Genial
Genial

20 Consejos para que tus zapatos estén secos y sin malos olores durante la temporada de lluvias

Durante las lluvias, con frecuencia, nos molestan los zapatos empapados y sentimos incomodidad por los malos olores y otras desdichas que estos acumulan; incluso tus botas o zapatillas deportivas favoritas pueden arruinar tu estado de ánimo debido a esto. Pero debes saber que esos problemas pueden evitarse fácilmente.

Genial.guru ha recopilado para ti los mejores consejos que te ayudarán a resolver esos problemas tan molestos con tu calzado desde hoy mismo.

1. Cápsulas refrescantes

Ambientadores para zapatos en forma de cápsulas: una maravillosa invención. Eliminarán rápidamente el mal olor y acabarán con las bacterias, así como también absorberán la humedad y proporcionarán una fragancia fresca a tus zapatillas deportivas, zapatos o botas. ¡Y durante mucho tiempo!

Para utilizar estas cápsulas, basta con entreabrirlas y ponerlas en tu calzado.

2. Plantillas de fieltro reemplazables para sentir los pies cálidos y secos

Con las plantillas de fieltro natural, te sentirás cómodo cuando lleguen las lluvias: el tejido de lana suave mantiene perfectamente el calor. Además, para una mayor comodidad, puedes hacer dos pares de plantillas y así alternarlas en caso de que sea necesario.

3. Pon fin a las manchas blancas en los zapatos de cuero

Para evitar la aparición de manchas blancas, lo mejor será tratar previamente los zapatos de cuero con una crema especial o aceite de ricino. Pero si ya han aparecido, opta por este remedio:

  • 200 mililitros de agua;
  • 1 cda. de vinagre.

Mezcla el agua y el vinagre en un recipiente o pulverizador y limpia las áreas problemáticas del zapato con esta solución. Si es necesario, aplícales una servilleta empapada en este líquido durante 10 segundos para que se disuelva la sal. ¡Y tu calzado se verá como nuevo!

4. Alfombrillas calientes

Estas alfombrillas son un verdadero descubrimiento. Con una potencia pequeña (50 W), pueden hacer frente a muchas tareas: desde secar los zapatos a calentar los pies, inclusive pueden servir como alfombra caliente para tus mascotas. También se usan para levar la masa y desecar frutas y verduras.

Estas alfombrillas pueden ser de bambú o estar fabricadas en tela resistente al desgaste. La película térmica dentro de ella se calienta en 10-15 minutos a 40ºC. Y especialmente se recomiendan porque son capaces de secar varios pares de calzado al mismo tiempo.

5. Plantillas con calefacción recargables

Existen plantillas recargables que calientan los zapatos y son un gran regalo para todos aquellos que sienten sus pies fríos. La tela resistente al agua mantiene el calor producido por el termostato y una carga dura hasta 4 horas. Una ventaja en especial: puedes ajustar la intensidad del calor en aquella zona de la plantilla donde más lo necesites.

¡Bien, ahora que tus pies están calientes, puedes ir a caminar con seguridad pese a que llueva o nieve ahí afuera!

6. La arena para mascotas es un buen absorbente

Utiliza arena para gatos o mascotas: este poderoso absorbente de humedad y neutralizador de malos olores te ayudará a secar rápidamente tus zapatos y prolongar su vida útil.

7. Secadora para zapatos sin usar electricidad

Este sistema de secado para zapatos, guantes y gorros no necesita estar conectado a ninguna toma de corriente. Incluso puedes llevar esta secadora siempre contigo en los viajes. Colócala en una rejilla de ventilación y el aire lo secará todo.

8. Baños con salvia y romero

  • 1-2 cucharaditas de salvia seca;
  • 1 cucharadita de romero seco.

En un barreño, vierte agua hirviendo y agrega las hierbas. Deja que la infusión se inunde de las propiedades de la salvia y el romero y poco a poco se enfríe hasta obtener una temperatura en la que puedas introducir tus pies. El procedimiento te llevará de 20 a 30 minutos. Hazlo una vez al día.

9. Protección segura contra la humedad en largas caminatas

La gente experimentada asegura que este método es ideal para esquiar, hacer largas caminatas y dar prolongados paseos al aire libre. El resultado siempre es agradable: los pies se conservan en un ambiente cálido y seco.

Simplemente, no te olvides de que debes colocar la compresa con el lado absorbente hacia arrina y no despegar la tira de papel, o bien pega un trozo de tela en la parte adhesiva.

10. Almohadillas de silicona

Si tus pies están cansados de llevar tacones y zapatos estrechos, este simple remedio te ayudará. Las almohadillas de silicona son una excelente herramienta para protegerte de sufrir ampollas y rozaduras. Se pueden comprar en distintas tiendas online.

