13 Cosas poco evidentes que influyen al momento de contratarte o no en un trabajo

Tus conocimientos y experiencia juegan un papel muy importante para la admisión a un nuevo puesto. Pero además de todas las cosas triviales, algunas circunstancias poco obvias influyen en el éxito de una entrevista. Al conocer estas sutilezas, será mucho más sencillo mostrarte como un candidato prometedor y competente, asimismo, aumentarás tus posibilidades para obtener el trabajo deseado.

Genial.guru ha elaborado una lista con cosas no muy evidentes de las cuales puede depender el resultado de una entrevista de trabajo.

1. Clima del día de la entrevista

Hay una investigación que demuestra que el clima influye en el resultado de asuntos importantes. El clima influye tanto en nosotros como en el reclutador. Las personas que dependen del clima no serán tan atentas e incluso podrían ser irritables. Los entrevistados en días nublados o lluviosos frecuentemente obtienen un resultado aproximadamente en 1 por cierto peor que aquellos que acudieron a la entrevista durante un día despejado y cálido. Si se tiene la posibilidad, es mejor designar la entrevista para un día soleado.

2. Qué tan temprano llegas el día de la entrevista

Los expertos en cuestiones laborales consideran que llegar con tiempo es una buena idea, pero llegar demasiado temprano puede reducir tus posibilidades. El reclutador puede pensar que estás demasiado preocupado o incluso que intentas ejercer presión sobre él. Por eso planea tu llegada 5-10 minutos antes del tiempo acordado. O espera en la calle o en el automóvil.

3. En qué orden entras a la oficina

  • No seas el primero en la fila. Los reclutadores subconscientemente comparan a cada candidato con el anterior y el primero será el punto de partida para todos los sucesores, lo que quiere decir que es poco probable que supere a alguien.
  • Pero tampoco vale la pena ser el último. Existe un cansancio debido a la toma de decisiones después de algunos intentos de elección. Si la entrevista fue designada al final del día laboral, esto puede jugar en tu contra.
  • No seas el de en medio. Es ideal ir después de alguien. Existe una tendencia en las personas para otorgar evaluaciones más bajas cerca del final del proceso, especialmente si tus competidores ya tienen una determinada cantidad de recomendaciones positivas.

4. El color de tu ropa en la entrevista

De acuerdo con la opinión de muchos especialistas de Recursos Humanos, la mejor decisión es acudir a una entrevista con ropa de colores conservadores, por ejemplo, negro, azul o café. No vale la pena utilizar ropa de color anaranjado u otros colores llamativos, es mejor mostrar la creatividad después.

5. Qué lugar es mejor ocupar

Cuando te ofrecen sentarte y la silla no está colocada de una manera cómoda para ti, no tengas vergüenza de moverla o girarla. Así le muestras al reclutador que eres un candidato proactivo y seguro de sí mismo. Esto, respectivamente, aumentará tus posibilidades de éxito.

6. Tu amor propio

Las personas demasiado narcisistas o con una alta autoestima reciben ofertas de trabajo con mucha más frecuencia en comparación con los demás. Ellos simplemente saben promocionarse y persuadir. Y al jefe de Recursos Humanos no le queda más remedio que considerarlo de esa manera.

7. Propuesta para tomar café o té

Si en la entrevista te ofrecen una taza de café o té, déjate guiar por la situación. Si hay una secretaria que lo preparará, entonces tiene sentido aceptar. En caso contrario, es mejor rechazarlo, porque el reclutador no tiene tiempo para gastar en la preparación de un café.

8. Posición de las manos durante la conversación

La gesticulación correcta y moderada le da fuerza y expresión a las palabras, lo que influye en lo que piensa sobre ti el interlocutor.

  • Las palmas abiertas demuestran sinceridad, aumentando las posibilidades de obtener el trabajo.
  • Las manos con las palmas hacia abajo expresan dominio, una buena característica para un trabajo en una posición de liderazgo.
  • Si escondes tus manos, por ejemplo, las mantienes en el bolsillo, al reclutador le parecerá que tienes algo que ocultar y tendrá dudas sobre ti.
  • Las manos colocadas en el pecho, posición defensiva, designa desilusión o desacuerdo, algo que, por supuesto, también juega en tu contra.

9. Sonido de tu voz y presencia de acento

Increíblemente, en un futuro cercano, algunas compañías podrán definir si un candidato es apto o no para una vacante por medio de su voz. Se evaluará el atractivo de la voz, si se puede confiar en la persona o no, si es una voz de comando o capaz de tranquilizar y demás características necesarias para las esferas de trabajo seleccionadas.

Además, lamentablemente, algunos empleadores consideran que los candidatos que tienen un acento extranjero en el discurso tienen menos habilidades de liderazgo. Lo que también es injusto, pero vale la pena considerar.

10. Cuánto sudas

La transpiración indica que estás nervioso y esto puede poner en peligro toda tu seguridad. Un truco: pide un vaso de agua fría mientras esperas el comienzo de la entrevista. La temperatura del cuerpo se reducirá y la sudoración se detendrá.

11. Tu relación con las personas que te rodean

Tu actitud hacia las personas que te rodean puede decir más que tu currículum. El jefe de Recursos Humanos puede prestar atención a la forma en que te diriges a los empleados de la oficina incluso hasta con la persona de limpieza. Sé educado con todos, esto aumentará tus posibilidades.

12. Dónde creciste

Si de pronto resulta que tú y el personal de Recursos Humanos crecieron en la misma ciudad o barrio, esto jugará a tu favor. Inconscientemente, las personas se sienten atraídas por aquellas que tienen algo en común.

13. Cuándo enviar un correo electrónico

Una parte importante en la entrevista es el seguimiento de los resultados. Puedes consultarlos a través de un correo electrónico, pero aquí es necesario recordar el tiempo. Es mejor enviar el correo un día después de la entrevista, pero durante horas laborales. Si esperas demasiado, el empleador puede suponer que no estás interesado en el trabajo o simplemente te olvidaste de él.

Y tú, ¿cambias de trabajo con frecuencia? ¿Qué factores poco evidentes crees que influyeron en recibir o no un puesto?

Ilustradora Inna Grevtseva para Genial.guru
Compartir este artículo