7 Formas en las que estamos usando incorrectamente nuestros lavavajillas, según los expertos

Lavar nuestros platos es cosa del pasado. Sí, en realidad puede ser mejor poner nuestros platos sucios directamente en la máquina, ahorrándonos tiempo y dinero. Algunos de nuestros hábitos de lavado de platos no solo son anticuados, sino que también pueden ser bastante erróneos, como la forma en que llenamos nuestras máquinas, nuestras rutinas de limpieza y nuestros niveles de temperatura del agua.

En Genial.guru, compartimos contigo los errores más comunes y te informamos cómo puedes cambiarlos hoy, y como bono, recibirás una receta de cápsulas para lavavajillas.

1. Hacer el prelavado de platos

Es posible que el enjuague previo de los platos no sea la forma más eficaz de limpiarlos, especialmente si compraste un lavavajillas en los últimos 5 años. Ahora vienen con un sensor de suciedad, lo que significa que, si decide que tus platos no están muy sucios, usará un ciclo de lavado más corto.

También consume mucha más agua y electricidad. De hecho, un estudio dice que enjuagar y lavar nuestros platos puede desperdiciar desde 30 a 100 litros de agua.

2. Tener el calentador de agua por debajo de 51 °C

Es posible que los lavavajillas que solo están conectados a una tubería de agua caliente no limpien apropiadamente. La baja temperatura del agua que ingresa al lavavajillas puede ser un problema si no tiene un refuerzo de calor incorporado. Para asegurarte de que todo esté perfectamente limpio, asegúrate de que el agua se caliente lo suficiente.

3. No tener agua caliente en los grifos

Esto puede ayudar a que tu lavavajillas funcione de manera más eficiente al extraer agua caliente directamente de las tuberías para el primer ciclo. Algo especialmente útil en invierno con tuberías frías, por ejemplo.

Un lavavajillas promedio tarda alrededor de 2 minutos en calentar el agua en 1 grado y la mayoría de los ciclos deben estar a 60 ºC. Si el agua está solo a 40 ºC, ¡tu lavado tomará 60 minutos adicionales!

4. Bloquear accidentalmente el pulverizador de agua

Cuando colocamos artículos grandes en la mayor parte del estante, evitan que los utensilios de arriba se limpien adecuadamente. En su lugar, puede ser mejor lavar los artículos más grandes a mano para asegurarte de que los platos se limpian higiénicamente.

5. No limpiar las juntas de goma

Con el tiempo, las juntas de goma acumulan bacterias en el lavavajillas que adoran las zonas húmedas. Esto se puede abordar con un cepillo de dientes viejo y agua con jabón cada pocos meses para evitar la acumulación.

6. No usar el líquido abrillantador

Si tu carga sale mojada y con manchas de agua, entonces un líquido abrillantador podría ser la respuesta. Reducirá la tensión superficial del agua y evitará que se formen gotas que dejen manchas. También ayuda a que los utensilios se sequen rápidamente, por lo que no te quedas con una tonelada de secado por hacer.

7. Mezclar los utensilios de diferentes niveles de suciedad

Algunos artículos pueden requerir una limpieza más profunda y otros un ciclo más corto. De manera similar a la ropa, agrupa tus platos sucios de acuerdo con su nivel de suciedad para obtener los mejores resultados. Esto puede significar tener que lavar a mano algunos utensilios para evitar arruinar la carga.

Bono: receta de cápsula para lavavajillas

Para esta receta, todo lo que necesitas hacer es:

  1. Mezcla el polvo para lavavajillas con agua y vinagre hasta que se forme una pasta espesa.
  2. Déjalo reposar durante la noche en un molde y guárdalo en un recipiente hermético.

Esto también significa que puedes controlar la cantidad de jabón que agregas al lavado, evitando cualquier residuo viscoso innecesario.

¿Cómo lavas tus platos? ¡Comparte tus consejos sobre los lavavajillas con nosotros!

Compartir este artículo