11. Parches y tiritas contra ampollas secas y húmedas

Los zapatos nuevos y los callos húmedos, como ya se sabe, son inseparables. Una tirita especial absorberá el líquido y propiciará la curación de esas heridas. De aquellos que están secos, te salvará este parche con ácido salicílico: eliminará las células queratinizadas de los pies, ablandeciendo y mejorando la piel.

Para evitar la aparición de todos estos problemas, utiliza un antiampollas en forma de lápiz. Esto resulta indispensable, tanto en el trabajo como de viaje.

12. Desodorante seco y bálsamo labial contra las rozaduras

Para evitar rozaduras con zapatos nuevos en la zona de los talones y los dedos de los pies, opta por utilizar un desodorante seco, aceite para bebés, vaselina o bálsamo labial. Este remedio reducirá significativamente la fricción y protegerá las áreas abiertas de la piel.

13. Impregnación con cera en casa

La cera de abejas es uno de los mejores productos repelentes del agua. Vale la pena por su bajo costo y funciona a la perfección. Para mantener los zapatos secos en cualquier época de fuertes lluvias o con una nevada, recurre a este método efectivo. Tan solo necesitarás:

  • cera de abejas;
  • un cepillo de dientes viejo;
  • un secador de pelo o una pistola de calor.

Limpia y seca los zapatos (puedes usar toallitas desinfectantes). Asegúrate de que el calzado esté completamente seco, y entonces derrite la cera con una pistola de calor o utilizando una vela.

Aplica la cera con un cepillo de dientes de manera uniforme sobre toda la superficie de la piel del calzado. Luego, utiliza un secador de pelo para derretir la cera sobre los zapatos, alisando las partículas gruesas con el cepillo.

Eso es todo. ¡Un poco de esfuerzo y tus botas impermeables están listas para vivir cientos de aventuras!

14. Baños con cítricos y bicarbonato de sodio

Los baños con bicarbonato de sodio y limón (lima, pomelo, naranja) son un antiséptico aromático. En la temporada de fuertes lluvias, los pies permanecen durante mucho tiempo en zapatos cerrados, por lo que la piel y las uñas necesitan tonificarse y estimular el flujo sanguíneo. Por lo tanto, este método, que también te ayudará a reducir la sudoración de los pies, te será útil por partida doble.

15. Eliminar manchas blancas en la gamuza

Los expertos aconsejan tratar previamente la gamuza con un repelente al agua. Antes de su limpieza, deben secarse a temperatura ambiente. Después, elimina la suciedad con un cepillo para este tejido, goma de borrar o corteza de pan de centeno. Si este método de limpieza no resulta del todo suficiente, recurre a este remedio:

  • agua jabonosa;
  • 2-3 gotas de amoníaco.

Con una esponja, elimina la suciedad con la solución obtenida, luego quita la espuma y limpia los zapatos con una mezcla de vinagre (1-2 cucharaditas por cada litro de agua).

16. Talco en polvo

Simplemente, echa un poco de talco en polvo dentro de los zapatos. Esto te ayudará a mantener tus pies secos, evita la sudoración excesiva y la aparición de olores desagradables.

17. Ambientador casero y antiséptico

Tú mismo puedes elaborar este spray refrescante utilizando un juego con sus instrucciones. En su composición, se encuentra hamamelis antibacteriano y aceites esenciales, que puedes elegir atendiendo a tus propios gustos (menta, tomillo o eucalipto). Diluye los componentes con agua destilada. Este spray compacto es cómodo porque puedes llevarlo siempre contigo.

18. Un secador con una tubería

Esta construcción simple con una tubería de plástico y un secador de pelo te ayudará a secar dos pares de zapatos al mismo tiempo. Lo importante que no debes olvidar es que el aparato debe funcionar en el modo de aire frío.

19. Baños para los pies con té

Los taninos que contiene el té negro ostentan un efecto astringente en la piel. Gracias a esto, los baños con té ayudan a curar la piel de los pies, alivian su inflamación y promueven la curación rápida de ampollas y arañazos. Y además, estos baños también reducen la sudoración de los pies y tonifican la piel.

20. Plantilla antibacteriana de cedro libanés

Estas plantillas livianas y robustas adoptan rápidamente la forma del pie, ya que son muy elásticas. Neutralizan el desagradable olor debido a la expulsión del aceite esencial de cedro: el antiséptico más fuerte que derrota a los hongos y a las bacterias dañinas.

Además, los microporos propios de este material absorben perfectamente la humedad y proporcionan buena circulación del aire.

¿Necesitas urgentemente proteger tus zapatos de la humedad? Recurre a una vela y frota con ella la superficie de cuero. Después, trata los zapatos con un secador de pelo. ¡Listo!

¿Qué consejos te han resultado útiles? ¿Conoces otros además de estos? ¡Compártelos con nosotros en los comentarios!

Imagen de portada Depositphotos
Genial/Consejos/20 Consejos para que tus zapatos estén secos y sin malos olores durante la temporada de lluvias
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos