Genial

12 Razones por las que los niños se pierden y qué hacer cuando sucede

En distintas épocas del año, los niños están dispuestos a llevarse horas jugando en los parques de la ciudad y los centros comerciales, correr por la naturaleza y explorar nuevos territorios. Pero, desafortunadamente, los padres no siempre pueden vigilar a los hijos que constantemente se ven atraídos por vivir grandes e intrépidas aventuras.

Genial.guru estudió cuidadosamente las recomendaciones de uno de los equipos de búsqueda y rescate más famosos del mundo: Liza Alert. Así se dio cuenta de que todas las personas que tienen hijos deberían conocer esta información. ¿Sabías cómo una chaqueta roja puede salvar la vida de un niño?

Por qué los niños se pierden en las calles de la ciudad, en los parques de atracciones y centros comerciales

1. Los niños pueden desaparecer en pocos minutos en un centro comercial mientras sus madres se prueban, por ejemplo, un vestido. Con la cortina cerrada no se verá hacia dónde se dirigió el niño (y confiemos en que aparezca al lado del escaparate de juguetes más cercano).

2. Los niños pequeños a menudo se quedan atrás entre la muchedumbre al lado de las atracciones o en centros comerciales y por cuenta propia empiezan a buscar a sus padres.

3. Los padres, con frecuencia, se olvidan de darles a sus hijos un dispositivo para comunicarse (un reloj con GPS o un teléfono móvil con la batería cargada): en estos casos, la búsqueda de la persona desaparecida puede alargarse.

Consejos para padres:

  • Fotografiar a los niños antes de asistir a un evento cultural de masas.
  • Elegir para ellos ropa llamativa: de este modo será más fácil mantener a los niños a la vista y, si de repente surge la necesidad, revisar las grabaciones de las cámaras de seguridad, la ropa con colores vivos destacará.
  • Recuerda a los niños que, si se pierden, deben permanecer en el mismo sitio y si necesitan pedir ayuda pueden dirigirse a una mujer con un niño, a un oficial de policía o a los vendedores en las tiendas cercanas.

Qué peligros esperan a los niños en las aldeas y en plena naturaleza

1. El niño puede caer incluso en un baño antiguo típico del campo (aquellos con un hoyo cavado en la tierra). Este es uno de los mayores peligros para los más pequeños acostumbrados a la ciudad, que a menudo no saben cómo usar un “dispositivo” de este tipo.

2. Sucede que los niños caen en pozos con agua y los adultos que pasan por su lado, simplemente, no oyen sus gritos.

3. Los rescatadores, a menudo, tienen que ayudar a los niños que se cayeron por alcantarillas sin tapar, a los que se han metido en objetos abandonados o se lesionaron mientras jugaban cerca de las cajas de transformadores abiertas.

Consejos para padres:

  • Cuéntales a los niños sobre todas las peculiaridades de la vida en el mundo rural. Acompaña a tu hijo al baño del campo y explícale cómo usarlo, recuérdale que está absolutamente prohibido acercarse a un pozo sin un adulto al lado.
  • Adviérteles sobre el peligro de los lugares “con encanto”: casas en ruinas, minas parcialmente inundadas, cuevas cerca de los ríos y construcciones abandonadas. En cualquiera de estos enclaves, es posible hacerse daño o toparse con adultos agresivos.
  • Prohíbeles jugar en vertederos: allí pueden precipitarse por algún lugar, meterse en armarios o refrigeradores desechados y no saber salir de allí.
  • Recuérdales que está prohibido jugar en las zonas que albergan viejos almacenes, granjas y graneros: es probable que allí queden productos químicos olvidados y grano tratado con sustancias químicas antes de la siembra.

Por qué los niños se pierden en el bosque

1. Los padres pueden pensar que su hijo sabe orientarse bien y dejarle ir solo al bosque. El perro no cuenta como verdadero acompañante.

2. Los niños, a menudo, se pierden en el bosque junto a sus abuelos, quienes, debido a su edad, sufren de enfermedades crónicas serias. Si algo sucede a los adultos, los pequeños no pueden ayudarlos, como tampoco salir del bosque por sí mismos.

3. Ocurre que los niños se dejan llevar recolectando setas o frutos del bosque y se alejan mucho y, al descubrir que se quedaron solos, entran en pánico y se adentran aún más en la espesura del bosque.

Consejos para padres:

  • Explícale a los niños que en ningún caso deben ir al bosque sin adultos (incluso acompañados de niños mayores o de un perro).
  • Antes de ir al bosque, se debe colocar en la mochila infantil un teléfono con la batería totalmente cargada, agua, una barra de chocolate y un silbato.
  • La ropa de los niños debe ser llamativa: de esta manera no perderás a pequeños recolectores de setas entre los árboles.
  • Los niños deben saber que, si aun así se perdieron, deben permanecer en el mismo lugar (como opción, salir al claro del bosque o a un camino) y esperar allí a los rescatadores.
  • Por si acaso, explícales cómo llamar de manera correcta al número de emergencia (911 en EE. UU. y 112 en Europa). Para evitar que el operador tenga la sensación de que lo están llamando de broma, el niño debe decir su nombre y, si en el otro lado cuelgan, debe volver a llamar y continuar llamando hasta que le crean.
  • Enseña a tus familiares mayores a llevar siempre consigo un “suministro de emergencia” (navaja, fósforos, silbato, teléfono móvil completamente cargado, agua, alimentos y medicamentos que suele tomar a diario).

Qué peligros ocultan los cuerpos de agua

1. Los padres a menudo confían en los flotadores y manguitos inflables, dejando a sus hijos sin vigilancia, pero el pequeño puede simplemente deslizarse de estos medios que lo mantienen sobre la superficie.

2. Los adultos que están al lado no siempre se dan cuenta de que el niño se hunde hacia el fondo. Los pequeños se ahogan rápidamente, en silencio, y de una manera terrible, para nada como nos enseñan las películas, y en algunas ocasiones las personas que los rodean ni siquiera tienen tiempo para darse cuenta de lo que está pasando.

3. Los niños un poco mayores pueden mostrar su independencia: armar balsas, navegar sobre los trozos de poliestireno o ir a bucear a lugares desconocidos.

Consejos para padres:

  • Los niños, cuando están cerca del agua, deben estar en todo momento bajo vigilancia de los adultos.
  • Siempre recuerda a tus hijos los peligros que acarrea el agua, sobre todo si vives cerca de un cuerpo de agua o vas de vacaciones cerca del mar. Si no repites tus charlas sobre este tema, el atractivo del agua puede superar los vagos recuerdos casi olvidados de los avisos de mamá.
  • Enseña a tus hijos a nadar: en cualquier caso, esto será útil en el futuro y aumentará las posibilidades de salvar su vida si caen al agua.

¿Qué normas de seguridad le explicaste primero a tu hijo?

Imagen de portada pixabay