástico.
  • Agrega una solución mágica de vinagre y soda, suficiente para cubrir el grifo.
  • Poner la bolsa sobre el grifo.
  • Asegura la bolsa con una gomita.

Espera aproximadamente una hora antes de sacar la bolsa. Limpia el resto de la solución y frota el óxido persistente con un cepillo de dientes viejo.

Ser más inteligente que un recogedor de basura

Este pequeño truco te ayudará con los pisos sucios. En lugar de usar un recogedor de basura después de barrer la superficie, usa una toalla de papel húmeda o una toallita limpiadora para bebés. Pon el polvo sobre ella y levántela y limpia el polvo que no se acumuló con el otro lado de la toalla.

Limpiar el refrigerador

Para eliminar el olor desagradable de tu refrigerador, lávalo con una combinación de bicarbonato de sodio y vinagre, o bien:

  • Pon cáscaras de patata en la nevera.
  • Toma mitades de una naranja o un limón, pega una buena cantidad de claveles y colócalos en el estante.
  • Si eres fanático de la vainilla, toma una bola de algodón empapada en extracto de vainilla y colócala en el refrigerador en un tazón pequeño.
  • Una de las cosas menos conocidas que puedes usar es el carbón activado. Colócalo en el estante superior (o en cada estante) para reducir los olores.

¿Tienes tus propios trucos que te gusta usar en la cocina? ¡Asegúrate de compartir algunos buenos secretos de limpieza en los comentarios!

Comentarios

Lecturas relacionadas